La metacarta nigeriana

Esta mañana me había llegado al correo un mensaje de alerta de una tal Elena. La pobre por lo visto lo había perdido todo estando en Londres y necesitaba que le enviara dinero urgentemente.

Había varias cosas que no concordaban. Por un lado que no la recordaba de nada. Tuve que buscar en mi lista de correos para ver que era una persona que me escribió una vez hace cuatro años. Es raro que ante un problema así recurriera a mí, una persona tan poco próxima.

Otro aspecto extraño es que tanto ella como yo somos españoles, por lo que me sorprendía su presencia en Londres y que me escribiera el correo electrónico en inglés.

También era raro que no tuviera dinero para hablar por teléfono pero que no tuviera problemas para hacerlo por Internet.

Lo que más raro me parecía de todo es que había visto en Internet una historia similar ocurrida a otra persona. Le habían robado su contraseña de correo y se habían hecho pasar por él. Toman toda la lista de contactos y le mandan un correo a todos pidiendo dinero en nombre de la persona afectada.

Me imagino que cuando la persona sea de habla inglesa hay alguna probabilidad de éxito. Es una pena que ante algo así no tengas más remedio que renunciar a la cuenta de correo. Muchos gigas y megas y chorradas para gente que usa Iphone pero no parece que haya competencia por ofrecer cuentas de correo más o menos seguras. No tengo conocimiento de una compañía que ofrezca opciones de recuperación de correo ante un problema así. Y llegar a una tarjeta de coordenadas, como hacen los bancos con algo de seguridad, suena a ciencia ficción.

Le seguí un rato la cuerda al estafador al otro lado. Primero me aseguré de mostrarle mi solvencia e interés en ayudarle. Desde el primer momento la rebauticé con otro nombre (Esther en vez de Elena), para que quedara claro que aquello era un sinsentido. Yo escribiendo “Hola Esther” y él firmando “Un saludo, Elena”.

Luego le dije que le enviaría el dinero, pero que me tendría que pagar posteriormente y no sería con dinero. Ante todo aceptaba esperando mi transferencia de MoneyGram. Luego le dije que si con 10€ tendría suficiente y ya me comentó que para eso no le compensaba pasar a recogerlo. En eso se quedó la conversación.

Buscando información para continuar con la absurda correspondencia, encontré un timo realmente original que por lo visto están empleando los autores de cartas nigerianas.

El timo es en sí mismo un metatimo. Una vez le han sacado los cuartos a una persona de forma exagerada, hasta que ésta se ha dado cuenta de que ha sido estafada y engañada, retoman la correspondencia pero con otra identidad.

En este caso se hacen pasar por policías que están investigando fraudes de cartas nigerianas. Afirman haber detenido al estafador anterior y que ahora necesitan de testigos y pruebas para denunciarlos. Pues bien, con este sistema son capaces de desarrollar nuevas armas para volver a lo mismo: ir a esa pobre persona y volverle a sacar dinero con lo mismo pero argumentando que es para el proceso de la detención de los estafadores.

Les cuentan ahora el cuento de que según el proceso judicial puede recuperar parte del dinero estafado. Y partiendo de ahí las dos partes vuelven a estar en el mismo punto: el uno contando una historia fantasiosa y el otro creyendo que hay personas en Nigeria muy interesadas en devolver el dinero a extranjeros. Al fin y al cabo ahora van sobre seguro porque tienen a una persona crédula que ya pasó por eso mismo. Esta vez vuelve a engañarse como si nada.

No me sorprende que como dicen en esta fuente a veces llevan a sus víctimas al suicidio.

Si quieres bajarte plantillas falsas de envío de dinero con MoneyGram, esta es tu página.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

5 comentarios en “La metacarta nigeriana”

  1. Sé de una persona en particular que alguien le robó su cuenta de correo y se dedico a mandar obscenidades a su nombre a todos los contactos femeninos de su agenda.

    Y es que hay mucha gente que aún no sabe que no es lo mismo “cerrar sesión” que cerrar el navegador.

  2. La parte en la que le sigues el juego al estafador me ha recordado bastante a este “reportaje” de El País: http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Rusia/spam/elpepusocdmg/20091213elpdmgrep_6/Tes

    En él, una periodista hace algo parecido con una supuesta rusa que le pide dinero para que la saque de su país. La conversación es cada vez más delirante a medida que va avanzando.

    [Comentario zrubavel: No seáis gañanes con las direcciones cortadas que esto no es Twitter.
    Mi capacidad para las ese tipo de conversaciones supera con creces a la de esa historia pero no las publico porque este es un blog de cultura y cine.]

  3. Si alguien llega a ofrecer en algún momento un buen sistema de seguridad para el E-mail será Google.

    De hecho, al hilo de lo que comenta komanche hasta donde yo sé, Gmail es el único servicio que permite ver que otras sesiones se encuentran abiertas contra nuestra cuenta (sean web, POP o IMAP) y cerrarlas a nuestra voluntad. Es decir, que si te dejas la sesión abierta en un ordenador público al llegar a casa puedes cerrar la sesión de forma remota con un simple click y la contraseña nos e ha comprometido en ningún momento.

  4. A nuestro amigo Seth Roberts le asaltaron gmail y le empezaron a pedir dinero a veinte de sus amigos… Ha colgado en su blog una charla de mensajeria instantanea del hacker con uno de sus amigos… Ni aun hablando ingles fue posible… http://www.blog.sethroberts.net/2009/11/18/chatting-with-a-hacker/

    [Comentario zrubavel: Me alegra saber que sigues esa página, su caso lo había leído y es idéntico al de esta chica, también sucedía en Londres.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *