Hipoteca inversa

En 1965 Jeanne Calment, tras perder a su hija en un accidente de tráfico, decidió contratar, como mucha otra gente en Francia, una hipoteca inversa. Recibiría todos los meses una cantidad de dinero, y a su muerte su vivienda pasaría a ser propiedad del abogado François Raffray.
Jeanne había nacido en febrero de 1875, por lo que a la sazón tenía 90 años cuando firmó el acuerdo con el abogado. Dados los precios de la época, el trato resultaría favorable al abogado con que sólo ella muriera antes de los 100 años.
Sin embargo, las cosas no salieron como él esperaba. François Raffary tenía 47 años en aquella época pero moriría antes que Jeanne, de cáncer, a los 77 años de edad. Para aquel entonces, Jeanne tenía 120 años. Su viuda tuvo que seguir pagando las mensualidades de la hipoteca inversa.
Jeanne Calment murió el 4 de agosto de 1997, a los 122 años de edad. Es la persona más longeva de la historia de la Humanidad.
Fuente: Wikipedia. Jeanne Calment.

2 comentarios en “Hipoteca inversa”

  1. Ahora, por lo mismo que comentabas en la entrada anterior, ya los bancos ofrecen estos “productos” de forma masiva. Y, no puedo remediarlo, me parecen “buitres”. Sé que no es justo pero eso de esperar a que alguien se muera me da repelús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *