Cocina sencilla para tiempos complicados

Un libro de cocina un tanto inusual es el que escribiera Igone Marrodán Prados en 1995. Alejado del glamour de la guía Michelín, distanciada de los tenedores de los cocineros-estrella. Sin el ansia por mostrar cuantas más recetas mejor del 1080 recetas de cocina. Un libro de cocina para pobres. Y para aquellos que carecen de toda instrucción en los fogones.
El libro se publicó de forma oportunista, no en un auge de la cocina de autor, o de la dieta mediterránea. Simplemente auspiciado por la crisis económica de 1992.
Su introducción es de un pesimismo que parece fuera a presentarnos platos realizados con mondas de patatas, sopas bobas o hervidos de malas hierbas.

Y al estar planteado PARA TIEMPOS COMPLICADOS, como son los actuales, además de presentar recetas que se elaboran con ingredientes de ajustado precio susceptibles de ser sustituidos por otros similares que según la temporada pueden resultar aún más baratos, hago hincapié en cómo canalizar las sobras de las preparaciones para la realización de otros platos, apuntando tras el desarrollo de cada receta las posibles variaciones y su posterior uso.

Sólo por eso, ya el libro merecería la pena. Pero en realidad lo compré como transición hacia mi emancipación. Nunca antes había cocinado nada más complejo que un bocadillo y tuve que curtirme en la cocina leída para aprender hasta lo más elemental.
El único libro que vi que tratara lo más simple entre lo simple sin soberbia y sin darlo por sabido, fue este.
La receta del huevo frito ocupa casi dos páginas y tiene una frialdad propia de un matemático. Además de detallarla hasta lo irracional, indica todas las posibles variaciones y qué alimentos combinan bien con los huevos fritos.

Es mejor no escatimar aceite y poner abundante en la sartén en que se van a freír huevos, ya que éstos salen mucho mejor si pueden nadar en la grasa y el aceite sobrante se utilizará después para hacer todo tipo de guisos y frituras al no haber absorbido ningún aroma ni sabor. La sartén más adecuada será una de pequeño diámetro y preferentemente profunda.

Para evitar que al freír el huevo la clara se pegue en la espumadera, conviene mojar ésta en el aceite ya caliente antes de incorporar el primer huevo.[…]

En este libro se encuentran las recetas más sencillas que quepa imaginar. Patatas fritas. Tortilla francesa. Cómo cocer la pasta. El arroz con leche. También hay sitio para platos más complejos, algunos son muy elegantes y excelentes para quedar bien ante invitados de apellido Borbón.
¿Cómo diablos se publicó un libro así? Estamos ante una obra única en la literatura culinaria. Un libro austero y modesto en que la cocinera no trata de asombrarnos con rebuscadas combinaciones (también llamadas maridajes o fusiones) sino que se limita a expresar los cánones de la cocina, sin ningún tipo de alarde por su parte. El libro no tiene ni una foto en sus 550 páginas. Y tampoco tiene tantas recetas como quepa esperar. La propia autora lo indica: pocas y bien explicadas, contando todas las variaciones que admite el plato.
El punto grotesco lo da la continua racanería en los ingredientes. Resulta divertido que en todo momento la autora nos recuerda que un ingrediente se puede cambiar por otro, sin que pase nada. Si no tienes pato puedes usar un pollo que sabe igual. Si no tienes ternera pues no la eches. Si quieres ahorrar echa una cucharada más de caldo. Con las sobras de este plato puedes hacer unas croquetas de esta forma.
Para colmo sorprende el pragmatismo al mencionar la competencia de los productos preparados. La autora no hace ascos a las patatas congeladas, considerando la opción de usarlas para hacer una tortilla española.
Este libro me salvó el cuello en su momento. Aún hay muchas recetas que no he intentado y hasta hoy hacía años que no lo volvía a ojear. Qué de recuerdos.
Datos para localizar el libro:
– Es un libro que tiene más de diez años, luego las tiendas de segunda mano y las bibliotecas son lugares idóneos para dar con él. Es un libro de bolsillo, lo cual significa entre otras cosas que cabe en un bolsillo y hasta aquí puedo leer.
– Es de la colección El libro de bolsillo de Alianza Editorial, el nº 1718 con ISBN 84-206-0718-5. Es absurdo eso del ISBN, es como buscar a una persona de la que sólo conoces el DNI, sin el nombre no vas a ninguna parte y el nombre suele ser único de por sí.
– En Iberlibro lo venden a 10€. Y si lo compráis a través del link que pongo aquí (Cocina sencilla para tiempos complicados), me enviarán un plato de cocido a casa.
¿Qué hace una página seria como esta hablando de un libro de cocina? Cuando me planteo mi lista de los diez libros que más me han marcado, hay Premios Nobel, obras centenarias, autores idolatrados que acaban quedándose en el camino. Pero nunca puedo dejar fuera a este libro.
Artículos relacionados:


♦ El libro de los avaros
♦ Manual del aventurero
♦ Trampa 22

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

6 comentarios sobre “Cocina sencilla para tiempos complicados”

  1. Estoy tentado de comprar el libro, aunque solo sea para que te llegue un plato de cocido.
    Destacar que me imagino al cartero abriendo un tuperware, del que sale un delicioso humo, una vez hayas abierto la puerta de tu casa.
    [comentario zrubavel: Con esto de la Web 2.0 no me extrañaría que saliera una empresa de este tipo, de compartición de comidas. Haces un cocido y en vez de congelar lo que sobre, lo compartes con otros internautas (aunque no dejes de visitar la página de Telemadre, que es Web 1.0). Desde luego, las tonterías en Internet parece que aún no han llegado a su cima.]

  2. Interesante libro. Creo que en el día a día son más útiles las recetas sencillas y con ingredientes asequibles que cualquier propuesta de alta cocina, por lo que tu propuesta es bienvenida.
    También opino que es mejor preparse algo sencillo uno mismo que no recurrir a una cadena de comida rápida, y más viendo como se están poniendo las cosas.

  3. Yo tambien conocia ese libro, me lo regaló mi madre cuando sali a estudiar a la universidad, el mejor regalo que me pudo hacer :)

  4. ¿Podría decirse entonces que poder dominar las recetas de este libro es el «pons asinorum» antes de realizar platos mas complicados?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *