Alergia al azul

El mar y el cielo son azules. Es uno de los colores más naturales del espectro, y sin embargo, no hay alimentos azules. El pescado azul no es azul. Bridget Jones nos hizo reír a carcajadas con una sopa azul, fruto del tinte de una cuerda. Con productos naturales no sería posible tal sopa.
En cualquier caso, hay un rechazo instintivo hacia la comida de determinados colores, el azul es el principal de ellos. Texturas como el amarillo y negro de las abejas o el rojo y amarillo de algunas ranas nos resultan realmente agresivos y no están ni en los menús más extravagantes de Ferrá Adriá.
Sin embargo, la vida cotidiana está llena de objetos azules. El color más común en las prendas de vestir, es el azul. Las revistas, los bolígrafos, las cajas de crema, las cortinas de mi casa, hay cientos de objetos cotidianos que tienen al menos una parte tintada de azul.
Lo que no podía ni imaginar es que una enfermedad es la alergia al azul.

Continúa leyendo Alergia al azul

Karol Wojtyla jugador de ajedrez

Un curioso aspecto de la vida del Papa es su faceta como jugador de ajedrez. Se le atribuyen numerosas partidas que aparecen en los libros técnicos del juego. Sin embargo, tiene que sufrir el oprobio de tantas otras personalidades a las que se le han atribuido partidas que, en realidad, jamás jugaron.
Una de ellas fue investigada por un periodista polaco, y narra sus pesquisas en esta interesante página(en inglés o polaco). Hago un resumen de su historia.
Encontró la citada partida en un artículo de un periódico, escrita por el Gran Maestro norteamericano Larry Evans. De salida le chocó el estrambótico nombre de su atribuido rival, Wanda Zartobliwy, y es que en polaco, Zartobliwy vendría a significar algo así como jocoso o de broma. Por otro lado, la fecha de la partida – 1946, época en que Karol debía estar en el seminario y era un total desconocido – y el hecho de que la rival fuese embajadora despertaron sus sospechas.
La falta de cosas mejores que hacer le llevó a investigar si era o no verdad que Karol Wojtyla había jugado dicha partida. Tenía la ventaja de ser polaco y periodista. Pudo preguntar a mucha gente que conoció al Papa en sus tiempos de estudiante. En principio, nadie pudo confirmar la falsedad de la citada partida.

Continúa leyendo Karol Wojtyla jugador de ajedrez

¿Quién votó a Dier?

Uno de mis primeros post fue sobre un ingenioso grafitero, Dier. Ayer, recibí un comentario sobre él. La autora del comentario narraba como había llegado exactamente al mismo proceso que yo. Había visto pintadas de Dier en el Metro durante mucho tiempo, al final, se había acordado de buscar quién era Dier delante del ordenador, y lo había hecho con Google, como yo lo hice en su momento.
Lo sorprendente es que ahora, Google devuelve como primera entrada mi blog, no las páginas que yo consulté en su momento. Así, se ha establecido una brillante cadena de referencias. Si yo no escribiera este post, la siguiente persona que buscara a Dier se encontraría el comentario de la anterior visitante. Y si dicha persona quisiera a su vez comentar algo, se apoderaría de nuevo del primer puesto.

Continúa leyendo ¿Quién votó a Dier?

Más sobre el jabalí

La Razón Digital
Lidia Aparici
Madrid-El colmo de la mala suerte. Un hombre de 33 años falleció la madrugada de ayer, alrededor de la 1:10 horas, tras sufrir un accidente de coche. Pero lo dramático de este suceso está en el culpable del triste desenlace.
El causante del altercado fue un jabalí, y el varón murió como consecuencia del impacto que le ocasionó este animal al salir despedido tras ser embestido previamente por otro turismo. El siniestro se produjo a la altura del kilómetro 41 de la M-600, a su paso por el término municipal de Sevilla la Nueva. Según informaron fuentes de Emergencias 112 y de la Guardia Civil de Tráfico, el suceso tuvo lugar cuando un turismo de la marca BMW, conducido por G. M. D, de 24 años de edad, atropelló un jabalí que en esos momentos cruzaba por la calzada. Como consecuencia del golpe, el animal salió despedido hacia el carril de sentido contrario e impactó segundos después contra otro coche, marca Mercedes, que en esos momentos circulaba por la calzada. Su conductor perdió el control del automóvil y se salió de la vía hasta caer en unas tierras de cultivo. A la llegada de los servicios de emergencias, el conductor de este último vehículo, R. A. R, de 33 años, había fallecido ya y estaba atrapado en el interior del coche, sin que los sanitarios del Summa pudieran hacer nada por reanimarlo, ya que las heridas que presentaba eran mortales de necesidad.
Sin embargo, el único ocupante del BMW que atropelló al animal resultó ileso. Una vez que los agentes de la Guardia Civil realizaron el correspondiente parte de atestado, los Bomberos de la Comunidad de Madrid procedieron a la difícil tarea de liberar el cadáver del interior del vehículo.

De los jabalíes no se acuerda naide

Encuentran un jabalí muerto en pleno centro de Madrid
PESA MÁS DE 100 KILOS
ELMUNDO.ES 17 de diciembre de 2002
MADRID.- Insólito hallazgo en el centro de Madrid. Un jabalí de más de 100 kilos ha sido encontrado muerto en la calle de Mejía Lequerica, según fuentes de la Policía Municipal.
Sobre las 22.10 horas del domingo, un vecino encontró a la bestia en la acera de esta calle, a la altura del número 6, y se puso en contacto con la policía. Al no estar disponible el servicio de recogida de animales, los mismos agentes, con ayuda de los técnicos del Servicio de Limpieza Urgente del Ayuntamiento (SELUR), envolvieron al jabalí y lo llevaron a la Casa de Campo.
La incógnita ahora es saber cómo llegó el animal a pleno centro de Madrid. Posiblemente, fue trasladado hasta la céntrica calle madrileña en un coche. El jabalí no presentaba impacto de bala, aunque sí sangraba por la boca, por lo que no se descarta que haya sufrido un atropello.

Continúa leyendo De los jabalíes no se acuerda naide

It’s raining frogs!

En realidad, la Biblia no habla de una lluvia de ranas, simplemente de una plaga. Pero referencias a la lluvia de ranas existen hasta en el lenguaje. El idioma inglés tiene la expresión “tell someone that is raining frogs from the sky”(Decirle a alguien que están lloviendo ranas del cielo) que significa que le estás contando algo que no puede entender. Y es que si llovieran ranas del cielo no podríamos entender la causa. Una de las personas que más facilitó que pudiéramos llegar a entenderlo fue Charles Fort.
Charles Fort fue un personaje fascinante que se dedicó durante toda su vida a recopilar sucesos extraños de publicaciones de todo el mundo. Su especialidad fueron las lluvias extrañas. Entre ellas, la más común de todas es, sin lugar a duda, la de ranas.
Hay miles de referencias sobre el hecho, hasta el punto de que nadie se atreve a negarlo. Han ocurrido en casi todos los países del mundo, España no está exenta. Indagando por Internet, he podido averigüar que, sin embargo, otros tipos de lluvia extraña también han invadido la Tierra a lo largo de la Historia. Desde sangre, hasta peces, productos malolientes extraños, incluso hay quien habla de monedas. Ni que decir tiene, una gran parte de estos testimonios son fraudes. Pero no todos. Recomiendo la lectura de los siguientes links para sorprendernos hasta qué punto han podido suceder cosas así:
En inglés
La continuación
Muy completo, en español
Curiosamente, el director de Magnolia conocía la obra de Fort, sin haber oído hablar de la Biblia. Todo un ejemplo de incultura provechosa.

Veterano de guerra

Uno de los asuntos de máxima actualidad son las celebraciones que se están llevando a cabo con motivo del aniversario del Desembarco de Normandía, hace 60 años.
Los americanos, siempre tan suyos, no paran de darse autobombo, de ser los liberadores del mundo presente, pasado y futuro.
Cualquiera con mínimos conocimientos de historia sabe que si alguien ganó la guerra, fue Rusia. Quizás lo más justo sería decir que la guerra la perdió Alemania por meterse donde no le llamaban. Habían hecho lo más díficil y aún querían más de lo que tenían. Se tropezaron con Rusia y ya no levantaron cabeza. Otro gallo habría cantado si Alemania no hubiera tenido la cabeza en el frío invierno ruso, tal vez se hubiera preocupado de su costa oeste.
Con motivo de estas celebraciones los americanos siempre airean a los veteranos de guerra. Para ellos tienen un tratamiento especial, son homenajeados, censados y controlados. Hasta tal punto, que saben cuántos veteranos de cada guerra aún siguen vivos.
Consultando un libro de datos sobre los Estados Unidos, observo que también contabilizan las viudas de dichos veteranos. Y me llevo la increíble sorpresa de que hasta hace un año aún seguía con vida la viuda de un combatiente en la guerra de Secesión.
Tengo que desempolvar mis conocimientos, sí, la guerra de Secesión estadounidense terminó en 1865. Y una de las mujeres que se casó con uno de los soldados murió en enero de 2004. No me salen las cuentas.
Resulta que la mujer se casó con un de los soldados mucho después, en 1927. Tuvieron que esperar 3 años hasta que ella cumplió los 18. Él tenía 81 cuando se casó. Una bella concurrencia de números capicúa.
El nombre de la mujer era Gertrude Janeway.
Seguramente, el gobierno estuvo pagándole, como viuda de un veterano de guerra, durante todos estos años. Una mujer que oía las historias de su marido sobre la guerra mientras estaba en la cama con él y que ha visto las sobrecogedoras imágenes del ataque contra las torres gemelas. Ante casos así, la historia del mundo se hace pequeña, y la personal, insignificante.