Philip Columbo

The Trivia Encyclopedia fue una enciclopedia de datos curiosos editada a comienzos de los años setenta. Este tipo de libros que contienen datos peculiares son bastante exitosos en los países de habla inglesa. The Book of Lists es otro de ellos, un libro muy recomendable para los aficionados a lo curioso con algún tipo de rigor.

Aunque The Trivia Encyclopedia fue un éxito de ventas, alcanzaría mayor notoriedad en los años ochenta, al calor del nacimiento de otro monstruo de las trivialidades: el juego Trivial Pursuit.

El juego fue un sorprendente éxito mundial, llegando al punto de que no se daba abasto para fabricar copias al ritmo que exigía la demanda. Este juego de preguntas por temas es tan conocido que no creo que requiera mayor presentación. Sólo indicar que es uno de los pocos casos en que un gran grupo de amigos funda una empresa con capital propio ¡Y esta triunfa!

Se dice que el diseñador del tablero, el logoptipo y las fichas, llamado Michael Wurstlin, fue escogido por su perfil barato. Se le ofrecieron 1.000 dólares por el diseño y con tal de ahorrar, el artista decidió usar imágenes que estuvieran libres de derechos de autor: las extravagantes imágenes que decoran cada uno de las casillas.

Al final los creadores del juego hasta quisieron ahorrarse ese dinero y le ofrecieron un porcentaje sobre beneficios. A regañadientes el diseñador aceptaría la que fue una de las mejores decisiones de su vida.

Trivial Pursuit mostraba una constelación de preguntas más o menos sencillas. Pero eran tantas las preguntas que obviamente en algún momento tendrían que haber recurrido a libros. Muchos autores del libros y enciclopedias sospechaban que habían tomado preguntas y respuestas de sus textos. Les molestaba ver pasar un pastel tan gigantesco y no poder siquiera rascar las migajas. Sin embargo, The Trivia Encyclopedia tenía algo que a cualquier otro le faltaba: una prueba.

Francia capital París se ha podido tomar de cualquier enciclopedia geográfica. Pero el nombre de pila del famoso detective de ficción Columbo (Colombo en la versión castellana) figuraba como una de las preguntas del Trivial Pursuit.

Y el problema es que aunque el juego de mesa defendía como válida la respuesta «Philip», la realidad es que en ninguno de los episodios de la serie se menciona jamás su nombre, algo que el personaje se niega siempre a dar. Y en algún caso, hacia el final, se optó por la disuasoria respuesta de «Frank».

Philip desde luego no era su nombre de pila. Los autores de The Trivia Encyclopedia habían incluido este erróneo dato a propósito. Un cebo para capturar a amigos del copiar y pegar. En el que cayeron los creadores del juego.

La argucia de incluir datos falsos es tan antigua como la historia del propio hombre. Durante la Guerra de la Independencia Americana los propios americanos se encontraron en más de una situación delicada al descubrir graves inexactitudes en los mapas de su propio territorio. Y es que a propósito los británicos habían difundido esos mapas, guardándose para sí la verdadera cartografía.

Hoy en día suele usarse como medida de protección de copyright. Un par de calles falsas aquí, y el mapa que también las tenga, tiene que ser por fuerza copiado.

Cuenta la Wikipedia en su artículo sobre las calles trampa (trap streets, ¡vía Javimoya!) que una guía de carreteras de Atenas alerta en la portada a los amigos de la copia que su mapa tiene calles que no existen.

Incluso el aparentemente No Evil y libre mapa de Google Maps tiene una calle trampa: Kerbela Street en Shrewsbury, Inglaterra.

Estas trampas están ahí esperando al copiador incauto. Y el objetivo siempre es el mismo: una demanda multimillonaria. En Estados Unidos la jurisprudencia ya ha alertado que este tipo de juicios no se pueden ganar, pero esto no rige para otros países. Por ejemplo, la Automobile Association tuvo que pagar en el 2001 una multa de 20 millones de libras por copiar una de estas calles trampa.

Las argucias para detectar copyright están a la orden del día. A mi me gusta incluir algunas levedades ortográficas para asín dejar claro quién es el autor. Pero quien se está jugando su forma de vida, hace bien en pelear por lo que ha realizado con el sudor de su frente.

Igual que los mapas, existen invenciones en todo tipo de publicaciones: enciclopedias que enumeran datos equivocados (la Wikipedia es el mayor ejemplo que existe, está plagada de artículos trampa), diccionarios que se inventan términos para detectar a copiadores. También listados telefónicos. Incluso existe un caso curioso de una receta de cocina imposible: al mezclar limón con bicarbonato sódico se produce una sustancia efervescente que anularía hasta el mayor experimento de Ferrán Adriá.

Todo esto, aunque no sirva para meter a nadie en la cárcel, si es una buena forma de airear vergüenzas de otros. En el caso de presentación de este artículo, entre The Trivia Encyclopedia y Trivial Pursuit, aunque hubo un importante juicio, todo lo más que pudo demostrarse es que esa pregunta había sido copiada, pero al no ser más que una entre miles, la relevancia de cara a los derechos de autoría se esfumó, sin que consiguieran obtener ni un céntimo de compensación en el veredicto.

Fuentes: Siempre es digno mencionar que un artículo de Javi Moya sirvió como referencia para este artículo.
Vía: Mental Floss Blog.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

3 comentarios sobre “Philip Columbo”

  1. Un caso genial ocurrió en Wikipedia: alguien tuvo la idea de crear el artículo llamado Nihilartikel para referirse a los «artículos ficticios publicados en enciclopedias o libros, con el propósito de detectar copias, hacer bromas o confundir al lector».

    El detalle es que el término nihilartikel no existía antes de la creación del artículo en Wikipedia, con lo que el artículo era un nihilartikel en sí mismo.

  2. Me imagino a un fan de Colombo jugando al Trivial que le sale la preguntita, la acierta y se la dan por mala. Ese tío si debería demandar a los creadores, por joderle la timba.

  3. Levedades ortograficas… ahora comprendo xq no siempre ciertas palabras estaban igual (o quizas es una excusa barata), bueno que sepas que si es necesario desde el anonimato defenderemos la autoria de tus articulos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *