Cambia el modelo

En las marquesinas de la ciudad de Madrid apareció una campaña de publicidad en la que los modelos eran chicos o chicas con Síndrome de Down, en un plano medio, mirando de frente. La campaña llevaba por título “Cambia el modelo”. Me llamó la atención al frescura y naturalidad de los jóvenes, y comenté con algunas personas lo buena que me había parecido la idea dada la necesidad que esta sociedad tiene de dignificar la imagen de estas personas.

Las personas con SD (Síndrome de Down) tienen mucho que ofrecer. Todo el que ha coincidido en algún trabajo con alguna persona con SD da testimonio de que esto es así. Ahora se trataba de crear una campaña publicitaria en carteles para marquesinas para que se enterara mucha más gente. Y nosotros apostamos por decirlo con valentía, sin ningún tipo de complejo. La propuesta creativa fue la siguiente: utilizar los clichés publicitarios más reconocibles, hacer falsos anuncios de productos en los que los modelos fueran personas con SD. Que ellos fueran los profesionales que nos ofrecen cosas, los modelos que nos motivan a comprar. En este caso, comprar toda la humanidad y las cualidades que tiene un colectivo deseoso de integrarse plenamente en la sociedad laboral. De ahí nuestro lema: “Cambia el modelo”. Una llamada al cambio de chip que la sociedad debe terminar de hacer.

Me sorprende sin embargo la campaña. Usan a personas con Síndrome de Down como falsos modelos publicitarios, llamándome a que los vea como cualquier otra persona. Sin embargo, en lo que no reparan es que usan de ejemplo a personas con rasgos poco pronunciados de Síndrome de Down.

Un niño con síndrome de Down puede tener los ojos inclinados hacia arriba y las orejas pequeñas con la parte superior apenas doblada. La boca puede ser pequeña, lo que hará que la lengua parezca grande. También la nariz puede ser pequeña, con el tabique nasal aplanado.

Es como presentar una campaña a favor de África y mostrar a una egipcia o nigeriana hija de padres alemanes. O contra el racismo y mostrar a negros de n-ésima mezcla que pudieran pasar hasta por blancos.
Como el fin de la campaña es bueno se tolera el medio, pero creo que merece ser indicado. La mayoría (o sea, no todos) de las personas con Síndrome de Down tienen rasgos más particulares que aquellos que muestran en sus anuncios. Han seleccionado a las personas más “normales” físicamente para hacer una llamada a respetar las diferencias y mostrar que no lo son tanto, lo cual me parece absurdo.
Del artículo de la campaña de publicidad también merece destacarse:

Personalmente, las largas sesiones fotográficas fueron para mí la prueba definitiva de la extraordinaria capacidad de trabajo que tienen las personas de Síndrome de Down. Yo estaba muerta y ellos tan frescos y colaboradores. ¡Qué energía!

Seamos coherentes: Las modelos pasan por esas sesiones a diario, muchas de ellas sin apenas haber comido, y algunas habiendo tomado drogas. ¿Serían entonces ellas unas heroínas?
Artículos relacionados:



Tuertos en países de ciegos


Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

6 comentarios en “Cambia el modelo”

  1. Hombre, el último párrafo citado me parece correcto, a esta gente siempre se les dispensa el mismo trato que a los niños pequeños y en ese sentido me parece bien que se remarque que son capaces de trabajar como personas normales. Aunque se ensalce como si fuera algo tremendo.

  2. “La propuesta creativa fue la siguiente: utilizar los clichés publicitarios más reconocibles, hacer falsos anuncios de productos en los que los modelos fueran personas con SD.”
    Claro como van a hacer verdaderos anuncios!!! ni que fueran modelos.
    Francamente cuando los vi me parecio la tipica patochada de averenquenosgastamoseldinerodelasubvencionparapedirelañoquevienemas
    Eso solo podria ser superado por tios peludos con pelusilla en el ombligo (entre los que me incluyo)
    por cierto el enlace a la revista pdf esta mal (pone delante lo de asinorum), pero permite leer la frasecita esa de Bonaparte.
    [Comentario zrubavel: Gracias, corregido.]

  3. Ni siquiera esto escapa a los clichés de las campañas publicitarias. Me recuerda a lo del anuncio Caja Duero donde no hay un solo fotograma del río Duero o lo de la campaña de la Comunitat Valenciana (de éste no encontré el enlace) en donde las playas paradisíacas eran las de… Formentera.

  4. Dudo mucho que hayan usado playas de formentera para promocionar la comunidad valenciana.
    Otra cosa es que te haya parecido a ti.

  5. Lo de los estereotipos en la publicidad siempre me ha hecho gracia, como los gafapasta.
    Tristemente, dudo mucho que estos anuncios con personas con SD vaya a cambiar nada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *