Superacion personal

Cuando se piensa en historias de superación personal, el ejemplo que primero viene a la cabeza es el de Lance Armstrong, el ciclista que superó un cáncer que podía haber resultado mortal para, poco después, ganar todos los Tours de Francia que se le pusieron a tiro.
Pero vamos a ver una historia de superación de verdad. Porque la de Armstrong, aunque épica, no deja de ser la historia de alguien que estaba bastante arriba en el momento en que algo se cruzó en su camino y luego, cuando esto desapareció, siguió en su línea ascendente.

I

Su madre murió de cáncer cuando ella tenía dos años de edad.
Con dieciséis años la violaron cuatro chicos tras un partido de fútbol. Ese mismo año la violaría también el tío del que era entonces su novio.
Con dieciocho años ingresó en una clínica para recuperarse de la anorexia y la adicción a la heroína. Entonces pesaba menos de 40 kilos.
En plena explosión de la burbuja tecnológica en el año 2000, fundó su empresa en Internet. Tres semanas después de su salida online la empresa ya estaba dando beneficios.
Supongo que con Google es fácil saber de quién hablo. Esto sí que es un ejemplo de superación personal.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

3 comentarios sobre “Superacion personal”

  1. Creo que el hecho de que la empresa diera beneficios es meramente anecdótico, lo acojonante del asunto y lo que lleva toda la parte de la superación es que esta persona fuera capaz de seguir respirando tras toda esa serie de putadas de primer orden.

  2. Comparto la opinión de Hugo. Parece que estamos en una época en la que que sólo cuentan los resultados. Personalmente prefiero otra interpretación de esa historia, y es que, citando a Gandhi: «Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa». A esto le añadiría algo de mi propia cosecha y diría: «un esfuerzo total en la dirección adecuada es una victoria completa».
    La chica esta que comentas podría haberse subido a uno de los tantos trenes de pensamiento que conducen a la perdición, por nombrar algunos: (1)se podría haber amilanado por su situación personal, (2) podría haber pensado que al haber sufrido una serie continua de desgracias eso era lo que le iba a esperar toda la vida, (3) o que ella lo causaba todo, (4) o quizá podría no haber visto ninguna salida.
    Lo loable es que no cayó en ninguna de las falacias que antes he comentado y que además se puso manos a la obra por cambiar su situación. El hecho de que consiguió es una consecuencia directa de una serie de elecciones acertadas. El que haya fundado una empresa y haya ganado dinero yo lo dejaría en un plano secundario.
    Para concluir, gracias por sacar a la luz esta historia de la que puede venir muy bien acordarse en momentos difíciles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *