De la imposibilidad de usar los numeros romanos para la numeracion de las paginas de un libro

Una pesadilla para los maquetadores de otra época eran las notas a pie de página. Dependiendo de dónde se ubique la nota, hay que reservar un espacio al final de la página para que quepa la nota, a ser posible completa y si no continuada en la página siguiente. El colmo de la maldad es cuando la nota llega justo al final de una página. En tal caso la única solución posible es escribir la explicación a la nota en la página siguiente.
Otra cosa muy moderna y actual es la indicación de «véase la página 104», escrito en la página 24. Como por ejemplo estar en un libro de recetas de pollo e indicar, al que quiera ver recetas de pavo que se vaya a tal página. Esto suele ser sencillo, pero puede dar pie a una situación sin salida.
Imaginad el siguiente libro: la página 45 trata sobre recetas de pollo. La página 99 sobre las recetas de pavo. Y que quiero avisar desde la sección de recetas de pollo sobre las recetas de pavo.
Pensad que si decimos «veáse la página 99», estamos usando un carácter menos que si decimos «veáse la página 100». Ese carácter menos puede parecer intrascendente, pero en los libros que tienen el texto formateado para no escribir guiones de separación entre las palabras – la mayoría, este blog es un ejemplo claro – esto puede hacer que al decir véase la página 100 saltemos de línea y sin embargo al decir véase la pagina 99 justo por un carácter no lo hagamos.
El salto de línea de decir véase página 100 puede provocar que justo también provoquemos un salto de página. El salto de página puede provocar que un capítulo que necesite una cara en blanco en las páginas pares acabe teniendo una página más. Entonces puede ocurrir que, según de lo que avisemos, el propio capítulo de las recetas de pavo acabe en la página 99 o puede que incluso más allá de la página 100.
Esto en principio no resulta ningún problema. Podría avisarse de que se trata de la página 101 y, como el número de caracteres no aumenta, acertaríamos.
Si pensamos hacia atrás, avisando desde la página 100 hacia la 45, no hay problema porque puede entenderse la página 45 como perteneciente al pasado, de ahí que la página 100 no pueda influir sobre dónde ni cómo esté la página 45.
Hemos visto que la referencia hacia delante no resulta problemática, pero por un pelo. La causa de ello es que hay una correlación entre el tamaño de un número y el número de caracteres que lo definen. El número 100 es mayor que el 99, pero también el 100 tiene un carácter más que el 99.
Sin embargo, esta correlación no se da entre las cifras en números romanos. El número XV es mayor que el número VIII pero tiene menos caracteres. Si en un libro las páginas se numeran conforme a la nomenclatura romana – algo que suele hacerse para los prólogos y prefacios de los libros – la situación anterior en el límite de la página 99 sería muy complicada e irresoluble. Decir «véase la página IC(99)» puede provocar el nefasto salto de línea y la cascada de terribles coincidencias, hasta desembocar en que la página acaba siendo en realidad la cien, mientras que decir «veáse la pagina C(100)» puede llevarnos a acabar en la página 99.
Es por ello que en los libros nunca deben darse las tres condiciones siguientes:
a) Páginas numeradas con números romanos.
b) Textos que evitan el uso de guiones para separar palabras incompletas.
c) Referencias entre páginas posteriores dentro de un mismo libro.
El caso de los números romanos no es único. También puede ocurrir si enumeramos las páginas con su nombre escrito (once tiene menos caracteres que siete, pero es más grande) o simplemente con cifras de diferente tamaño. 101 ocupa un poco menos de espacio que 100 dentro de una línea y esa insignificante diferencia de tamaño puede hacernos caer en la situación paradójico-irresoluble indicada para los números romanos.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

11 comentarios sobre “De la imposibilidad de usar los numeros romanos para la numeracion de las paginas de un libro”

  1. Y has olvidado algo:
    ¿porqué las prefacios e índices por tradición suelen estar en Números Romanos? Vamos, no es difícil, seguro ya lo sabes.
    Esperaré dos días a q la respondas. ya si no lo haces, lo haré yo :-)
    ¡saludos! (que esto es lo que hace interesantes a los blogs).

  2. Creo que la anotación IC no es correcta como 99, debería ser XCIX.
    En la anotación de la Wikipedia para numeración romana lo explican muy bien.
    Gracias por los buenos ratos que me haces pasar con tus artículos.
    [Comentario zrubavel: Gracias a ti Shevek por la aclaración.
    El tema de los números romanos no creo que lo trate – aunque hay muchas páginas que lo hacen de forma superficial – porque es demasiado amplio y mucho más complejo de lo que algunos creen.
    Sólo sé que no existe una regla definida para la numeración romana; la que ahora se cita corresponde a la actualidad donde todo tiene normas más estrictas. Eso es algo que choca con nuestra forma de pensar actual tan científica. Por mucho que nos hayan dicho en el colegio, antes se podía escribir tanto IV como IIII o se podía escribir tanto MM como II con una raya encima. Esto es algo que se cuenta mucho en las páginas que hablan de la curiosidad sobre por qué algunos relojes de pulsera escriben IIII en vez de IV, otra de las curiosidades que se repiten hasta dar pena.]

  3. hola como estan yo tengo un problema y es q kisiera saver como se es crive esta sifras en numeros romanos 17.553.954 esta sifra es de millones por favor estare agradecido si me ayudan grasias

  4. Yo he programado mi libro en Latex que sólo toma y cre los hipervínculos y los índices, y te aseguro que la «navegabilidad» no se pierde. Obviamente, lo hice con números romanos al Prólogo que me hicieron y a la Presentación del libro que hice. Eso sí, sólo veo en libros que tengo esta numeración en libros viejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *