Karol Wojtyla jugador de ajedrez

Un curioso aspecto de la vida del Papa es su faceta como jugador de ajedrez. Se le atribuyen numerosas partidas que aparecen en los libros técnicos del juego. Sin embargo, tiene que sufrir el oprobio de tantas otras personalidades a las que se le han atribuido partidas que, en realidad, jamás jugaron.
Una de ellas fue investigada por un periodista polaco, y narra sus pesquisas en esta interesante página(en inglés o polaco). Hago un resumen de su historia.
Encontró la citada partida en un artículo de un periódico, escrita por el Gran Maestro norteamericano Larry Evans. De salida le chocó el estrambótico nombre de su atribuido rival, Wanda Zartobliwy, y es que en polaco, Zartobliwy vendría a significar algo así como jocoso o de broma. Por otro lado, la fecha de la partida – 1946, época en que Karol debía estar en el seminario y era un total desconocido – y el hecho de que la rival fuese embajadora despertaron sus sospechas.
La falta de cosas mejores que hacer le llevó a investigar si era o no verdad que Karol Wojtyla había jugado dicha partida. Tenía la ventaja de ser polaco y periodista. Pudo preguntar a mucha gente que conoció al Papa en sus tiempos de estudiante. En principio, nadie pudo confirmar la falsedad de la citada partida.


Inocentemente, mandó una carta al Papa para preguntárselo a él mismo. Según cuenta, no resultó cosa trivial. Tuvo que ir pasando filtros de los diferentes estamentos eclesiásticos para asegurarse, al menos, que pudiera llegar al Vaticano.
Cuando habían pasado muchos años del envío, y el periodista ya tenía la cabeza en otra parte, recibió la respuesta manuscrita del propio Papa – todo un honor- en ella, demostró, con un chiste en latín, que se trataba de una partida apócrifa.
Letter
Para los que seamos duros con el latín:
“Filius datus est nobis, Princeps paris”.
Un hijo nos ha sido dado, acojámoslo como si fuera nuestro. La primera parte de la frase procede de la Biblia (Isaías 9,5).
Una brillante respuesta, propia del genio que ha perdido el mundo, jugase al ajedrez o no.
Descanse en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *