Libros sobre libros

Una de las cosas que menos me gusta de los escritores es que por su profesión se acaban aislando del mundo real. Y entonces sus personajes se vuelven irreales, pero por necesidad.
No creo que haya escritor contemporáneo de éxito que haya quedado libre de la tentación de escribir una novela en la que el protagonista sea un escritor, o que trate sobre la escritura de un libro, o de la pasión del personaje central por los libros.
Y luego claro está el eterno desafío, mero ejercicio estilístico, de crear una novela circular, que hable sobre otra novela o las siempre temibles cajas chinas de historias concéntricas. Cervantes escribió el inmortal Quijote para que esto no volviera ocurrir. Fue en vano.
Será cierto que uno sólo puede escribir sobre lo que vive, pero para algunos escritores parece que su existencia no fuera más allá de su propio ombligo.
Dos reglas que trato de seguir: evitar leer los libros de este tipo. Dar a los autores por difuntos tras publicar alguno de estos libros. Toda regla tiene sus excepciones.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

3 comentarios sobre “Libros sobre libros”

  1. Pues a un servidor le gusta mucho Paul Auster, y disfrutó dos best seller como La sombra del viento y El Club Dumas. Y no va a seguir ninguna las dos reglas.
    Creo que estando de Erasmus, leí unos cuentos de Ernesto Sábato que me prestó mi madre, pero no he conseguido encontrar los títulos en internet.
    [Comentario zrubavel: Pues a mi me gustaron mucho dos libros de Auster antes de que se convirtiera en un escritor de escritores y de novelas dentro de novelas.
    Y de Sábato hay que leer única y exclusivamente sus tres novelas. Y esto segundo no es opinión.
    He releído la entrada y no me había dado cuenta pero justo no puse link a la página de Auster, como ejemplo de escritor echado a perder, pero estuve a punto de hacerlo.]

  2. Disciento, El Péndulo de Foucault de Eco y La Gran Pesquisa de Tom Sharpe son dos grandísimas novelas sobre escritores al igual que las dos comentadas en el, valga la redundancia, comentario nº1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *