El dilema del ecologista

Tengo un auténtico dilema. Mañana tengo pensado llevarme un bocadillo al trabajo y tomármelo allí. Con mi conciencia ecologista, no estoy seguro de cual será la opción más aconsejable.
Parece fácil. Envuelvo el bocata en papel de aluminio y me lo como cuando me parezca.
Sin embargo, el aluminio es un material caro. Un mineral que escasea en la naturaleza y del que algunas veces, por ejemplo con las latas de refrescos, hacemos un abuso innecesario. Hay que limitar su consumo en lo máximo posible.
Mi segunda opción es el papel de plástico, no lo protege tan bien, pero aún así cumple satisfactoriamente su función.


El plástico es un producto totalmente artificial, que no puede eliminarse de la naturaleza sin producir otro tipo de residuos perniciosos. Abusamos del plástico, que proviene del petróleo, y no nos damos cuenta de que todo ese plástico seguirá dando tumbos por ahí cuando de nuestros huesos no quede ni el polvo.
Otra opción que se me sugiere es la de guardar el bocadillo en una tartera. Cuando me termine el bocadillo, voy y la limpio. No se generan residuos. Salvo al medio ambiente.
Sin embargo, tendría que lavar la tartera. Si lo hago a mano, como poco necesitaré 2 litros de agua corriente. Agua que hoy en día escasea y de la que me han dicho haga un uso resposable. Si utilizo un lavavajillas posiblemente ahorraré agua en el cómputo global, pero consumiré electricidad, que en su mayor parte se habrá generado quemando petróleo.
Hay algunas otras alternativas, pero no son razonables y quizás resulten más contaminantes a largo plazo. ¿Cuál de estos 4 males es el menor?

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

3 comentarios en “El dilema del ecologista”

  1. Pues te recomiendo el aluminio.
    Quien te haya contado lo del aluminio te ha engañado: de escaso nada, es el metal más abundante en la corteza terrestre:
    (…)sin embargo, la elevada cantidad de energía necesaria para su obtención dificulta su mayor utilización; dificultad que puede compensarse por su bajo coste de reciclado, su dilatada vida útil y la estabilidad de su precio. (Tomado de la Wikipedia).
    Me está encantando tu blog (descubierto gracias a Mircrosiervos). Sigo leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *