Metaplacebo

Aquí ya salí en defensa el efecto placebo hace algún tiempo.

Publican en Freakonomics un extraño resultado sobre dicho efecto: al evolucionar la medicina hasta límites que bordean la misma ciencia ficción, la gente tiene la creencia de que casi cualquier enfermedad puede ser curada por ella.

Y entonces, cuando se reproduce un estudio para verificar la validez de un medicamento, se llega a la paradoja de que muchos nuevos medicamentos no llegan a destacar demasiado respecto de los simples placebos, porque el efecto placebo ha aumentado con la mejora misma de la medicina.

Es decir, somos más crédulos al mismo tiempo que la medicina mejor. Pero como las dos variables crecen a ritmos iguales (tal vez la credulidad en la medicina es mayor que los progresos en la investigación) no se consigue demostrar que un medicamento es mejor que los anteriores por culpa de los enfermos tratados con placebo, que también obtienen ritmos de curación mejores.

Estos medicamentos están por lo tanto no pasando los test de eficacia y caen en el olvido. Así, por culpa del poderoso efecto placebo, muchos medicamentos quedan en la cuneta de la investigación: una vez más la falsa ciencia se ríe de la verdadera. Los sugestionables, los que podrían curarse con un simple magufo o con una imposición de manos, están acabando con la forma habitual de desarrollar medicamentos.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

Un comentario en “Metaplacebo”

  1. Otro hecho curioso (o no) relacionado con el artículo es el hecho de que el 90% de los medicamentos nuevos destinados a la Atención Primaria presentan escasas mejoras frente a los actuales, o a veces ninguna.

    Esto se debe a que realmente en algunos casos no hay necesidad de crear un nuevo medicamento, sino que van destinados a sustituir el espacio económico que dejan otros con las patentes próximas a expirar*

    *cuando expira la patente de un medicamento, otras farmacéuticas pueden comenzar a fabrircarlo, dando lugar a los llamados fármacos genéricos, que normalmente son más baratos que el original, y que por tanto ocasionan pérdidas en la primera farmacéutica que lo creó.

    [Comentario zrubavel: Esto lo veo lógico, nadie quiere inventar algo si no es con un fin. La medicina de genéricos es un negocio de pacotilla. La que puede dar dinero es la de la innovación. Si para una enfermedad el mejor medicamento es genérico, se abre un espacio para tratar de mejorarlo, pues se tiene un importante aliciente.

    Las farmaceúticas no son ONGS y lo están pasando realmente mal para conseguir dar con nuevos descubrimientos. En cierto modo se está tocando techo, cada año se pierden más patentes de las que se consiguen.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *