Adolfo Cambiaso

¿Cuál es el deporte más difícil del mundo? Ante la complejidad de la pregunta lo habitual es responder con evasivas. ¿Qué entiendes por lo más difícil?
Afrontando este reto, la web de deportes ESPN realizó una completa estadística. Para ello una serie de periodistas deportivos puntuó en una escala del 1 al 10 cada uno de los deportes, siendo el 10 la máxima dificultad posible.
En lugar de votar los deportes de forma global se decidió valorar cada una de las cualidades que se esperan de un deporte difícil: resistencia, flexibilidad, reflejos, coordinación, fuerza, agilidad, nervios, coordinación mano-ojo, capacidad analítica.
deporte-dificil.jpg
De esta votación emergió como el más duro de los deportes el boxeo. En él son necesarias casi todas estas habilidades en grado sumo y para casi todas ellas resulta el más exclusivo de los deportes.
Así, el cuadro de honor quedaba del siguiente modo:

  • Boxeo: 7,23
  • Hockey sobre hielo: 7,17
  • Fútbol americano: 6,83
  • Baloncesto: 6,78

Como curiosidad, en el último puesto quedaba la pesca, con un triste 1,45
Aunque no falto de interés, el estudio resulta poco convincente. Cierto es que el boxeo es un deporte extraordinario, infravalorado por los ambientes en que se suele practicar. Pero una aproximación más interesante nos lleva a pensar que si bien el boxeo puede resultar complicado, el fútbol no es un deporte tan difícil. Cualquiera puede pegar patadas a un balón. No hay que ser una estrella para marcarle un penalti a Casillas, uno de los mejores porteros del mundo. La selección de Malta, formada por aficionados, no pierde por goleada ante cualquier otra selección candidata al título Mundial – o no siempre. El baloncesto tiene la barrera de la altura, pero con un poco de práctica se pueden encestar más del 50% de los triples que se lancen.
Así, me gustó mucho la reflexión que hacía este hombre sobre cuál podría ser el deporte más difícil, entendiéndolo del siguiente modo: aquel deporte en el que llegar al nivel de profesional suponga un reto mayor.
En fútbol hay un criba que, aparte del talento innato de algunas superestrellas, es estadística. De cada diez personas se va seleccionando siempre a la mejor, hasta llevar al equipo de Primera División a los mejores chavales del barrio que eran a su vez los mejores de su pueblo que eran también los mejores de la provincia que eran también los mejores de la región. El segundo mejor jugador del barrio podría haber llegado también allí, pero la exigencia del deporte, que sólo permite jugar a unos pocos a alto nivel, le impidió fichar por un equipo de alevines de primera división.
En tenis está claro: un aficionado perderá siempre contra un profesional. Hace falta un técnica de saque impecable, una fortaleza y entrenamiento tales que lo más común será que el aficionado pierda por rotundos 6-0. La capacidad de saque profesional en el tenis sólo puede conseguirse mediante clases de cierto nivel, y es lo suficientemente decisiva como para que un jugador que no sea bueno sacando o restando potentes servicios no tenga esperanzas alguna ante rivales de cierta categoría.
La técnica en el tenis está al borde de lo humano. Todos los golpes van a las líneas. Siempre. Los saques están en el limite de lo restable. Las dejadas se hacen sí y sólo sí hay que hacerlas. Los golpes son casi únicos y casi siempre se acierta a darlos. Pero aunque los puestos de cabeza sean inalcanzables, constantemente hay noticias de nuevas jóvenes promesas, de jugadores que llegan desde las previas hasta las rondas finales de un Grand Slam. Difícil sí. Pero no imposible.
La defensa que hacen del golf en la página antes citada es muy interesante. Según el autor es posiblemente el golf uno de los deportes más difíciles del mundo. Lo cual no deja de sorprender por cuanto es un deporte aparentemente trivial y para personas sin condición física. Recomiendo encarecidamente su lectura.
Pero a pesar de su defensa del golf, deporte que confiesa practicar, no tiene reparos en indicar que, casi con toda seguridad, el polo es el deporte más difícil del mundo.
Por un lado el polo tiene unas enormes barreras de entrada. Puedes jugar fútbol en una favela, pero para jugar al polo hacen falta varios caballos, además de un terreno de juego adecuado y rivales suficientes.
El polo se ha llamado desde tiempos inmemoriales del deporte de los Reyes. En sus orígenes iraníes, servía como excelente forma de entrenamiento de las tropas de caballería. Eso sí, el deporte era muy diferente a como lo conocemos hoy en día. Era una auténtica carnicería en la que los equipos podían llegar a tener un centenar de caballos por bando. Un ejercicio de la guerra en el que los mejores podían pasar a formar parte de la Guardia Real.
Los mismos reyes y príncipes disfrutaban con la práctica de este deporte. Con el paso de los siglos llegó a la India y de allí pasó a ser adoptado por los colonos británicos, que lo llevaron en una forma muy suavizada a Europa.
El deporte del polo que se practicaba en Inglaterra era un encorsetado conjunto de reglas muy estrictas que hacían el juego lento y aburrido. Ese es el polo que todavía practica la realeza británica. El verdadero deporte tuvo que cruzar el Atlántico. En EEUU se convirtió en un juego de velocidad endiablada.
Correr con el balón, con dos defensas detrás dispuestos a partirte la pierna con tal de evitar un gol es una experiencia extrema. Pero hacerlo galopando en un caballo, manteniendo el equilibrio sobre los estribos a la vez que se golpea la pelota, sin que el caballo disminuya la velocidad, es algo que requiere años de práctica hasta conseguir hacerlo al menos decentemente.
Golpear la pelota es ya toda una proeza. Dar un pase es muy complicado. Los caballos no dejan de ser animales imprevisibles. Constantemente hay que girar y se pasa muy cerca de los otros caballos. El ritmo es trepidante, lo que convierte al deporte en uno de los menos interesantes para ver y sin embargo una experiencia insuperable para los deportistas que lo practican.
El polo está lleno de peculiaridades que me han parecido dignas de ser remarcadas. La mayor es quizás la diferencia entre los jugadores. Cierto es que se trata de un deporte muy minoritario y poco practicado. Pero aún así, las diferencias entre jugadores son tales, que la sola presencia de gran jugador es suficiente para que resulte imposible equilibrar un encuentro.
polo-partido.jpg
Los equipos de polo tienen cuatro jugadores. El nº1 es una especie de delantero pero más con funciones de palomero, esperando un pase para simplemente correr un poco y empujarla dentro. El nº2 suele ser el mejor jugador del equipo, dispuesto a pasar la pelota al 1 pero también capaz de driblar toda la defensa rival y marcar un gol. El nº3 es una especie de quaterback. Un gran pasador, que coloca la pelota a punto para que sus compañeros puedan marcar. El 4º suele encargarse de la defensa. Los puestos más interesantes son el 2º y el 3º, pues tienen enormes responsabilidades tanto en defensa como en ataque.
Los jugadores de polo tienen asociada una determinada categoría, denominada handicap. El handicap es una puntuación que va desde el -2 hasta el 10. Un jugador parte con la puntuación negativa. Dos de cada tres jugadores nunca superan dicha puntuación, lo cual es una muestra más de la extraordinaria dificultad de este deporte.
El handicap es una medida de la importancia de un jugador para el equipo. Se tienen en cuenta numerosos aspectos: control de la pelota, monta y dominio del caballo, estrategia dentro del juego, visión general. Una peculiaridad única del polo es que en esta escala también se mide la deportividad, todo un detalle que ennoblece al deporte.
La puntuación del handicap es asignada por la federación correspondiente. Sorprendente resulta que esta puntuación tiene un paralelismo muy exacto en el número de goles. Si sumando los handicaps de los diferentes jugadores de cada uno de los equipos hay una diferencia de 7 puntos, es de esperar que ese equipo gane por una diferencia de 7 goles. Con lo que es posible, y necesario dada la dificultad para conseguir encontrar equipos parejos, que los partidos se celebren con esa ventaja: el equipo con mayor handicap tiene que vencer por una diferencia de goles superior a esa diferencia. En este caso de 7 puntos de diferencia, un resultado de 10-17 sería considerado un empate.
Los encuentros no son siempre con handicap, pero resulta difícil crear competiciones dada la disparidad de las fuerzas. El mejor país con diferencia en el mundo del polo es Argentina. Argentina es al polo, desde inicios del siglo XX, lo que Estados Unidos fue al baloncesto durante el siglo pasado o lo que Rusia al ajedrez. Puede que incluso la diferencia sea aún mayor. Argentina es el único equipo del mundo que puede presentar un equipo de handicap 40 (10 + 10 + 10 + 10) sin problemas a las competiciones mundiales. Ha ganado casi todas las competiciones de la Historia y cuenta con los mejores jugadores del mundo.
Así, vemos que la escala del polo parte de un número negativo, que entendido en goles puede significar que eres un estorbo para el equipo. Es dificilísimo superar esa puntuación. Pero como en cualquier escala logarítimica subir un escalón es tremendamente complicado. La mayoría de los mejores jugadores de cada país no tienen un handicap de más de 5.
Esa es la dificultad insuperable del polo: los cuatro mejores jugadores del mundo nunca perderían contra los cuatro siguiente mejores. Y posiblemente les aplastarían. Una selección de nivel medio-alto podría perder por un 30-5 ante Argentina. Eso no ocurre en fútbol, y casi en ningún deporte.
La dificultad del polo queda patente si seguimos los pasos del que es considerado hoy en día el mejor jugador de polo en activo, y el que quizás sea el mejor de la historia: Adolfo Cambiaso. Adolfito.
Observemos cómo fue superando sus puntuaciones de una forma gradual, con una lentitud que puede resultar pasmosa. Es sin lugar a dudas el mejor jugador del mundo. Pero no alcanzó el handicap 10 hasta mucho tiempo después de iniciarse en el juego:

  • 12 años: consigue el -1
  • 13 años: consigue el +3
  • 14 años: consigue el +6
  • 16 años: consigue el +7
  • 17 años: consigue el +9
  • 19 años: consigue el +10 (la persona más joven de la Historia en conseguir esa puntuación, en EEUU había llegado al handicap 10 con sólo 17 años).

El handicap 10 simplemente indica un jugador profesional de una fuerza extraordinaria. En pocos deportes se alcanza este nivel de maestría con tanta dificultad como en el polo.
Me ha sorprendido la poca información que hay en general sobre polo en Internet. Uno de los problemas de este deporte es la diferencia entre las distintas Federaciones Nacionales. Al no haber un juego de reglas estricto a nivel mundial, hay dificultades para establecer competiciones importantes. De ahí que el polo no sea un deporte olímpico y ni siquiera figure en la lista inicial de deportes que mostraba ESPN, lista que sí incluía la pesca y el rodeo.
Los partidos de polo son como los de tenis de mesa si se jugara con pelotas invisibles. Todo sucede tan rápido que no hay forma de ver nada. En este breve video (1 minuto) puede verse el dominio de Adolfo Cambiaso controlando la pelota. Hay que indicar que la imagen está a cámara lenta. Hasta parece fácil.
Ver el video.
Otra medida de la extrema exigencia de este deporte es el desgaste para los caballos. Se juega en seis tiempos (chukkas) de siete minutos cada uno. En los partidos de máximo nivel cada equipo usa un caballo por cada periodo de tiempo, para tenerlos siempre recuperados y a la máxima potencia. Esto añade una nueva dificultad: no basta con tener un buen caballo con el que se obtenga una total armonía, hay que ser flexible con la montura, pues en un mismo partido se llega a contar hasta con seis caballos distintos.
Es un deporte muy interesante. Todo lo aquí expuesto está contrastado con fuentes aparentemente fiables, pero si has detectado algún error no dudes en indicarlo en los comentarios.
Fuentes: Las citadas, y el completo artículo de la Wikipedia en inglés.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

9 comentarios en “Adolfo Cambiaso”

  1. Si se me permite la correción, cuando la estadística de ESPN (empresa americana) se refiere al “footbal” no hace referencia al fútbol de aquí, sino al fútbol americano, al nuestro lo llaman “soccer”, que aparece unos puestos más abajo.
    Por lo demás, como siempre, muy interesante, pero me quedo con el boxeo.
    [Comentario zrubavel: Muchas gracias por avisar, un error imperdonable. Ya está corregido.]

  2. Soy argentino y aquí se ve el polo como un deporte extremadamente elitista. Las entradas a los partidos son muy caras (supongo que para que no se meta el pueblo) y a los polistas o a las personas que ven polo se las considera “chetas”.
    En una ocación Cambiaso intentó popularizar el polo llevando a los hinchas de Nueva Chicago, club de fútbol del cual es simpatizante, y fue muy criticado por esta acción.
    Como último dato, ESPN de Argentina pasa encuentros de polo.

  3. Creo que hay que diferenciar entre la dificultad de un deporte y la dificultad de llegar a ser el mejor el mundo de ese deporte.
    No creo que los deportes tengan mayor o menor dificultad, es decir, al fin y al cabo se trata de ganar a un rival. En un deporte “fácil” según la tabla, como por ejemplo el salto de esquí, alguien puede ganar el oro olímpico con un salto con un looping invertido, creo que eso lo convertiría en bastante difícil. Siempre hay gente que “reinventa” un deporte, que hace cosas que antes no se hacían, regates inverosímiles en fútbol, juegos de pies en baloncesto, figuras en gimnasia deportiva.
    Por eso creo que la dificultad no está en el deporte en sí, sino en llegar a ser el numero uno.
    Y en ese tema influye más que nada cuanta gente practique ese deporte. En fútbol Malta no pierde siempre de goleada porque sus jugadores llevan jugando con la pelota desde los 5 años exactamente igual que en el resto del mundo. En polo hay gente que destaca muy por encima de los demás porque prácticamente cualquier persona que se dedique a ello llega a profesional. Y si no en polo sólo hay que ver la vela, con tener dinero para un barco estás en las olimpiadas, o alguien piensa que la familia real española realmente está en la élite de la vela por méritos personales.
    Así que mientras que en fútbol seguramente se esté llegando a los limites posibles de ese deporte, en polo se estará muy lejos. El que haya gente que marque esas diferencias suele ser señal de que se está lejos del tope al que se puede llegar.
    [Comentario zrubavel: Estoy de acuerdo que el elitismo hace que el deporte imponga barreras que dificulten el desarrollo del juego. Pero a pesar de ello lo cierto es que alcanzar la maestría en el polo requiere, aún para los mejores como Cambiaso, que es una especie de Pelé del Polo, una enorme dedicación y esfuerzo.
    En fútbol o rugby o baloncesto es complicado jugar en las máximas categorías teniendo menos de 20 años. Esto se debe sobre todo a las limitaciones físicas de un cuerpo que aún no está totalmente desarrollado. Aunque en polo también es necesaria esa fortaleza parece un deporte más estratégico y técnico que físico. Por ello me parece que tardar tanto tiempo en llegar a la élite es síntoma de que es un deporte muy complicado, mucho más que el fútbol que está lleno de quinceañeros que ya tienen cláusulas de rescisión multimillonarias. O tenistas que, sin la mayoría de edad, están a punto de ganar un Grand Slam.]

  4. Es cierto que hay deportes que con un rato que te pongas, al menos puedes practicarlo. Otros hay que tener cierta habilidad para que por lo menos sea interesante. Por ejemplo en padel, por torpe que seas, una partidilla puedes echar, mientras que en tenis, sólo para conseguir pasar tres o cuatro veces la bola por encima de la red, hay que tener cierta práctica y habilidad. Incluso otros deportes, como el polo, sólo para mantenerte de pie con una mano ocupada con el palo, hay que reunir un montón de cualidades.
    Pero esto creo que es un poco distinto cuando se habla de “elite”. En un deporte a nivel profesional simplemente tienes que ser mejor que el rival. Es como los examenes de selectividad o las oposiciones, la gente dice “la oposición a juez es muy facil” o “el examen de este año de selectividad era muy dificil”. No, la dificultad la pone la gente a la que tienes que batir, si las preguntas eran faciles, tienes el reto de ganar a tus rivales aportando más de lo que se te pide. Si eran dificiles sabes que ellos tampoco van a responderlas perfectas y tienes que llegar a lo máximo posible.
    En deporte creo que es igual. Cuanto más gente se dedica a un deporte más sube su nivel y más dificil es estar en la élite. Normalmente los deportes que pueden dar más dinero son a los que se dedica más gente y más competitivos son.
    El caso del futbol es más complicado, es un mercado muy especulativo, se mueve mucho dinero y no se pueden juzgar objetivamente las fichas que tienen algunos jugadores. En otros depores muy mediaticos pasa lo mismo.
    Pero “estoy seguro” de que si hubiese una forma objetiva de medir fuerza, velocidad, capacidad psicomotriz… y todos los baremos que utiliza ESPN , de muchos deportistas, nos encontraríamos con que ganarían en el global los deportistas que destacan en los deportes más mediaticos y mejor pagados (vale, también Cambiaso). Más que nada porque la gente no es tonta, si son buenos quieren ganar dinero!

  5. Por lo expuesto anteriormente y por lo practicado sin duda alguna, el POLO es el deporte mas dificil y peligroso por la coordinacion ( mental, equilibrio, fuerza, velocidad, reflejos, aptitud, adrenalina, pasion ) comprometiendo a todos los sentidos y aparte de todo esto la relacion y acople que tiene uno con su caballo, al cual tiene que llevarle a un punto de intima relacion con el jugador, con el juego y hasta con los rivales.
    Realmente practicar POLO es un deporte muy dificil pero a la vez apasionante no solo por lo antes comentado sino hasta la dificultad del costo economico.
    Pero realmente es un deporte completo que requiere de sus cinco sentidos, un buen entrenamiento acompañado de su estado fisico y mental del jugador y del animal eso le hace acreedor al deporte mas dificil y apasionado del mundo.

  6. hola no se como conseguir el mail de adolfo cambiaso te escribo por pedido de mi hijo que juega al polo.en còrdoba, pero sus limitaciones de conexiones son nulisimas, necesitarìa un espaldarazo .Aunque sea como petisero para demostrar lo que sabe.agradecerìa un contacto

  7. Queria decir y dejar bastante claro que nadie valora los jinetes y amazonas, ya que nosotros nos tenemos que entender con un animal y comprenetarnos, ademas de saber contrololarlo y hacer que haga todos los movimientos con un simple gesto, y las horas de trabajo.sentado en.una silla aprendiendo y saliendo de las clases llorando porque el dia salio mal, y es que no dependes solo de ti, si no de.un caballo, pero bueno es normal que un animal como es el humano no entiendan a los caballos ya este mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *