Salteado de patata

DSC_0457

Dicen que en sus inicios, los congelados fueron muy difíciles de introducir en el mercado. Las mujeres se negaban a usarlos. No porque tuvieran menos sabor o nutrientes, sino porque entonces ellas dejaban de tener un lugar tan importante en la cocina. Poco a poco fueron cediendo, hasta llegar al punto actual en que existen congelados tan extraños como el arroz precocido o la pasta – cualquiera con ideas madmaxistas debería dar de comer estos últimos a sus hijos, al menos una vez en la vida.

Los platos congelados fueron un invento de las grandes compañías que, como tantos otros, fueron copiados por las marcas blancas. Estrellas que siempre estarán ahí son las croquetas, los revueltos de gambas y los palitos de merluza – abominable producto desde el punto de vista nutricional, amparado en la simplificación “el pescado es sano”.

En España hay una interesante lucha por conseguir la mejor paella posible. La variedad de versiones para la paella fascinaría a un extranjero. Existen platos completos de paella, productos de “incluir arroz y listo”, otros que sólo congelan “los tropezones” (marisco, carne). Siempre con el afán de alcanzar una paella que, de ser servida en un restaurante, sería considerada bazofia. Al contrario que en las croquetas, donde se han logrado excelentes productos, a veces mejores que los caseros, en la paella estamos ante una lucha tan patética como nuestras representaciones en Eurovisión. El objetivo es no hacer el ridículo o no quedar de los últimos.

Mientras todo el mundo afilaba sus armas, LIDL, como siempre, iba a su aire. Ofrecía una paella en un formato extraño: paquete de un kilo u ochocientos gramos y que era, de largo, la que menos sabía a paella. Ahora bien, cualquiera que haya disfrutado algo parecido a comida asiática es capaz de apreciar platos de arroz más allá de la paella. La paella de LIDL era como si le das a comer un plato de paella a un chef chino y luego le pides que sea capaz de reproducirlo. Fracasará en la imitación pero triunfará en el resultado. Esa era la paella de LIDL: el mejor plato de todos, la peor paella por parecido.

En la época anterior a Twitter uno no podía alabar esos productos. Al fin y al cabo, los congelados van a estar siempre ahí. O no. Explicablemente e inexplicablemente, LIDL acabó retirando del mercado su fascinante paella meets Nasi Goreng. Al tratarse de un plato fallido, uno puede estar seguro de que ese crimen contra la humanidad nunca podrá ser reparado.

Pasaron muchos años. Y aunque esa afrenta nunca será borrada de mi memoria, y con un poco de suerte, tras este artículo, tampoco de la vuestra, apareció otro peso pesado en la escena de los congelados: el salteado de patata de Mercadona, que muestro en la foto del principio.

En este caso estamos ante un producto sencillísimo: trozos de patata en cuadrados, beicon, pimiento, tortilla, salchicha, guisantes. Es un plato pensado para los niños con átomos de color verde para que las madres se crean que tiene verdura. Deber ser sencillo de cocinar en casa, pero a pesar de su simplicidad, la proporción está muy lograda hasta el punto de atreverme a decir lo siguiente: el revuelto de patata de Mercadona es la Mona Lisa de los congelados. Es el único plato congelado que consumo habitualmente y es responsable en, por lo menos, un 25% de que compre habitualmente en ese supermercado. Aparte de que se prepara en casi nada de tiempo, para un soltero es una perfecta comida o cena de emergencia.

Siempre había pensado en el revuelto de patata como una reconciliación con el mundo tras el drama sufrido con la paella LIDL. Cuál sería mi sorpresa al ir a comprar un día cualquiera y encontrarme con que el estante donde aparece este producto estaba dividido en dos. Cada congelado tenía su espacio, menos éste que tenía que compartirlo con otro: mi historia de amor y hielo tiene los días contados.

Sé que los blogs son espacios para reivindicar la verdadera democracia, o contar biografías de personajes desconocidos, pero no puedo dejar de manifestaros mi drama personal. Es como si cierra tu restaurante favorito. Aparte del sufrimiento individual, me surge la duda. ¿Es mi gusto culinario tan malo como el que tengo con las mujeres? ¿Cómo es posible que la gente compre paquetes de dos kilos de pasta congelada y un revuelto de patata que está magistralmente cocinado caiga en el olvido?

Sirva este artículo como tributo a su memoria. Aprovecho para contaros mis productos de supermercado favoritos, esos que no venden en los otros y que son realmente buenos:

Mercadona: 50 toallitas limpiadoras de baños. Perfecto producto para limpiezas de emergencia o de zonas puntuales. Precio ridículo.

Corte Inglés: Chocolate negro 99% Excellence Lindt. La calidad del chocolate va en proporción a la cantidad de cacao del mismo. No puedes hacer un chocolate de alta proporción con cacao de baja calidad, el producto no sería comestible. Está demostrado cientifícamente que, al igual que el cacao es muy saludable, pierde gran parte de sus beneficios al mezclarse con leche, pasando a ser un producto nocivo. El azúcar, es el gran enemigo de la salud. Lindt tiene varios formatos, pero el 99% sólo lo venden, que yo sepa, en el Corte Inglés. He llegado a tener 6 tabletas en casa.
Corte Inglés: Twinings. Té verde Gunpowder. El té verde es una bebida que puede costar apreciar, pero se pueden notar grandes diferencias si se prueba uno que no sea de bolsas. Este té es ridículamente bueno para el precio que tiene, y lo venden en una lata que puedes usar por si compras té verde en otra parte. Yo lo he dejado de comprar porque estaba harto de acumular latas de té verde, pero por su excelente calidad-precio, tendré que volver a él una y otra vez.

Lidl: Aunque no he vuelto a encontrar sustituto de la paella, cualquier producto del batiburrillo que ofrecen semanalmente, si se corresponde con tus necesidades de consumo, es de una calidad-precio excepcional. Incluso la ropa, que siempre tiene un aspecto tosco, es mucho mejor de lo que parece.

Mercadona: Pescado fresco. Aunque los puristas de las zonas de costa desprecian el del supermercado, tiene una calidad bastante buena y los precios son ridículamente bajos. Aparte que si no te obsesionas con un pez concreto y te dejas llevar por las ofertas, puede ser un regalo. Conforme pasa el día van tirando los precios, hasta llegar a puntos obscenos. Un día estaba mirando otra cosa y se me acercó la pescadera regateándome a la baja el precio de las caballas – pez infravalorado donde los haya. El caso es que llegamos a un precio que me hizo comprar, pero aún así me ofreció otro aún más bajo si le compraba todas las que le quedaban (que serían unas ocho). Eso ya me pareció propio de un comercial a comisión en Trípoli.

Día: No está tan mal como en otra época, casi cualquier producto es bueno. Eso sí, mil ojos con la cadena de frío. Donde mejor se nota es en los jamones cocidos envasados. Es habitual ver paquetes que están rancios. Se ve que este producto es uno de los más delicados, excelente termómetro para medir la calidad de una cadena de supermercados.

Y para vosotros, ¿Cuáles son vuestros productos estrella?

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

14 comentarios en “Salteado de patata”

  1. El post, perfecto. No conocía este producto y, como soy cliente habitual de Mercadona lo compraré mañana mismo para solidarizarme con tu causa.

    Ahora bien, la última frase pidiendo comments es de la peor ralea posible de las internets, de community manager, vamos.

    Pero bueno, como te quiero, contestaré a tu solicitud en profundidad.

    1. Mercadona: Papel higiénico húmedo, viene en un paquete azul. Una vez pruebas esa historia no vuelves al papel normal.

    2. Mercadona: Queso de sandwich. Es tan amarillo que sospecho debe de tener unas 5000 calorías por loncha, pero es brutal. Gran compañero del jamón Campofrío ahumado, que creo que también venden sólo aquí.

    3. Mercadona: Patatas bravas “con sus salsas”, aún me flipa que unas patatas fritas de microondas puedan salir tan dignas.

    4. Mercadona: Helados. Todos son bastante awesome, ahora hay unos tipo Magnum pequeñitos con avellanas que son impresionantes.

    5. Supercor: Mermeladas variadas en tarrinas individuales Hero. Típica pijada en la que, con pagar algo más por gramo de producto, accedes a frescura diaria y cambio de sabor en cada desayuno. No he vuelto a tirar un tarro de mermelada de fresa a medias.

    6. Mercadona: Olivas rellenas de pimiento rojo y olivas rellenas jalapeño.

    7. Mercadona: Petit suisse de fresa y galleta, casi indistinguibles de los Danone.

    8. Mercadona: Tortillas para fajitas, se follan en sabor y precio a las Old el paso y similar.

    9. Mercadona: Mix de ibéricos. Por unos 6 euros viene una ración de jamón bastante decente y una de buen lomo, chorizo y salchichón.

    10. Mercadona: Mozarella. Producto ideal para llevarse al trabajo y hacer en ensalada con un tomate.

    11. Mercadona: Jabón de manos para niños. Huele a chicle de fresa, para tener en el fregadero y lavarse las manos después de cortar cebolla.

    12. Mercadona: Tarta de zanahoria de la nueva zona a granel. Lleva poco pero es bombástica.

    Sí, soy una maruja.

  2. Lo primero de todo, gracias por regalarme contenido indexable tan abundante.
    Lo segundo, el papel higiénico húmedo da para un post en si mismo, pero es algo que existe en todas las marcas. He probado incluso una inglesa, que era bastante cutre, pero aceptable.

  3. Normalmente los congelados del Mercadona son de una calidad más cercana a la pura bazofia que otra cosa: véase arroz tres delicias con marisco (sistema de bocas de mar y sal) o los salteados de verduras con gambas (suelta más agua que nada).

    Para mi los productos premium (para gente un poco pillada de la cabeza son);

    DIA%: gelatina sin azúcares añadidos. Tiene 14 calorías nada más y es el único postre que se puede comer estando de dieta.

    DIA%: pechuga de pavo embutida. Miles de veces mejor que la del Mercadona en sabor.

    Supersol: pan de molde integral. Es el más barato de cualquier sitio, el más grande, el que más dura y el mejor sin duda. Casi siempre está agotado.

  4. Probado ayer el salteado de patatas y es cierto que esos taquitos de patatas son cojonudos. Gran descubrimiento. Y tranquilizarle: en mi Mercadona habitual, el salteado era el único congelado que ocupaba un compartimento y medio (el resto sólo uno).

    Mi Santo Grial del Mercadona es la Fritada Hacendado (antes en lata, ahora en pequeño tetrabrick), que lo mismo le vale a uno para combinarla con pasta, que con carne o pescado. Muy socorrida y nula preparación.

    Pero en mi caso su producto más adictivo son los “Sticks de patata” (en la sección de patatas fritas, cheetos, etc). Cuenta la leyenda que aún no ha nacido el ser humano capaz de abrir un paquete y no terminárselo de una sentada.

  5. buen post. yo soy de supersol ahora hiperdido o dayly dino…en mercadona las toallitas infalibles para limpiar cualquier cosa (madre de dos niños)y los yogures de bebes, densos y de un litro a un precio fantástico.
    de hiperdino cada vez conocemos más, pero últimamente estamos comprando en congelados productos de cordero que “siempre” están de oferta, no nos hemos puesto malos, no nos sentimos peor ni nos ha crecido nada raro… y desde hamburguesitas, chuletitas y oros preparados que quedan muy ricos.
    y por lo que leo de comentarios… sí, somos unas marujas (y mi marido más que yo, que se aprende todos los precios)
    Y el pescado tienes razón, a precios irrisorios en estos supermercados, y muy fresco y bueno.
    buena compra.

  6. Interesante entrada.

    Guissona: la pasta fresca. Concretamente la de riccota y espinacas o la de setas. Tan apenas un euro la bolsa, y me parece un producto muy bien conseguido. Para mí están al nivel de los Rana o Buitoni, pero a un precio estupendo.

    Un saludo.

  7. Gracias por vuestras aportaciones y sobre todo a los que estáis aumentando el consumo de este producto, fomentando su no desaparición.

  8. Yo en el Mercadona compro unos cuantos productos que no tienen igual en relación calidad-precio con otros supermercados. No soy de comida precocinada, pero en productos base también tienen chollos.

    – Leche. Según estudio de la OCU la leche Hacendado le pega una paliza de escándalo a todas las demás. Sobre 46 analizadas es segunda en calidad y es también de las más baratas. Y no gana en calidad porque tiene menos Calcio que otras, lo que para mí es otra ventaja (piedras en el riñón). (http://www.elmundo.es/elmundosalud/documentos/2011/06/leche.html)

    – Aceite de oliva virgen exta. Otro estudio de la OCU le define como “compra maestra” (http://www.ocu.org/alimentacion/alimentos/informe/aceite-oliva)

    – Tarros de tomate frito Hacendado. Seguramente el mejor tomate frito que se puede comprar, quizá demasiado dulce, pero si te gusta así…

    – Yogur líquido Hacendado. Buenísimo. Antes tenían uno con mango excelso, desgraciadamente ya no lo venden.

    – Almejas. La calidad de los frescos de Meradona deja mucho que desear, también supongo que por eso el pescado está tan barato. Lo único que compro allí son las almejas, está la malla a 3.50€ 1/2Kg (o por ahí) que aún contando con que son japónicas salen buenísimas para ese precio. Las gallegas serán mucho mejores pero no me las puedo permitir siempre!

    – Mayonesa Musa. La mejor mayonesa en bote, no se encuentra en todos los supermercados y en el Mercadona han tenido la feliz idea de añadirla a su escasa lista de productos no-Hacendado.

    – Sandía y melón. Más que la calidad me parece un acierto que lo vendan en medios o incluso cuartos y rajas grandecitas de sandia. Viviendo solo es una putadilla tener que comprar una sandía entera. En otros supermercados ponen un par de medias sandías disponibles, nrmalmente las más pequeñas, en el Mercadonas tiene docenas para elegir y es mucho más fácil encontrar alguna buena viéndola ya partida.

    – Dejo para el final el tema de los helados. Son muy buenos, pero tengo desde hace un par de años un cabreo monumental con Mercadona. Antes comercializaban un helado de Tiramisú en tarrina de litro que simplemente era el mejor helado en tarrina que se podía comprar. Mejor incluso que los helados del 90% de las heladerías “artesanales”. Sólo lo vendían en verano y creo que simplemente era demasiado bueno para su gama más económica, así que se lo cargaron, cambiaron la receta (lo fabricaba Alacant) y lo convirtieron en un helado ya no vulgar sino descaradamente malo. Supongo que dentro de las estrategias de ventas de una empresa estas cosas se hacen. Un producto barato demasiado bueno reduce las ventas de las tarrinas de medio litro de gama más cara.

    Zrubavel! espero que te lleves algo por esto!! :D

  9. He comprado el salteado de patata. Por dos razones: una, curiosidad. La otra: hacerte el favor. Pero lo siento, una vez satisfecha la primera, no puedo seguir complaciéndote en la segunda (no he podido terminar la bolsa).
    ¡Estos chicos “amosdecasa” me sorprenden! Con lo fácil que es cocer unas patatas en un poco de agua, acompañarlas con alguna salsita y comer más rico y más sano. Menos mal que sois muy dispuestos para otras cosas…

  10. Gracias por el favor. Entiendo que pudiera no haberte gustado pero vamos a ver, unas patatas cocidas con salsa es una comida carcelaria.

  11. Gracias, con los helados experimenté algo parecido, de detectar alguno que está increíble y luego ver cómo desaparece del mercado sin explicación.

  12. Leyendo los comentarios, me doy cuenta de que soy de otro planeta: yo hago casero hasta el tomate frito.

    Pero claro, me gusta cocinar. Hay gente que paga una pasta por ir al gimnasio a desestresarse. A mí nada me relaja tanto como partir una cebolla, hacer un sofrito, desgrasar un caldo… Los días en que parece que la empresa (mía) se hunde, cuando llego a casa me encierro en la cocina.

    Y supongo que también influye el hecho de que tengo hijos que alimentar, y eso anima a enredar en los fogones. Cocinar para uno solo es un rollo.

  13. Yo soy bastante aficionado a probar cosas del LIDL que no se me ocurriría probar si me las encontrase en ningún otro lugar, porque he tenido bastantes sorpresas agradables. Todo empezó cuando vivía en Berlín y no tenía un duro…

    Aparte cada LIDL es distinto, ya no entre los de un país y otro, sino entre los de diferentes regiones. Aquí en Donosti hay uno adonde voy a comprar fruta, y otro a donde voy a por embutidos.

    Los lácteos (quesos, yogures) son de los mejores. También tienen muy buen embutido. Y en alemania solía recurrir a unas latas de lentejas preparadas que, si sacabas el chorizo perrero que les añadían, estaban bastante buenas.

    En lo que se refiere a congelado… yo siempre tiro de ésas pizzas de marca Ristorante. Socorridas, variadas, se hacen solas, tienen el tamaño perfecto para alimentar un animal de mi tamaño, y están aceptables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *