Le devolvemos su dinero

Si no está satisfecho, le devolvemos su dinero.
Bajo esta premisa se oculta una de tantas estrategias de marketing, barriobajeras e indignas. La premisa establece una especie de relación de confianza con el cliente. Si usted quiere algo, no se preocupe, cómprelo, tómese su tiempo. Mírelo, luego, si le gusta ( seguro que le gustará ) se lo queda.
Si lo pensamos, la premisa es que si A entonces B. Pero en realidad, ellos parten del hecho no A, en este caso, que usted estará satisfecho, con lo cual, ocurrirá no B ( no habrá devolución ).
Sin embargo, hace tiempo que le di la vuelta a la frase. Parto del B, que es el que me interesa. Puedo comprar algo y devolverlo después, sin problemas. Antes, los pocos libros que compro, los compraba en la Casa del Libro. Ahora los compro en la FNAC. No porque sean más baratos, sino porque son unos de esos adalides del si no está satisfecho, le devolvemos su dinero.
Compro un libro, lo leo, y lo devuelvo. Así de fácil. Los libros son para leerlos, ellos están de acuerdo con aceptar devoluciones. Todo el mundo está contento.
Con un CD no es tan fácil, porque puedes copiarlo a ordenador. Con un CD no hay devolución posible. Sin embargo, ¿Cuántos libros se leerán más de una vez? Más bien pocos. Y sin embargo te dejan leerlo. Yo los leo.


La devolución rompe las entrañas del consumismo de Centro Comercial. Gracias a la devolución, podemos combatir con este sistema inmundo. En la devolución queda de manifiesto lo erróneo del sistema que, un gordo jefazo, con un master comprado en una universidad norteamericana, ha pensado desde su escritorio.
El Centro Comercial malpaga a sus empleados. Cuando malpagas a tus empleados, tus empleados no sienten ninguna fidelidad por la empresa a la que representan. No defienden la imagen del Centro Comercial, es más, a veces ni siquiera comprarían allí. El empleado está de lado del cliente, más que de la propia compañía que le paga.
Si devuelves un producto, el empleado que te atiende sabe que, según las normas establecidas, está obligado a hacerlo. Y le importa un pimiento cómo venga el producto o si, tal vez, has aprovechado ya ese producto.
¿Has comprado alguna vez un DVD? Una caja pequeñita, llena de pequeñas piezas. Si tienes tiempo y ganas, te aconsejo que vayas al centro comercial que más coraje te de y compres un DVD. Al día siguiente, lo devuelves y te dan otro.
El centro comercial, con su política de ventas masivas, se permite abaratar los precios. Con ello pueden hundir al pequeño comerciante. Sin embargo, sus márgenes de beneficio son muy pequeños. Si devuelves un DVD, la caja dará varios paseos. Hasta que llegue a la empresa fabricante, que perderá más tiempo en comprobar qué falla que en fabricar un nuevo DVD. Posiblemente ese DVD acabe en un cubo de la basura.
Si en vez de cambiar el DVD por otro exiges que te devuelvan el dinero, el perjuicio para el centro comercial es mayor. Ellos tienen que ingeniárselas para empaquetar tu caja de la misma forma que lo hizo un chino en una cadena de montaje. Eso es virtualmente imposible. Un paquete claramente abierto y mal empaquetado es invendible. La empresa acabará teniendo que devolver el producto al fabricante. La empresa habrá perdido dinero con ese producto.
¿Te falta el cable que conecta la televisión al DVD? Cómprate un DVD completo, te quedas con el cable que necesitas y devuelves el DVD, tras explicar, amablemente, que no es lo que estás buscando. En la tienda ni mirarán el contenido de la caja. Si lo hacen, todo lo más se darán cuenta de que no falta el DVD. Nadie se para en comprobar cada uno de los accesorios. Esto puedes extenderlo a cargadores de baterías.
Hay ropa que sólo vestimos de año en año. Trajes de noche, ropa para la nieve, patines. Sin embargo, no sería el primer caso en que hemos comprado algo que solo hemos usado una vez. Y pasado un año, nos queda pequeño. La solución está en cambiarlo. Compras el grande y devuelves el pequeño, así de fácil. Tu tienes tu ropa, ellos tienen la prenda, todo el mundo contento.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

15 comentarios sobre “Le devolvemos su dinero”

  1. ¿Te habras quedado a gusto, no? Eso en mi pueblo se le llama ‘Tener mas cara que espalda’. Hay que ser muy gañan para comprar algo, usarlo, y devolverlo cuando ya no lo quieres. ¿Que te pareceria que en el trabajo te dijeran «Este mes no cobras, porque no estamos satisfechos con tus servicios»?
    La frase es ‘Si no está satisfecho, le devolvemos su dinero’, y no ‘Compre lo que quiera, y cuando ya no lo necesite, devuelvanoslo, que somos asi de gilipollas’.
    Ah, y no quisiera acabar sin decirte:
    ¡¡CARADURA!!

  2. Lo de los centro comerciales es increible. Concretamente el Corte Inglés. Efectivamente, el que se tiene que preocupar por revisar el contenido de la devolución es el propio centro ya que supone una pérdida para el fabricante. Mi novia hace apenas una semana rayó su móvil nuevo sin querer y lo devolvió afirmando que se lo entregaron así. El Corte no se opuso y el que tendrá perdida es el fabricante. No cabe duda que mi novia le ha echado morro pero los que realmente son culpables son los centros comerciales ya que no se preocuopan de sus proveedores (dada su situación dominante) en injusto beneficio del comprador.
    Yo, por otra parte, estoy totalmente de acuerdo con sacar tajada de los centros comerciales aunque no ses muy dado a ello. Ellos no sufren al pensar en «pequeño comerciante = irremediable empleado de sus jodidos centros.»

  3. Al principio pensaba como tu «Sacerdtisa» pero relajate, piensalo claramente, meditalo. Ponte en la piel de los pequeños comerciantes, en los empleados mal pagados. Piensa en los dueños de los grandes centros de almacenes y el dinero que los ayuntamiento reciben por condenar a un pueblo (ya no hablo de ciudad) dando licencia a destajo para la apertura de estos centros.
    Cuando lo hayas meditado. Lo unico que tenemos que hacer tanto tu,como yo y como muchos otros es tener «Caradura» y seguro que haremos algo grande.
    La duda que me queda es si será bueno o no.

  4. Trabajo en un centro comercial y me gustaría aclararte varias cosas:
    No se que tiene de «barriobajero e indigno» que te den la oportunidad de devolver algo que has comprado si en un momento dado te arrepientes de tu decisión; si no te gusta esa política no devuelvas nada y punto.
    ¿Te has molestado en preguntar a alguien que trabaje en una gran superficie que opina de su empresa?. Es muy fácil venir aquí a decir que explotan a sus empleados con contratos basuras y demás historias. Son empresas como cualquier otra y las habrá mejores y peores, pero te aseguro que a mi me es mucho mas jodido tener que aguantar a clientes maleducados que a los jefes. Además, al ser grandes empresas todas tienen comite de empresa, sindicatos… por lo que los derechos del trabajador suelen estar mucho mejor protegidos que en los pequeños comercios que tanto te gustan. Yo trabajo 38,5 horas a la semana y en 5 años nunca nunca ha venido un jefe a decirme que si puedo hacer una hora mas, mira a ver las horas que mete una empleada de tienda de barrio.
    Eso de que el comercio devuelve el producto al fabricante es una tontería; los fabricantes no son idiotas y no van a comerse tus marrones. Si te crees que un centro comercial tiene suficiente posición dominante en sus compras como para apretar a un «pobre proveedor» como Siemens, Philips o IBM es que vives en los mundos de yupi.
    El empleado que te recoje una devolución sabe de sobra si esta delante de un listillo, te la recoge no porque este desmotivado, si no porque es política de la empresa y punto. También sabe que el 95% de los clientes son honestos y que por cuatro espabilados no vas a fastidiar al resto.
    Ese artículo que devuelves si está en condiciones se devuelve al lineal y no pasa nada; y si no se puede vender se tira a la basura, con lo cual ese mes la tienda gana un poco menos y el empleado, que cobra una parte de su sueldo en variable según los resultados de la tienda, pues también gana un poco menos. Así que por favor no te pases y si tanto te gusta devolver las cosas intenta por lo menos que esté bien lo que devuelves.
    Sin acritud

  5. Respondo a tu mensaje, Zigg:
    a) Barriobajero e indigno. Que una empresa te de la posibilidad de devolver el producto puede parecer un servicio añadido. En la mayoría de los casos no se atienen más que a lo que, por ley, están obligados a hacer. Los plazos de devolución, las formas en que esta debe realizarse, todo está establecido por reglamentos y normativas de las administraciones. Eso sí, lo anuncian como un servicio que, en realidad, están deseando no cumplir. Eso, es barribajero e indigno.
    b)¿Qué opinan los empleados de sus «grandes» empresas? Gracias a internet, se pueden consultar las opiniones de cientos de personas, opiniones de primera mano, sin la adulteración que crean las propias empresas.
    Por ejemplo, Carrefour, que es el paradigma de los centros comerciales, tiene cientos de páginas en las que los empleados hablan de las tropelías que sufren.
    c) Fabricantes. Eso que dices de que IBM o Siemens no acepte así como así productos devueltos por Carrefour, pues tampoco estoy de acuerdo.
    En primer lugar, porque la mayoría de las empresas vende masivamente productos de marcas desconocidas. El DVD que vale 20 euros no es de marca Philips, sino de un desconocido coreano. Estas empresas pasan por el aro y tienen contratos muy favorables a la gran superficie.
    Las empresas grandes suelen trabajar a través de intermediarias que son las que ceden en la devolución de productos. Al final, la pelota queda en el tejado de la empresa fabricante.
    d)Empleados o listillos. ¿Qué es un listillo? Si una persona devuelve un producto en tiempo y en forma le tienen que dar el dinero. No hay más. De todas formas, los empleados de centros comerciales no tienen conocimientos de psicología tan profundos como se atribuyen.
    e)Sueldo variable. Trabajas de cajera o en atención al cliente y te pagan una parte del sueldo en variable. Una excelente forma de motivarte, ya que de tu trabajo depende la subida o bajada de tu sueldo.
    Los sueldos variables se aplican de forma infame, pues no son más que una forma de poder pagar menos al empleado cuando las cosas no están tan bien. Más que aplicarse como un incentivo o un extra son algo que suele restar más que sumar.
    f) Si no se puede vender, se tira a la basura. Falso. Tuve un amigo que trabajaba gestionando los almacenes y me contaba que los productos tarados eran vendidos a bajo coste a los propios empleados. Así, si te gustaba un juego de té, le quitabas un par de tazas y el día que lo vendían a precio de saldo lo comprabas, con lo que las dos tazas volvían con sus compañeras. Según me dijo, esa actitud era generalizada.
    En resumen, en todas las empresas habrá gente que esté mejor o peor. Los que están bien, defenderán a la empresa y los que estén mal, la atacarán. De lo que algunos empleados parecen no darse cuenta es que muchas veces depende de cuánto lleves en una empresa para que tengas unas condiciones u otras. El que lleva 5 años tiene su contrato indefinido, el que lleva 5 meses, tiene contrato por obra a través de subcontrata.
    La gran superficie tiene una forma de trabajar que no me gusta, he de reconocerlo. En cualquier caso, opiniones enfrentadas siempre se agradecen porque enriquecen el discurso.

  6. Que no que no, sigues hablando de oídas y sigues basándote en prejuicios y leyendas urbanas, te respondo punto a punto:
    a) Por ley los comercios tienen que aceptar devoluciones: En absoluto, De hecho, verás en muchos comercios carteles de «en tales productos no se admiten devoluciones» «las devoluciones se cambiarán por otro artículo, nunca en efectivo». O directamente, «no se admiten devoluciones». Una cosa es la ley de garantías, que se refiere únicamente a productos defectuosos y otra cosa las devoluciones de artículos en buen estado. Respecto a esto lo único que dice la ley de comercio minorista (que es la que regula todo esto) es que el comerciante está obligado a cumplirla si así lo anuncia en su establecimiento. Las condiciones de plazo y forma las pone el comerciante y por eso por ejemplo en algunos sitios tienes 3 meses para hacer la devolución (Ikea) y en otro 10 días (carrefour por ejemplo).
    b) Empleados descontentos: si, claro que los hay, como en cualquier sector, y también los hay que no están descontentos, solo que estos hacen menos ruido. ¿Tu nunca has tenido un compañero que hecha pestes de tu empresa? No hay mas que mirar ls posts qe mandan las de Día a esta misma página y ves que también hay gente que está contenta, y eso que es de las que peor fama tiene en el sector.
    Lo que parece claro leyendo esos posts es que las horas extras se pagan, los descansos se respetan y los derechos sindicales también; es lo justo pero ¿cuantas empresas en este país no llegan ni a eso?
    En general las empresas que peor tratan a su gente son los Hard discount (dia y sobre todo Lidl) y los que mejor, con diferencia, las gandes superficies especializadas (media markt, pc city, leroy merlin…) La razón es sencilla: para reponer latas de tomate vale cualquiera y se aprende enseguida, para vender un ordenador o una tele de plasma hace falta tanto formación como experiencia y es una pena que se te largue gente formada. Estoy de acuerdo e que es injusto pero el capitalismo funciona así.
    c) Los pobrecitos proveedores: Te sorprendería saber cuantos dvds marca nisuputa son fabricados en su fábrica de china y distibuidos por Siemens, lg o philips. Claro que los componentes son de peor calidad y suelen fallar mas, pero de todos modos al comercio no le pasan ni una sola devolución, te lo puedo asegurar. En cuanto a las importaciones directas, que es cuando la gran superficie compra en origen (caso de la marca propia de carrefour por ejemplo) pues para devolversel al chino tendrías qu enviarlo de vuelta a china, así que sale mucho mas barato tirarlo a la basura.
    d) clientes listillos: Bueno, no hay que tener un master en psicología para darte cuenta: por ejemplo un listillo es el tipo que aparece un sábado a las diez menos cinco de la noche y que no habla si no grita, insulta, pide la hoja de reclamaciones, exige hablar con el director… queriendo devolver un ordenador comprado hace año y medio porque el ventilador hace mucho ruido, porque cuando lo compro traía un virus o sencillamente porque el vendedor le aconsejo mal (y te juro que no me invento nada). Mas que ser psicologo lo que hace falta es un curso de control mental para tratarle con toda la educación que merece cualquier cliente y no mandarle directamente a la mierda. De todos modos ya te lo comentaba antes, estos son los menos y si alguien tiene un problema con un artículo haces lo que está en tu mano para solucionarlo.
    e) sueldo variable, todo lo que tu quieras, pero el mes que no lo cobras no veas la gracia que hace; lo de ligar los sueldos a la productividad lo hacen muchas empresas y no solo las de distribución. No vamos a entrar a discutir si seríamos mas felices si todos fuesemos iguales y ganasemos lo mismo como los de corea de norte, los cubanos y los pitufos; es lo que hay y ya está.
    f) Se venden los artículos defecuosos a los empleados mas barato: Tu mismo lo has dicho, si haces eso lo que estás fomentando es el robo interno o la picaresca; así que la mayoría de las empresas optan por destruirlos o donarlos. Como anecdota conozco a un Alcampo que regalaba la ropa que aparecía rota en los lineales a un asilo; de repente empezó a aparecer cada vez mas ropa sin botones, descosida… ¿quien y porque se dedicaba a romper la ropa? por fin averiguaron que eran las propias monjitas del asilo… en fín, la picaresca de la gente de verdad que no tiene límites.
    En tus conclusiones no puedo estar mas de acuerdo, hay gente que está bien y otra que está mal, como en todas las empresas del mundo, pero en este país siempre tenemos que tener a un malo en la película, que si la gran superficie, que si los constructores, que si los políticos, que si los intermediarios… y las cosas no son todo blanco o negro. Hay gente buena regular y mala en todos los sitios.
    Saludos (y menudo rollo que he metido).
    [Comentario zrubavel: Muchas gracias por tu opinión, mi blog no es un sitio donde sentar cátedra y me gusta la gente que sabe argumentar en contra mía. Como muy bien dices conozco casi todo de oídas y seguramente en muchos puntos de tu discurso estás mucho más acertado que yo.
    Gracias a tus comentarios he aprendido bastante sobre estas empresas.]

  7. Gracias a ti por darme la oportunidad de espresar mi opinión (que es solo eso, una opinión, yo tampoco aspiro a tener razón en todo); y enhorabuena por el blog, realmente he disfrutado mucho leyendote (y tenemos muchos mas puntos de acuerdo que en desacuerdo).
    Nos seguimos leyendo.

  8. Acerca de la fnac. Como se niegan a aplicar en el momento el precio minimo garantizado aun teniendo el ticket delante que lo demuestra, opté por vengarme. Me compro libros, los leo, y antes de los 30 dias los devuelvo. Hacedlo.

  9. Yo tambien lo hago, concretamente en la fnac bulevar de alicante. Me parecen incompetentes algunos. Te piden un cd a un precio determinado y cuando vas a recogerlo te lo venden a otro superior. Opté por comprar libros, y para hacerles la puñeta, me los leo, y antes de los 30 dias,los devuelvo.

  10. haces bien. yo vivo en alicante y me parece que no son educados con el cliente. ya he hecho lo mismo. compré dos libros,los lei y luego los devolvi

  11. Yo siempre solicito los servicios de los chaperos que trabajan en los servicios del Corte Inglés de Callao. Después les digo que no he quedado satisfecho, y me devuelven el dinero. Es fantástico, echo polvos de calidad profesional y no me cuesta un euro. Y no es que le eche morro: Ellos ya tienen asumido ese margen de pérdidas y está incluido en sus tarifas, que son un 30% más altas que los chaperos de la Puerta del Sol.

    Nota: He usado este sarcasmo para tratar de hacer ver lo irracional de hacer justificable una mala acción argumentando otra mala acción: «Como son antipáticos, les leo los libros y luego los devuelvo». ¿No os dais cuenta de que a quienes estáis estafando, además de al centro, es al futuro comprador?

  12. Hace dos días compré un MP3 en carrefour para un regalo de cumpleaños. Se me cayó la cara de vergüenza cuando el chaval abre un producto supuestamente nuevo y lo vemos lleno de arañazos. Sin más voy al carrefour más cercano a pedir una explicación, y me mandan al centro donde lo compré. Vuelvo al carrefour de la ciudad de los angeles y me dicen que no me lo pueden cambiar ni devolver por su mal estado y por que no coincide el numero de serie. Compruebo el numero de serie que en realidad sí coincide. Intento hacerselo ver a la persona que me atiende, con toda la educación y paciencia del mundo, pero sigue en sus trece. No consigo el cambio ni la devolución.

    Tras contarle esto a mi primo viene él conmigo.Entra al centro comercial fumando. Al lado de atención al cliente le llama un vigilante la atención encarándose mi primo con él y tirando la colilla del cigarro contra sus pies. Se gira hacia el mostrador y deja el MP3 con un fuerte golpe contra el mostrador. Reclama la devolución del dinero con gritos, insultos y malos modales… y le devuelven el dinero sin ningún problema y sin tan siquiera comprobar el producto (aun que fuera solo abrir la caja para ver si está dentro).

  13. Olvidaba indicar que a pesar de su estado lo probamos y el MP3 no funcionaba.

    Hoy, me contaba muy alegre un compañero de trabajo que su hermano trabaja en carrefour, y cuando en su casa se rompe algo que venden allí su hermano se lo lleva y da el cambiazo en el almacén. ¿Eso es un delito? ¿Se puede denunciar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *