Click fraud

La definición de Click Fraud – click fraudulento – es cuanto menos cuestionable.
Las páginas web se financian o ganan algunos céntimos mediante la inserción de publicidad “contextual” (normalmente no tiene nada que ver, la verdad sea dicha). Estos anuncios los sirven empresas como Google y cuando un usuario – un pringado – pincha en ellos, una parte de dinero va a parar al bolsillo del dueño de la página y otra al de Google. El que paga es el anunciante.
El problema está en que conociendo cómo funciona el sistema, cualquiera puede tratar de aprovecharse. Pinchar en un anuncio sin ánimo de comprar lo que allí se anuncia, eso es hacer click fraud. Lo cual no deja de ser increíble como definición. Es como si, cada vez que entras en una tienda sin ánimo de comprar (porque quieres ver lo que vale un producto, porque la cajera está muy buena, porque quieres robar algo, porque quieres ir al baño, porque quieres saludar a tu cuñada que trabaja allí ), estuvieras haciendo un fraude comercial.
Las empresas se anuncian comprando palabras. Si uno tiene una tienda virtual de productos congelados, puede comprarle a Google alguna de las palabras siguientes: descongelar, calamares, croquetas, cocretas, rebozado, cocina rápida, etc. Mediante una secuencia establecida por Google, cuando detecte una página que tiene textos sobre algunas de esas palabras, si encarta, decidirá publicar un anuncio de dicha empresa de productos congelados.
Pero el click fraud es algo generalizado. Al dueño de la tienda le molesta tener que pagarle un euro a Google cada vez que alguien pincha en sus anuncios si sabe que mucha de la gente – o robots – que han pinchado en su publicidad no lo han hecho con ningún ánimo de comprar. En este caso el empresario puede reclamar una rebaja a Google, que consciente del problema, suele dar su brazo a torcer, aunque en otras no es tan sencillo y las empresas van por las malas, terminando su problema en los tribunales.
El click fraud es una espada de doble filo, a Google, Yahoo y otras muchas compañías que viven de eso le viene estupendamente que la gente pinche en sus anuncios, quiera o no comprar. Pero le perjudica enormemente que la imagen del enlace patrocinado como forma eficaz de hacer publicidad se deteriore. Las empresas que se anuncian se dan cuenta de que en parte a Google le da igual arreglar el problema, o no va a poner todos los medios que debería. Por eso se ha creado un mercado de empresas que se encargan de auditar los clicks que reciben las empresas en sus anuncios para dar cifras independientes a las de Google y el resto de empresas de publicidad. Estas empresas dan informes que pueden resultar muy útiles para reclamar a Google o ante los tribunales.
Lo curioso es que las propias empresas de auditoría de clicks se anuncian mediante el sistema de compra de palabras de Google. Así, si buscas en Google click fraud vas a encontrar un montón de empresas que han pagado por esas palabras para que las empresas puedan contactar con ellas.
Para más inri, en Junio del 2005, Click Defense, una de estas compañías de auditoría de Click Fraud, denunció a Google porque se había producido Click Fraud en los anuncios que ellos habían pagado para las palabras Click Fraud.
Referencias: Wired, Cómo el Click Fraud puede hundir internet.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

3 comentarios en “Click fraud”

  1. Como navegante, es un dilema al que me enfrento diariamente. Hace años, pinchaba por sistema en todos los banners de las páginas gratuitas que me gustaban, una vez salía de ellas. Tras los primeros escándalos de click fraud, pensé que quizá estaba perjudicando al webmaster (cabía la posibilidad de que Google le cortara el grifo, previa demanda del anunciante). Ahora sigo la estúpida –por poco meditada– costumbre de pinchar en los banners pero no en los “AdSense”.
    [Comentario zrubavel: Pues la tuya es una actitud digna de elogio, pero como bien dices en casos pequeños – como por ejemplo este blog – haces flaco favor pinchando fraudulentamente, pues no hace falta que el anunciante denuncie ya que Google actua de oficio.
    Yo he hecho click fraud en todas las formas posibles, así que no voy a dar discursos de moral donde mejor debería callar.]

  2. A mi me parece un abuso lo que Google está haciendo con sus anunciantes… En mi opinión, debería cobrar por resultados obtenidos, pero claro, entonces el webmaster que publica anuncios saldría perdiendo. Dentro de AdWords también hay posicionamiento y creo que esa seria la solución: que google pagara un céntimo o dos por cada click y 10 o los que se tenga que pagar cuando el anunciante alcance su su objetivo… pero claro no todos pagan 10 o 15 céntimos sino solo los que están primeros en los resultados AdSense.
    En fin… he visto que en un foro querían hacer vaga a Google (que los anunciantes no se anunciaran durante un tiempo)…

  3. Estuve escribiendo en un suite101 durante 7 meses, escribí 52 articulos y obtuve 3 euros con cerca de 8,000 visitas, pero Google determinó que yo estaba haciendo el click fraud y fui despedida sin siquiera poder cobrar mis 3 euros, lo que quiero decir es que no sólo los comerciantes padecen el trato injusto. Me resulta evidente que hay algo más aquí porque en verdad no cometí nunca el click fraud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *