Pearls Before Breakfast

Uno de los reportajes periodísticos con mayor difusión de los últimos años, al margen de sucesos históricos o noticias muy relevantes, fue el que narraba la experiencia de un violinista de renombre, tocando un Stradivarius, en el metro de Washington.

Detrás de la noticia que todos pudimos ver en televisión y leer en la prensa, había un artículo escrito por Gene Weingarten para el Washington Post. La noticia era una simplificación y un resumen de ese artículo escrito por Weingarten y titulado «Pearls Before Breakfast» (perlas antes del desayuno).

Un resumen de un artículo dio para miles de noticias en periódicos de todo el mundo. Pero ese artículo original, al margen de tratar una historia excelente, es una joya en sí mismo. Hasta el punto de que su autor ganaría con él un Premio Pulitzer del 2008.

Pero además, ese periodista, Gene Weingarten, es el único que ha ganado dos veces el Pulitzer en la categoría de artículo. El otro premio fue por un artículo sobre padres que olvidan a sus hijos en el coche y estos se mueren, que más parece un grupo de Facebook.

Me sorprende que ese tipo de artículos no tengan traducciones al español. Lo que ha hecho todo dios es reescribir la historia en base a la información de dicho artículo. Ni aún después de ganar el premio, nadie se ha preocupado de hacerlo.

Así, si puedes leer inglés, te lo recomiendo, será quizás el mejor que leas en todo el año. Con tan funestos precedentes, intentar resumirlo es prolongar una aberración.

Lo más curioso del texto es que no tiene ningún párrafo destacable. Es algo que ya había leído, pero que he constatado de casualidad. Un texto bueno, muy bueno, pero que no tiene ninguna frase lapidaria, nada digno de ser subrayado (no tengo ni una nota sobre todo el artículo en mi Kindle, otros artículos están llenos).

Pearls Before Breakfast.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

4 comentarios sobre “Pearls Before Breakfast”

  1. Bueno pues yo creo que extraer consecuencias no es justo.
    Si estás atento a la música, podrás valorar, pero si tienes otros objetivos en tu mente, pues no.
    Lo mismo me da que recite un bodrio que un quevedo, lo mismo me da si no lo escucho, sino que lo oigo.
    Oro parece, plátano es. No voy a ver lo que es, seguro que es un plátano, o a lo mejor es oro.
    En todo caso, prefiero a Lou Reed.
    ¡Qué incultos somos! ¿No?

  2. Muchas gracias por el artículo me ha entretenido bastante el día.

    Entiendo que para poder apreciar a un violinista excepcional tiene que gustarte el violín. Yo jamás lo podría haber apreciado, de hecho no creo que sea capaz de diferenciar uno malo (dentro de los profesionales) de uno bueno, y por tanto dudo muchísimo que me hubiese parado a escuchar. Esto pasa en cualquier disciplina y un ejemplo sería el vino, como el ejemplo de la obra de 5 millones en un restaurante y que nadie se quedaría mirando….

    Un saludo y gracias de nuevo.

  3. El artículo de los niños en el coche me ha dejado muy tocado. Es una pequeña maravilla sobre un tema demoledor. Muchas gracias por la recomendación.

  4. Buenas!

    No he leído el artículo entero (el del violinista), principalmente porque entiendo un 65% del inglés leído aproximadamente y me pierdo información. Sería una gran aportación si lo tradujeras… si hay alguien capaz me parece que eres tú (además de todos los traductores profesionales que lo harían cobrando por ello, o alguno quizás, incluso por amor al arte…)

    Decir que yo no creo que la pasividad de los transeúntes/usuarios del metro se deba a su mucha o poca sensibilidad musical (especialmente hacia el violín) sino más bien al poder del contexto. Estoy seguro que la gran mayoría que no pararon, ni le echaron siquiera un vistazo, si hubieran estado en el «famoso» y caro concierto que dió unos días antes, le habrían prestado toda su atención y además al finalizar la actuación del violinista habrían aplaudido!!!
    Y si me apuras incluso lo habrían ovacionado. Porque todos los demás lo hacían, porque la entrada al concierto valía una pasta y porque «era lo que tocaba».

    Pero como era por la mañana, en el metro, en un lugar dónde solo tocan los que no tienen otro sitio mejor en el que tocar, y además lo puedes oír gratis… entonces el valor que le dan es… 0

    George Bush hace unos años fue el «hombre más poderoso del mundo»… pero si lo ´hubieras visto antes de poner el pie en la Casa Blanca, lo hubieras visto en el contexto en que está tomándose cervezas con algún amigo (o solo), y ya va por la cuarta o la quinta… no sé si la gente también diría que era «el hombre más poderoso del mundo».

    Y lo mismo una semana después de abandonar el cargo de presidente…

    Es como el «artista» que creó una «obra de arte» tirando por el suelo 100 millones de pipas de porcelana creadas y pintadas a mano por 1600 artesanos chinos.

    http://www.abc.es/20101011/cultura-arte/tate-modern-201010111741.html

    que luego

    http://cultura.elpais.com/cultura/2010/10/15/actualidad/1287093603_850215.html

    resulta que puede perjudicar a la salud.

    Vaya por delante que a mí me gusta la idea y la valoro. Y por lo poco que conozco de él sí lo consideraría un artista… por conseguir tener a 1600 tíos creando y pintando 2 millones de pipas de porcelana, que expongan «su» obra en un museo -catalogada como instalación y obra de arte- y que además la gente se lo pase bien interactuando con ella, que sea la «obra» que más llama la atención y que además es el recuerdo perfecto del museo -por ser original y GRATIS!! la pipa que te llevas en el bolsillo.

    Hace un tiempo un amigo me envió un email con un artículo de un columnista de x periódico (no lo he encontrado…) que venía a decir:

    «arte es cuando la mayoría (o el establishment) dice que eso es arte».

    Puede ser la mayor mierda que pueda un ser humano cagar… pero si el establishment dice que es arte, habrá seguro algún humano que pague 25 millones de dólares por la gran cagada de otro ser humano. Porque es arte, o eso dicen, y por tanto lo vale.

    Pero si a ese ser humano, el «creador», le hubiera dado por tirar de la cadena (en lugar de ponerla en un tupperware) entonces la mierda que hizo sería simplemente eso.

    Bueno, este comentario era principalmente para saludarte y desearte una buena semana. Y denotar que voy pasando por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *