Coincidencias

I
Un sábado por la mañana, escuchando la radio, pusieron un tema que me gustó mucho. Me costaría ubicarlo dentro de una categoría musical, tal vez, y por no pillarme mucho los dedos, debería indicar que estaba a mitad de camino entre la New Age y el Chill Out. Lástima que fuera uno de estos programas de relleno en que terminan una y ponen otra, sin decir la pieza que es.

Tuvo que pasar por lo menos un par de meses. Mientras me visto, oigo la radio, es la misma emisora. La misma canción. Ahora no me gusta, me parece excelente, quiero saber qué es. Quizás fue la misma cinta grabada, volví a quedarme con la intriga de saber el autor y la obra.

Un amigo me había grabado un disco con música variada. Había escuchado alguno de los discos, pero en general, no me gustaba el estilo. Sin embargo, cuando alguien me recomienda algo suelo darle un margen amplio de confianza, porque lo que a alguien le marca quizás no me guste tanto, pero en cualquier caso puede que sea bueno. Entre esas canciones estaba una versión de la que oí en la radio aquellas dos veces: Squarepusher es el autor. Drum n Bass 2000Coopers World Drum n Bass 2000 la canción.

Dicen que Squarepusher es un tipo difícil. Capaz de lo mejor y lo peor, todas sus piezas suelen ser muy diferentes entre sí, es fácil que oigas tres canciones suyas y creas que es un fracasado o que tengas suerte y lo encumbres como semidiós. Yo pasé por ambas etapas, pero sin darme cuenta.


II
Hará por lo menos diez años que grabé en una cinta de audio, de la radio, una pieza musical. Qué tiempos aquellos. Te pasabas un par de horas oyendo un programa que te gustaba y, en mi caso, a veces con la grabadora preparada. Era música nueva, había que grabar y esperar que te gustara, si no había que borrar los trozos desafortunados. En aquella época grabé Meetings Along The Edge, del disco conjunto de Ravi Shankar y Philip Glass.

En esta caso hubo un encuentro muy peculiar. No sabía que música era, pero con el paso del tiempo y conforme mi cultura musical iba mejorando, llegué a la conclusión de que, por la constelación de instrumentos y el ritmo, aquello debía ser algo de Ravi Shankar. Sin embargo, una parte de mí me decía que podía ser Philip Glass, por un lado porque sabía que el locutor era un enamorado de su música, que ponía a menudo, por otro porque sí, porque sonaba un poco como su música.

Pasó el tiempo y me enteré que estos dos músicos habían colaborado frecuentemente, entonces llegué a la conclusión de que debía ser algo hecho entre los dos. Gracias al emule pude conseguir el disco que tienen juntos ( Passages ) y, por fin, darle un nombre a la pieza.

III
Habla el insuperable Ernesto Sábato en la obra maestra que es su novela Sobre héroes y tumbas de los encuentros con personas conocidas en situaciones, a veces inverosímiles. Por ejemplo, dice, puedes encontrarte a un conocido de Buenos Aires en París, o en Roma, en el lapso de una semana, y aquello no tiene nada de sorprendente.

Así, explica, si viajas a París, la capital cultural de Europa, no es tan inverosímil que algunos de tus conocidos lo hagan en fechas más o menos similares. Y si estás en París, visitarás lugares más o menos interesantes para cualquier argentino. Y si te gusta el arte irás al Louvre y si a tu amigo le ocurre algo parecido, no es imposible que coincidáis allí. Y que aprovechando el viaje a París uno recale en otras ciudades europeas – Londres, Roma y Berlín son serias candidatas.

Los casos que antes en narrado son una muestra, musical, del ejemplo de los encuentros. El que me gustara un tipo de música me ha llevado a que una y otra vez halla estado cerca de esas piezas, de una u otra forma. He estado atento, he comparado con otras músicas, pero al final, he sido como un bonaerense que va una y otra vez al museo del Louvre, que repite visitas a París y Roma. Finalmente, tropecé con Squarepusher en París. Con Philip Glass y Ravi Shankar lo hice en Roma.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

Un comentario en “Coincidencias”

  1. Hola
    Me has dejado intrigado con el tema de Squarepusher, tengo casi todos sus discos y no me suena de nada ese título.
    Google mediante parece que eso es parte del nombre de una recopilación en la que hay un tema suyo (en un foro alguien preguntaba por ello también). Te dejo el link a la recopilación: http://www.discogs.com/release/264955 (Te pondría también el del post del foro, pero es un poco largo).
    Por si interesa, el tema de marras (Coopers World) está en el CD Hard Normal Daddy, aunque igual no es el mismo que oiste tú, por que ese no encaja ni con new age ni con chill out, tal vez tu amigo no te puso bien los títulos en ese disco…
    Cierto que Squarepusher tiene momentos difíciles, pero por lo general es de encumbramiento.
    Hasta otra.
    [Comentario zrubavel: muchas gracias por la información que das.
    Efectivamente, el disco que tengo es el recopilatorio y, buscando información, me costó con dar la reseña de esa pieza. Desde luego, la categoría musical es incierta ( ¿eléctrónica, quizás? ). Es un músico muy original, y tiene algunas otras piezas, también de ese recopilatorio, que son auténticamente desquiciantes. Me gustan los compositores que empiezan con un tema y lo explotan hasta lo desquiciante, Squarepusher es uno de ellos. Yo creo que como en cualquier tarea creativa, se quedará con la sensación de “a ver si he hecho un gilipollez”. Tomo nota y me “compraré” algún disco suyo más.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *