El internet q keremos

Antes de empezar a escribir sobre algo, para que parezca que lo que digo es verdad, trato de buscar ejemplos que apoyen mi argumentación. En este caso tengo tantos que me cuesta por donde empezar, pero qué mejor manera de empezar que usarme a mi mismo como muestra y luego saltar a casos por todos más conocidos.

Como algunos habréis notado, cada vez hay menos artículos. Va por rachas, pero haciendo las cuentas se puede notar que el número de artículos puede haber caído a menos de la mitad que en años anteriores. Y en muchos casos, no hay artículos extensos. Y no es por falta de ideas, lo que ocurre es que a veces me doy cuenta de que iniciar según que artículos puede ser meterse en una labor de varios días.

Por otro lado mientras tanto tengo algunas páginas de contenido que es pura basura. Unos textos breves, aderezados con palabras en negrita, tags, categorías, fotos que se llaman con nombres meditados. Lo que en el internet de la gente puntera se llama “blog temático” y los que tienen más honestidad se atreven a llamar splogs.

Por ejemplo, un artículo más o menos elaborado podría ser este sobre la compra de Alaska. Según Word, tiene 1.320 palabras.

La versión splog, o blog temático, de este artículo, sería más o menos del siguiente modo:

Compra de Alaska

En 1867 Rusia vendió Alaska a Estados Unidos por 7.200.000 $.
Esta cantidad, actualizada con la inflación, sería de unos 60 millones de euros. Lo que cuesta la clausula de rescisión del jugador del Sevilla Luis Fabiano.
¿Por qué Rusia vendió Alaska?

Seguir leyendo…

Rusia hizo un buen negocio con la venta de Alaska. Porque era una fuente de problemas.
Eduard Andreevich Stoeckl, fue el encargado de realizar la venta de Rusia a Estados Unidos a encargo del Zar Alejandro II.

Fuente: Wikipedia.

Tags: Rusia, Alaska, EEUU, e-bussiness, web 2.0, Luis Fabiano, Sevilla, Betis, Recreativo de Huelva, Jamones de Huelva, Champions

Está claro que el segundo artículo se detiene en menos detalles que pueden ser poco relevantes o curiosos. Al fin y al cabo lo más importante está contado: que Alaska costaba menos que Luis Fabiano.

Ahora bien, la página del “blog temático” se posicionaría mejor en las búsquedas de Google, mediante artimañas como la de los tags y sobre todo los enlaces mutuos masivos. Si alguien busca información sobre la compra de Alaska, encontrará el artículo del “blog temático” antes que mi propio artículo. Y quizás no busque más.

No me quejo de que existan los “blogs temáticos”. Como dice la frase, El pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie, el realista ajusta las velas. Asín que he preferido cortar por lo sano: ajustar velas y hacer blogs de calidad más que dudosa.

¿Qué utilidad tiene hacer blogs de pacotilla? Obviamente ganar dinero con la publicidad. Cuanto peor sea el contenido de una página, más dinero puede ganar con la publicidad. En dos páginas que tengan el mismo número de visitas, la más cutre tendrá más ingresos.

La reflexión que pocos quieren ver es esa: que en Internet menos es más, o está siendo más. En el tiempo que puedo tardar en escribir un artículo sobre la construcción de trincheras en la Primera Guerra Mundial, puedo escribir 20 de temas chorra, en páginas chorra, que me darán unos ingresos que aunque no muy altos, al sumarlos me permiten comprar todo tipo de bienes, desde latas de atún hasta libros sobre la Primera Guerra Mundial.

Cuando se establece un debate en Internet sobre cómo debería ser, hablan de un lado los que escriben artículos extensos, y los intermediarios que consiguen sacar un beneficio a esos artículos. Y del otro, los que consumen esos artículos – que siempre querrán cuantos más y más baratos mejor – pero también los que crean sus blogs de contenidos tan superficiales como indexables por Google.

El eterno debate de la música pirata, la música legal, la música gratis y los intermediarios que se enriquecen. En este caso, a mi, habitual del Emule, lo que me preocuparía es que Antón García Abril ganase más tocando en el metro tonadas de Ecuador que componiendo en su despacho insoportables matracas contemporáneas. Aunque por el camino se lucren veinte.

Ahora se debate que si los periódicos quieren cobrar por los contenidos. Mientras que los “medios alternativos” se frotan las manos ante la eliminación de la competencia.

Mucho se ha hablado de la revolución de Internet, pero lo cierto es que alguien como yo puede escribir un artículo decente al mes, mientras que un profesional puede hacerlo casi a diario. No hay más que ver a Manuel Vicent o Juan José Millás. Se puede seguir 100 blogs y al final uno tiene su dosis diaria de contenido decente. Pero para eso hay que ojear otras 99 infamias.

A mi el internet que me gustaría tener es de los artículos extensos, mejor o peor documentados. El de los profesionales que se dejan sus horas para hacer algo digno. Aunque tuviera que pagar. Pero como mi opinión aquí no cambiará nada, me cambiaré progresivamente de bando. Escribiré sobre Luis Fabiano, artículos de tres párrafos y dos docenas de tags.

La opinión es que a pesar de los pesares, la calidad gratuita sigue existiendo. Y es cierto. Pero también se va agotando. La Wikipedia cada vez tiene menos nuevos bibliotecarios, los artículos se estancan. Estupendas páginas de diseño viejuno desaparecerán de la red dentro de pocos meses – las Geocities. Los catedráticos eméritos que escribieron una página que no visita ni Dios olvidaron el medio, y con motivo. Que una página llena de imprecisiones se lleve todas las visitas, ignorando la suya, desespera al más paciente.

Que cada cual defienda lo que quiera, pero sabiendo hacia donde se encamina todo. La red será más social, más interactiva, más lo que quieras, pero empiezo a pensar que habrá una época dorada de los contenidos, que ya la hemos vivido, en que las mejores páginas eran las primeras.

Si toda la información sigue estando ahí, pero la que se añade nueva es cada vez de peor calidad, enterrará a lo poco de mérito que exista. Pensar en que los que puedan hacer algo bueno lo seguirán haciendo, “adaptando su modelo de negocio” no va a funcionar siempre. A veces la adaptación consiste en bajar la calidad en pos de la cantidad.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

14 comentarios en “El internet q keremos”

  1. Me sorprende que digas eso, zrubavel. Seguramente sea culpa mía, pero siempre he pensado que las visitas era lo que menos te importaba, y que escribías sobre temas en muchos casos marginales por simple gusto, o por darlos a conocer (o ambas cosas).

    Al final la decisión de qué rumbo tomará el blog es tuya, pero te recomiendo que te releas esta entrada (http://tinyurl.com/y93bao6), sobre todo los puntos c), d) e i).

    En todo caso, espero que no tomes el camino Microsiervos.

    [Comentario zrubavel: La página no va a cambiar en nada, seguirá como siempre. Sólo quería explicar por qué hay menos entradas que antes, porque el tiempo del que uno dispone es limitado, y explicar que parte de los esfuerzos se van en páginas de poca monta.]

  2. Está claro que he malinterpretado parte de la entrada. Mea culpa.

    Y bueno, respecto a lo del tiempo, estoy seguro de que es mejor ser menos regular pero mantener la calidad que publicar tres o cuatro entradas al día que sean un resumen de la Wikipedia.

    [Comentario zrubavel: No pasa nada, tampoco es que esté expresado de forma unívoca. Lo que no veo es ese odio a Microsiervos por cometer el “crimen” de cerrar los comentarios.
    Mientras tanto páginas que son inmensamente peores, habiendo cometido tropelías sin límite, pasan sin ninguna crítica como si fueran de calidad.]

  3. Iba a escribir algo parecido a lo de Hegel, menos mal que tu comentario aclara las cosas.
    Los sitios web y blogs patéticos que no hacen más que añadir tags y palabras claves para atraer tráfico via Google, además de ser un fraude, no creo que a la larga sean sostenibles en el tiempo.
    Yo suelo leer los blogs via suscripción; no hay nada que me haga cancelarla más rápido que ver posts en plan ametralladora, que no hacen más que fotocopiar lo visto en otra parte o vomitar notas de prensa. Para eso, ya tengo el periódico :)

    Artículos meditados y bien escritos, aunque por necesidad sean infrecuentes, son los que dan una alegría cada vez que aparecen en mi Google Reader. Tienes todo mi apoyo para eso.

  4. Soy una asidua de tu blog, y creo que es la primera o quizá segunda vez que comento. Que sepas que espero cada post tuyo y que siempre que los leo sé que valió la pena la espera.
    Gracias por no ser de lo que abunda.

    Saludos desde el otro lado de tu mundo.

  5. … Por cierto, me llamó la atención el título de tu post “El internet q keremos”… ja… inesperado en ti. Con lo que me desespera la “escritura moderna”

    Saludos.

  6. Espero que la disminución paulatina de artículos no signifique un final próximo del blog, porque supondria la desaparición de un pequeño placer.

    Salutes!!

    [Comentario zrubavel: El blog no va a desaparecer ni en broma, al menos mientras esté fuera de prisión.]

  7. “…Pero como mi opinión aquí no cambiará nada, me cambiaré progresivamente de bando…”

    Por favor, no te cambies de bando. Este blog es una exquisitez.

  8. Este es el unico blog que leo. Precisamente por el trabajo que se ve que hay detras de cada entrada. Veo por las contestaciones a otros comentaristas que no piensas dejarlo y la verdad me alegro mucho.
    Me gustaria poder decirte que existe una manera de ganarse la vida con un blog, subscripciones de pago, donaciones, pago por criticas (esto ultimo lo pense en serio, creo que por una critica objetiva de un producto/empresa/tendencia vale la pena pagar), pero si los periodicos de toda la vida, viven de la publicidad sera por algo…
    Bueno quizas regales una cuberteria, con la proxima entrada de pago :)

  9. Yo también soy un seguidor de tu blog aunque no comente apenas. Y me uno al tono general de los comentarios anteriores.

    Soy de los que prefieren un buen artículo de 1000 o 1500 palabras a un telegrama de 60 u 80 palabras. Primero porque los buenos articulos como los de aquí, te dejan con ganas de leer mas, y sobre todo, con la sensación de no haber perdido el tiempo!

    Ánimo pues, y a seguir dandole a la tecla, cuando sea posible.

    Saludos.

  10. La verdad es que al principio me ha asustado la afirmación de que ibas a irte al otro bando, pero luego me he dado cuenta de que tenía que ser pura ironía.

    Sonará repetitivo, pero está totalmente claro que detrás de cada artículo tuyo hay una laboriosa tarea; por eso a ninguno nos duele esperar una semana para leer nuevas entradas tuyas. A mí también me gusta contrastar cada línea que escribo en mi blog, y aunque mis posts no valen ni la mitad que los tuyos me pego horas para cualquier cosa, así que valoro perfectamente el tiempo que tienes que gastar para detallar cualquier historia y profundizar en las partes que más te entusiasman.

    Un saludo.

  11. Me uno al resto de comentarios. Si se apagan las voces, en la Red sólo quedará ruido, y bastante hay ya.

    A algunos sigue gustándonos leer, también en una pantalla, así que tómate el tiempo que precises para cada artículo. Estaremos esperando.

    Saludos.

  12. Sí, yo también he pensado un momento que podías estar hablando de una recta final del blog, que espero que esté muy muy lejana. El tuyo es un blog que no solo leo y recomiendo, sino que “respeto”. Me parece un trabajo serio, ameno y didáctico.
    Pero entiendo por el post que tienes por ahí una granja de blogs-basura para ganar unos euros?

    Un saludo

    [Comentario zrubavel: No son ni granja ni siquiera blogs, pero digamos que no es contenido muy elaborado y lustroso que digamos, por eso no doy enlaces ni nada de eso.]

  13. Pingback: noosfera » Blog Archive » SEO o no SEO…esa es la cuestión estúpida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *