Pons Asinorum

Every schoolboy knows that the Pons Asinorum is not to be crossed except by two white donkeys led by a blind man. I don’t know why it is so, but that’s the rule as it was laid down by old Euclid. He was so full of knowledge, the old buzzard, that one day -I suppose purely to amuse himself – he built a bridge which no living mortal could ever cross. He called it the Pons Asinorum because he was the owner of a pair of beautiful white donkeys, and so attached was he to these donkeys that he would let nobody take possession of them. And so he conjured a dream in which he, the blind man, would one day lead the donkeys over the bridge and into the happy hunting grounds for donkeys.

Henry Miller. Trópico de Capricornio. Page 168 aprox.

Todo muchacho de escuela sabe que el Pons Asinorum no debe ser cruzado más que por dos burros blancos conducidos por un ciego. No sé por que sea así, pero es la regla dictada por el viejo Euclides. Era tanta la ciencia del viejo pajarraco, que un día – supongo que únicamente por divertirse – construyó un puente que que no podría cruzar nunca mortal alguno. Le dio el nombre de Pons Asinorum porque era dueño de un par de hermosos burros blancos, y les tenía tal cariño a esos burros que no permitiría que nadie se apoderara de ellos. Por eso conjuró un sueño en el que él, el ciego, llevaría un día los burros por el puente y pasaría a los felices cotos de caza de los burros.

Henry Miller. Trópico de Capricornio. Página 169 aprox.
Pons asinorum, del latín puente de los burros es una expresión culta que se refiere a una prueba elemental que demuestra, caso de no ser superada, la falta de habilidad en una materia. Los que no superen esa prueba se habrán quedado siendo unos burros. Los demás, habrán traspasado el puente.
Por ejemplo, el Pons asinorum de la música para piano puede ser el comienzo de la sonata Para Elisa, de Beethoven. El de la costura puede ser saber hacer un dobladillo o remetido. El del ajedrez puede ser el defenderse del mate pastor. En baloncesto quizás saber hacer una bandeja. Todas tareas muy elementales y que no demuestran una especial habilidad, pero que si no se conocen demuestran una total ineptitud.
El término fue forjado por Euclides, y aunque haya quien afirma que el Pons asinorum se refiere al teorema de Pitágoras, la realidad es que se refiere al teorema que afirma que, en un triángulo isósceles (aquel en que dos de los lados son de igual longitud) los ángulos de la base son iguales.

Lo que a primera vista parece elemental, tiene una prueba no tan trivial. De hecho, la prueba de Euclides era geométrica ( matemáticamente no tenía valor como prueba ) y hasta que se construyó una prueba analítica pasaron algunos siglos (sería Pappus en el siglo IV d.C).
Según cuentan, el ilustre alumno de Aristóteles, Alejandro Magno, fue incapaz de comprender dicho teorema, algo que exasperó a su profesor, lo que permitió que el sobrenombre dado por Euclides persistiera hasta la actualidad.
Desde luego, el Pons asinorum es la primera etapa para el que pretenda aprender una tarea. Si no es capaz de superarla, haría bien en no continuar. El médico que se desmaye al ver la sangre está a tiempo de matricularse en Pedagogía.
Para un escritor de un blog, el superar la decena de post o el mes escribiendo, seran quizás el paso del Pons asinorum.

2 comentarios en “Pons Asinorum”

  1. Y tu lo has superado cum laude (¿se escribe asi?)
    PD: Aprovecho para felicitarte por tu gran blog, al que sigo desde hace mucho tiempo.
    [Comentario zrubavel. ¡Muchas gracias! Lo has escrito bien, aunque no creo que lo merezca. Tienes el raro privilegio de haber publicado el primero comentario de la 2ª temporada del blog.]

  2. i have learned a lot today reading this page, im looking forward to tell all my friends about this page.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *