Piraha

El estudio de la cultura de tribus perdidas a lo largo y ancho del planeta, además de para alimentar soporíferos documentales, tiene un fin último: descubrir qué es intrínseco al ser humano.
Todas las tribus con que los investigadores se han encontrado tienen ciertas cualidades comunes. Comen casi a diario. Beben agua. Tienen hijos y cuidan de ellos. Los miembros de la tribu se comunican entre sí. Conforme abandona uno lo trivial, se va dando cuenta de que algunas cosas que entendemos como humanas no tienen por qué serlo. Y eso es interesante.
Los distintos lenguajes desarrollados por el hombre, suelen tener ciertas características comunes, que fascinan a los lingüistas y aburren a los que no lo son. Una de ellas, es la recursión gramatical, o sea, el uso de frases relativas. Por ejemplo esta frase que estás leyendo es relativa. La palabra «que» indica que el resto de lo que se dice se refiere a lo antes dicho, y permite una enunciación de la información de forma secuencial.
Algo tan absurdo, sin embargo, es sujeto de estudio y discusiones profundas. ¿Es la recursión gramatical intrínseca al ser humano? Algunos peces gordos de la lingüística, así lo han afirmado, indicando que es una propiedad del lenguaje humano.
Este tipo de teorías no admiten discusión posible, hasta que te encuentras con una raza que tiene un lenguaje que no la cumple. En este caso, estamos ante la tribu Pirahã. La tribu Piraha vive en el Brasil amazónico, en las orillas del río Maici. Dicen que tan sólo quedan unos 200 de ellos.
Es quizás la tribu más extraña del mundo y han pasado especialmente a la fama porque no conocen las matemáticas.


Para ellos sólo hay tres posibles cantidades: uno, dos y muchos. Lo cual no deja de parecer una broma, pero es así. Investigadores que han tratado de enseñarles la numeración, al menos hasta el diez, han fracasado tras meses de arduo esfuerzo. Su educación ha sido tal que no consiguen asimilar el concepto de número de otro modo.
Incluso el concepto de uno es distinto al que tenemos nosotros. Para ellos «un» pez puede significar un pez, pero también pocos peces, o que un pez es pequeño.
Otra de las características extrañas de su lenguaje es el que no tengan términos propios para los colores. Su lenguaje es especialmente parco en términos. Para los parentescos apenas disponen de palabras. Una para referirse a hijo o hija y otra para las personas «de una generación mayor», que puede englobar a tíos, abuelos o padres.
El lenguaje es también el más simple que existe. Sólo disponen de diez letras, siete consonantes y tres vocales. Desconocen el lenguaje escrito.
Una frase en Piraha:
gaí sibaibiababáopiiá,
que significa «Allí el jaguar saltó sobre mi perro y el perro murió, ocurrió respetándolo.»
Según puede verse, el lenguaje es aglutinante: las palabras se forman pegando unos morfemas con otros, dando una impresión parecida al alemán y sus palabras infinitas.
Otro aspecto realmente sorprendente es la inexistencia de arte o cultura. No sólo no se expresan en formas artísticas, para ellos no existe el concepto de ficción. No existe tradición oral, la religión es mínima, creyendo en los malos espíritus.
También resulta curiosa su forma de afrontar la vida. Suelen ayunar voluntariamente, con idea de endurecerse. Casi no duermen, apenas siestas de unos 15 minutos, nunca más de dos horas al día. No suelen dormir por la noche.
Están orgullosos de su pueblo y se creen muy superiores a los demás. Por eso evitan el contacto con otras tribus y pueblos de Brasil.
Referencias:
Esta historia tan sorprendente la conocí a través de la sin par página de Damn Interesting. Gran parte de la información, en el artículo de la Wikipedia.
Sorprendentemente, el artículo de la Wikipedia en español, sobre el idioma Piraha es mucho más completo que el inglés.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

6 comentarios sobre “Piraha”

  1. Cada día me sorprenden más tus posts.
    Por cierto, en el feed no salen las entradas completas, por ejemplo este se quedaba en «…no conocen las matemáticas». El tema es que no hay nada (más que la intuición) que haga pensar que el post es más largo. Míralo a ver.
    [Comentario zrubavel: Pues si te digo la verdad llevo tiempo mirándolo y no sé cómo arreglarlo. De todas formas sólo tengo tres o cuatro lectores que usen feeds. Optaré por la solución chapucera.]

  2. «Una frase en Piraha:
    gaí sibaibiababáopiiá,
    que significa «Allí el jaguar saltó sobre mi perro y el perro murió, ocurrió respetándolo.»
    Cuesta mucho de entender/creer que ese conglomerado de letras quiera decir todo eso. Si quisieran decir lo mismo, pero en vez de un perro, un gato… que cambiaría? una letra?.
    No sé, me muestro excéptico. Aún así, me parece alucinante.
    [Comentario zrubavel: En el artículo que indico de la Wikipedia española exponen variaciones sobre esa frase en que se pueden notar los matices del lenguaje.
    Comparto tu escepticismo, probar todas esas cosas sobre el lenguaje requeriría años.
    La parte de la matemática sin embargo, es indudable y fácil de demostrar.]

  3. Fascinante, gracias. Me encantan este tipo de cosas. No deja de sorprender la diferencia entre unos seres humanos y otros.

  4. que increible es el saber me encanto entrar a esta pagina. hoy mas que antes tengo deseo de aprender todo lo que no se. mas que nunca estoy leyendo libros mas que nunca antes y agradesco el gusto por la lectura y gracias a ti que me enenas cosas nuevas tu pagina en muy interesante

  5. Quiero saber si:
    Partiendo de la contruccion del lenguaje de esta tribú estaria por sentado que la moral es una contrucción o mas bien se estructura en l lenguaje?
    gracias.

  6. Es claro que la moral se estructura en el lenguaje… digamos que el lenguaje es la puerta de la casa… si no entro no la veo por dentro, solo la veo por fuera. Es una gran inquietud. A mi me llama la atencion mas ver que las matematicas tambien parecen ser una construccion pues la base, el fundamento de las matematicas son los numeros… que pasaria si no se enseña esta base… lo mismo que pasaria si no enseña cualquier verdad… que viva el conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *