Enfermos y sanos

Supongo que todo el mundo entenderá mal lo que viene ahora, pero es lo malo de ir con la escopeta cargada por la vida.

Hoy en día está quedando claro en todos los niveles que la homosexualidad no puede jamás considerarse como una enfermedad. Posibles criterios:

  • No es “curable” y tampoco tiene sentido “curarla” aunque se pudiera.
  • No se es peor o mejor por tener una tendencia sexual u otra.
  • Mucha gente lo es.

Del mismo modo, ser zurdo, que en un momento se consideró algo vicioso, tampoco es una enfermedad. Posibles criterios:

  • No es “curable” y tampoco tiene sentido “curarla” aunque se pudiera.
  • No se es peor o mejor por tener una lateralidad u otra.
  • Mucha gente lo es.

Casi el mismo porcentaje que de zurdos y de homosexuales hay de celíacos (la mayoría con intolerancia leve). Ahora bien, ¿Por qué diablos se tiene que considerar el ser celíaco como una enfermedad?

  • No es “curable”.
  • Mucha gente lo es.

Teóricamente el punto está en que los celíacos tienen más gastos y limitaciones a la hora de elegir lo que comen. ¿Pero es eso suficiente como para considerarlo una enfermedad?

Porque decir que las incomodidades que causa, son motivo de tratarla como enfermedad, me parece una razón insuficiente. ¿No lo pasa peor un homosexual en un mundo que los margina? Y porque los zurdos no encuentren abridores, ¿Hay que considerarlos maltratados? Bastantes enfermedades tenemos hoy en día como para inventarnos nuevas.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

11 comentarios en “Enfermos y sanos”

  1. No tienes ni idea de lo que escribes.
    La medicina es mucho más compleja que evaluar los “gastos y limitaciones” que pueda tener un individuo por padecer una enfermedad.

    Si no se sigue la dieta tienes vómitos, diarrea, etc. a corto plazo, y a largo plazo es más posible tener un cáncer de esófago (por ejemplo).

    Cuando escribas algo infórmate un poco antes, no vale con pensar en el tema cinco minutos sin conocer prácticamente nada del tema.

    P.D.: Cuando compres comida, fíjate en cuantos alimentos llevan gluten (o algún derivado).

    [Comentario zrubavel: Opiniones tan agresivas tienen que venir acompañadas de razonamientos sólidos, los tuyos no lo son, básicamente te has limitado a decir que no tengo ni idea.]

  2. Interesante cuestión filosófica. Mas encuentro los siguientes puntos débiles en tu exposición:

    – Ningún celíaco consideraría que no tiene sentido curar su enfermedad o característica, como prefieras llamarla.
    – La homosexualidad no causa incomodidad alguna. Son los homófobos los que las provocan. Por tanto, la homofobia sí que podría considerarse una enfermedad al igual que la celiaquía.

    [Comentario zrubavel: Interesante tu punto de sugerir la homofobia como enfermedad, es cierto que ellos sufren.
    El punto que quería expresar, antes que sentar cátedra, es que si una enfermedad la sufre un porcentaje elevado de la población, de forma sistemática, ¿Debe ser considerada enfermedad? Si el 50% de la población tuviera Situs Inversus, no sería esta más que una característica del ser humano, deseable o no. O si fuera el 60%, en el que lo inusual fuera “estar sano”, ¿Tendría esto alguna lógica?]

  3. Lo que es una enfermedad o no, es algo que tengo tan asumido, tan usado, que me cuesta muchísimo sacar una definición clara.

    Sólo se me ocurre hablar de un ejemplo: la gran mayoría de los mastines españoles presentan displasia de cadera. Es tal la cantidad, que no se desechan como reproductores aquellos que la tienen, sólo los que desarrollan una grave. Y aún así, no deja de ser una enfermedad. Consideramos que el mastín está sano cuando se encuentra bien, sin dolor, sin problemas como que el fémur se salga de su sitio, no puedan andar bien… cosas que pueden ocurrir en la displasia. Si lo que se hereda es que los perros salen con una cadera grande, podría convertirles en perros feos, e igual no son tan ágiles como otros más proporcionados, pero es algo parecido a ser más alto o más bajo (esto se nota mucho en los equipos de baloncesto, el más grande suele ser bueno para estar de pivot pero no rápido para parar al base). Que sea más o menos feo es sólo una característica. Que no se pueda subir o bajar de los sitios es un problema, un dejar-de-estar-bien, una enfermedad. No es una explicación muy puritana, pero bueno.

    El hecho de que la displasia esté muy extendida o que se herede genéticamente no tiene que ver con ser o no una enfermedad. Esto sólo depende del daño que provoque (sin ser muy puritanos con las definiciones). Que se pueda cnosiderar normal que tenga displasia no cambia el concepto de sano/enfermo sólo implica que estés más o menos pendiente de cuando empiezas a tratarlo, o no.

    Traduciendo a lo que hablas, y si no he entendido mal, un celíaco tiene serios problemas si no se instaura un tratamiento por lo que se le considera enfermedad. Un homosexual, por actuar o no como homosexual no cambia nada, será más o menos feliz pero eso es independiente de su fisiología. El problema es si lo consideran una enfermedad mental. Aquí ya es más difícil meterse contra ello porque entramos en un campo que está bastante desconocido y que no es tan tangible como una irritación intestinal.

  4. Gran comentario el tuyo Bea que aclara mucho mis dudas en estos puntos.
    Lo único que me queda por entender es el deseo que tienen algunas personas de ser reconocidas como enfermas. Y aquí vuelvo al ejemplo de la homosexualidad, que me parece muy interesante. Pues para los homosexuales una de sus mayores luchas era la de demostrar que estaban sanos.

    El estar enfermo me parece que tiene la justificación de dar pena (en un contexto amplio, a las personas nos gusta contar nuestros defectos para crear una empatía hacia los demás) pero sobre todo el aspirar a prebendas políticas (ayudas económicas, valoraciones de minusvalía, puntos extra en concursos públicos).

    Y no es que tenga nada contra los celíacos, que he conocido a muchos en mi vida. Lo malo es que no se puede meter en el mismo saco al que se aprieta un bocata del diez y luego tiene unos gases de muerte y al que se pone a vomitar con una migaja de harina.

    Y si lo consideramos como una enfermedad todos tienen derecho al mismo reconocimiento. Es una lucha desigual, los “enfermos” más graves se aprovechan de que hay una masa grande de afectados para llamar la atención sobre su situación mientras que los menos graves e incluso leves simplemente saben que pueden sacar tajada del asunto.

    Simplemente quiero decir que cada cual tienes sus cosas, pero el luchar por ser considerado un enfermo, es algo que a veces resulta casi patológico.

  5. A veces cuando se va con la escopeta cargada se corre el riesgo de equivocarse al disparar…
    Da igual cómo quieras llamarla, enfermedad, condición, síndrome… la celiaquía cumple unas condiciones que no la cumplen ni la homosexualidad ni la “zurdera”:
    *en primer lugar, tiene una etiología, es decir, se conocen sus causas. La celiaquía es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunitario reacciona contra la mucosa del intestino por reacción cruzada con una proteína del gluten.
    *tiene síntomas definidos y predecibles, si bien es cierto que pueden ser más o menos graves según la fase de la enfermedad.
    *tiene tratamiento. Aunque sea paliativo, si no ingieren gluten no tienen ningún problema.

    Ahora bien, comprendo que en los casos más leves parezca un trastorno bastante leve, sobre todo comparado con todos los desastres que le puede ocurrir a un ser humano, pero piensa en todos los celiacos que a lo largo de la historia las pasaron canutas por desconocer las causas de su problema (sobre todo teniendo en cuenta que en la dieta de nuestra sociedad hay gluten por todas partes). Lee la lista de complicaciones que aparecen si no se trata (lo tienes en la wikipedia) y a lo mejor cambias de opinión.

  6. Hola.
    Me disculpo por mi primer comentario, me enfadé un poco al leer tu post y debí ser menos “agresivo”.
    Pero mi forma de pensar sigue siendo la misma, no conoces bien el tema , dices que no aporto “razonamientos sólidos” cuando los tuyos “entran con calzador” y no tienen ninguna base médica.

    [Comentario zrubavel: El tener que usar a una enfermedad (sin comillas) como ejemplo de lo que quería decir es lo que distrae la atención de lo que realmente me interesa saber o comentar sobre este asunto. No era un razonamiento de tipo médico. Al final lo mejor es lo que se ha intercambiado en los comentarios. Entiendo lo que quieres decir y si te he molestado con lo que he escrito te pido mis disculpas.]

  7. Lo que no consigo entender es porqué le das tanta importancia a la cantidad de gente afectada para decidir si algo es o no una enfermedad. En ningún momento de la definición de enfermedad entra el porcentaje de población al que afecta. ¿Acaso una enfermedad estinguida o erradicada deja de ser enfermedad? No, aunque ya no la encuentres como tal, su concepto sigue existiendo sin cambios.

  8. “Lo único que me queda por entender es el deseo que tienen algunas personas de ser reconocidas como enfermas.”

    “Simplemente quiero decir que cada cual tienes sus cosas, pero el luchar por ser considerado un enfermo, es algo que a veces resulta casi patológico.”

    ¿Lo dices en serio? Realmente es la cuestión más sencilla de tu planteamiento. Cuanto mayor es el número de personas afectadas, más dinero se dedica a investigar la creación de una cura para la enfermedad. Esa es la razón de que se destinen millones a encontrar una solución contra el SIDA mientras otras enfermedades minoritarias ni siquiera se considerar.

    La respuesta a tu pregunta, por tanto, es el egoísmo de aquellas personas que quieren que las consideren como enfermas para encontrar una cura a su enfermedad. ¡Qué desfachatez!

  9. No tengo muy clara tu duda. O igual es que soy del parecer de que muchos están tan preocupados por llamar la atención y mostrarle al mundo lo enfermitos que están, pobrecitos ellos, que casi parece una enfermedad en si. Y muchas veces, esto parece una carrera por ver quien es el que más conmueve y saca más tajada. Pero no creo que eso cambie el hecho de que se esté enfermo o no. Eso está bastante sentado desde el principio, sólo cambia lo que puedas conseguir al respecto.

  10. ¿Soy yo o tú no vas por el tema de la medicina, por decirlo así? Para mí, que de lo que hablas es de “puntos de vista” y algunas cosas más, pero de medicina… Esto lo digo a la luz de los comentarios anteriores. Ahora, lo que pensaba escribir antes de leerlos:
    Yo fui de los considerados enfermos de “zurdeza” (¿o sería un enfermo “siniestro”?) por parte de un familiar que me educó tampoco hace tanto (37 tacos tengo). Y vamos que hizo bien su trabajo (y no dudo de sus buenas intenciones, ojo: cada uno es como es). Hasta el día de hoy, no me manejo bien con la izquierda cuando, según me han dicho, podría haber sido ambidiestro (por lo visto, todos podemos serlo, o eso dicen, no sé ¿algún experto?).
    El punto al que voy: que por querer hacerme un bien, me hicieron un mal. Y es que hay cosas que es mejor dejarlas como están, porque tratar de “corregirlas” puede ser peor. ¿Con la homosexualidad? Pues tres cuartos de lo mismo.

  11. Algo importante a transmitir es que el pensamiento y la forma de enfrentar cierto estado diferente del cuerpo es primordial que sea muy positivo, como por ej. denominarse enfermo hace que inmediatamente actúes como tal y que estés predispuesto a que te ocurran ciertas cosas relacionadas, como por ej. aumentar la cantidad de síntomas.
    Mantener la mente sana escuchar y cuidar el cuerpo, cultivar día a día el espíritu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *