Teoría del rebajón

En mi página indiqué hace algunos meses pisos que, por sus características, me parecían sobrevalorados de forma enfermiza. Algunos de ellos no han sido vendidos y su posterior seguimiento me ha dado una idea de la forma de pensar del vendedor y de su actitud ante la necesaria rebaja.
Normalmente se deja el precio por lo menos un par de meses. Si se ve que no llama nadie, lo primero que se piensa es que el portal o el periódico no funciona y es por eso por lo que no llama gente.
En este momento, algunos cometen el error de dar el piso a una inmobiliaria. Además de dificultar sus posibilidades de venta, dado que la inmobiliaria hará que el precio suba algunos millones más, pierden el control sobre las decisiones de precio. Incluso pueden observar como la inmobiliaria se limita a utilizar los medios que él ha desechado ( prensa, internet ) amén de incluir el anuncio en la fachada de la tienda, reclamo a todas luces insuficiente.
El que continua en su propósito de venta, acaba cediendo a las circunstancias y opta por una rebaja insignificante – quizás 3.000 euros ante un precio de venta de más de 400.000, o sea, menos de un 1%. Si esta rebaja no funciona, a veces rebaja otros 3.000 euros, pero no mucho más.
Puedes ver cómo pisos que llevan en venta más de seis meses apenas han bajado su precio un 2-3%, eso les está sacando del mercado de sin que se den cuenta ya que la probabilidad de vender es en realidad menor que hace tiempo, aún a un precio superior, por el manifiesto enfriamiento del mercado.


Hay una categoría más absurda: son aquellos vendedores que, tras rebajar, ven un informe que les dice que la vivienda ha subido un 5% en su barrio y que, sin pensar en la anterior rebaja, deciden subirle el precio al piso ese 5%.
Hay mucho ego en la venta de una vivienda. Cuesta mucho reconocer que algo vale menos de lo que se piensa. Cuesta rebajar, cuesta que el vecino la haya vendido más cara.
Otros se limitan a decir que «pusieron un precio muy alto» y luego lo bajaron a uno más razonable. Estos mismos son los que compraron por 6 o 7 millones de pesetas y ahora se jactan de haber vendido por 40. Sin embargo, ellos mismos saben que «oficialmente» su piso valía 50 millones, y que por eso pusieron ese precio inicial. Sin embargo, las cosas no han ido del todo bien y por eso ha habido que realizar la rebaja.
Los pisos de mayor formato tienen rebajas más pronunciadas. Por un lado, porque los porcentajes son menores, por otro porque hay más necesidad. A veces el dueño se ve en la necesidad de escriturar una vivienda con la que tan solo pretendía especular. Un piso de 700.000 euros puede tener bajadas sucesivas de 30.000 euros hasta alcanzar un precio por el que se encuentren compradores. El valor de 700.000 euros pudo haberse puesto al azar, pero más probablemente se habrán usado parámetros conocidos como el precio de venta del vecino, la subida del precio de la vivienda según TINSA o el IPC de los alquileres.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

Un comentario sobre “Teoría del rebajón”

  1. Hola zrubavel,
    Sigo tu blog hace tiempo y los articulos sobre el tema de la vivienda me parecen especialmente acertados. Hoy me he topado con un enlace que puede parecerte interesante Subida de las hipotecas. Es evidente que las cosas van a empezar a ponerse dificiles para los miles de «hipotecados de por vida» que hay en el pais.
    Saludos
    [Comentario zrubavel: Gracias Iolus, la subida que indicas de los tipos es una más dentro de una secuencia que va a llevar a muchos a dejar todos los vicios ( móvil, cine, adsl, comer fuera ) y poco a poco desplazará algunos placeres ( el choped reemplazará al jamón, el aceite de girasol al de oliva, el refresco marca dia% a la coca-cola ).
    La situación es como una corrida de toros. Primero se les cansa ( subida de tipos ) luego se les pone las banderillas ( más subidas de tipos ) y a algunos les entrarán a matar ( paro ). Será entonces cuando el drama alcance toda su dimensión. ]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *