Contaminame

No creo que haga falta tener dos dedos de frente para darse cuenta de que ya no se va a volver a hablar de medio ambiente, contaminación, ecología o naturaleza en términos sensatos.
El discurso de peludos ecologistas, antisistemas, inadaptados ahora es adoptado por iletrados políticos, soplagaitas y defensores del bien común.
Los anteriores defensores de la Naturaleza tenían sus motivos, sus estudios, sus justificaciones para luchar por una causa. Ahora que está en boca de todos sólo un objetivo posible: el engaño a gran escala.
Como persona tienes la responsabilidad de adoptar un punto de vista coherente con tus principios. En este caso me he visto obligado, de golpe y porrazo, a abandonar la Naturaleza a su suerte. Me pasé al lado de los que no clasifican la basura, de los que usan bombillas de alto consumo, de los que planean comprarse un todoterreno. A pesar de ello prefiero sentirme un cerdo consumista antes que un monigote manipulado por políticos de segunda división.


¿En qué se traducirá la preocupación por el calentamiento global y todas esas fuentes de terror?
En más impuestos. Los coches que contaminen más pagarán más impuestos. Bueno, el coche no pagará impuestos sino quien lo compre. Los coches que contaminen menos no pagarán menos impuestos. Aunque ahora nos prometan una bajada pírrica para algunos modelos de coche más benévolos con la naturaleza.
Se abrirá la manga ancha para subir los recibos de la luz. Porque al fin y al cabo es la mayor fuente de contaminación. Eso sí, el que tenga un molino en el tejado de su casa pagará menos. O sea nadie. U osea cuatro gatos.
Se abrirá la veda para las ecotasas. Nuevos impuestos, nuevos ingresos. Impuestos por no hacer nada. Beneficio puro.
La gasolina podrá tener más impuestos. Pues para evitar el calentamiento global. Por el bien de todos.
Los fondos sociales desaparecerán. O menguarán. Mira que me gusta poco que se le de dinero a los pobretones, pero es algo que hay que hacer. Sin embargo ahora las actuaciones sociales no serán hacia personas concretas, con bocas que alimentar sino «hacia la madre Naturaleza». Se enviará el 0,7% del dinero recaudado de vuelta a la Tierra.
Menos becas, menos ayudas de comedor, menos ayudas para guardería (aunque fuera para inmigrantes). Más dineros virtuales a la Tierra. Lo bueno de la Tierra es que se queja poco. Si dices que te has gastado 3.000 millones de euros en becas y nadie conoce a ningún becado suena mal. Si dices que se lo has dado la Tierra, que se queje si se atreve.
Las supuestas ayudas «a la Naturaleza» se pueden convertir en subvenciones encubiertas a empresas que estén forradas. Por ejemplo pagándoles más si reducen sus niveles de contaminación, o haciendo más «chorradas de reciclaje» que son esas acciones consistentes en tomar un producto (por ejemplo un cartón) y tras un proceso costosísimo (económicamente, ecológicamente) obtener un producto «reciclado» (ir con camiones que pesan millones de toneladas, hasta los topes de gasolina a recoger esos cartones. Llevarlos a procesar a 300 kilómetros de donde se han recogido. Procesarlos, traerlos de vuelta otros 300 kilómetros, esta vez en varias furgonetas de esas que no pasan la ITV).
La Naturaleza ocupará el segundo comodín político tras el terrorismo. Detenciones ilegales «pero por defendernos del terrorismo», hablar todo el día del terrorismo y que luego mueran cientos de personas de navajazos de delincuentes comunes. Tenemos miedo a un atentado de grandes dimensiones y luego casi toda la policía tiene que trabajar de guarda de seguridad cuidando de los políticos y sus familiares por nuestra seguridad.
Con la Naturaleza se hará lo mismo: expropio tu terreno para salvar la Naturaleza. Hago una carretera para evitar que se contamine. Parques eólicos por todas partes, aunque no sean rentables. Hago un AVE porque es ecológico. No hago Metro porque no es ecológico. El coche de policía no va a tu barrio para contaminar menos.
Los temas de interés: empleo, vivienda, seguridad ciudadana, pasarán a un segundo plano. «¿Señores, vamos a hablar de cuatro paredes hoy que está el futuro de nuestro planeta en juego?», «¿Qué es más grave que te roben en tu casa tres veces en semana o que la Tierra sufra?», «Sube el paro sí, pero también los niveles de CO2 y eso sí que es preocupante».
No necesito ver todo esto. Ya he visto bastante y aunque me alegraría si estuviera equivocado, por el momento ya he ido unificando el cubo de la basura. Lo tiro todo junto. Las bombillas las dejo encendidas toda la noche. Compro productos que tengan mucha caja y plásticos y espumillón. Uso la calefacción aunque no haga calor. Me baño aunque esté limpio. Prefiero ser un hijo de puta antes que un perfecto idiota. Estáis a tiempo, dentro de algún tiempo os sentiréis mal por haber participado en el circo de los políticos. Y para colmo de males, lo del calentamiento global, como decía el cuñado de Rajoy, seguramente será una enorme mentira. (Link de lectura obligatoria).

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

5 comentarios sobre “Contaminame”

  1. A mi el calentamiento global también me la trae al pairo, al fin y al cabo la mayor parte de la humanidad son unos mamerzos. Que se fastidien si les viene un ciclón o si mosquitos portadores de malaria encuentran nuevos climas favorables
    PERO me fastidia muchísimo tragarme la mierda que sueltan los coches, y estoy a favor de un impuesto por contaminar que limite sus emisiones. Ojo, sus emisiones, que el impuesto de circulación es un impuesto «barra libre» poco eficiente: un coche «ecológico» haciendo 100.000 km al año me jode mucho más que el Hummer aparcado en el garaje, pero pagará una tasa menor.
    (Supongo que sabes que los impuestos pueden tener fines recaudatorios, pero también sirven para regular el uso de un bien común -como la calidad del aire-.)
    (Y que no es lo mismo ecología que ecolatría.)

  2. Yo tengo mi solución particular al problema (no creo que tardemos en llegar mucho a ella cuando el clima se vuelva loco).
    Como nadie va a hacer lo que le toca para parar el cambio climático, pues la solución es el bastón. Ecotasa a cal y canto. Impuestos por las nubes. Si estuviese en el poder pondría el litro de gasolina a 3€ y la tonelada de CO2 emitida a 3000€. Entrar en el centro de cualquier núcleo urbano con motor de explosión costaría 10€ y no clasificar la basura supondría multas astronómicas.
    En dos meses las bicicletas y los coches eléctricos ya estarían pululando por las calles y se podría respirar.
    Lo recaudado para la policía, presupuesto ilimitado para echar a reincidentes (incluidos los españoles).
    Tenemos pánico a las soluciones radicales pero es lo único que nos queda, para seguir viviendo en la Tierra y que no nos maten para robarnos la cartera.

  3. Acabo de ver el artículo que linkas, y el que él linka, y la mitad del vídeo que hay en los comentarios del primero… y acabas de tirar todos mis esquemas. Sabía que había mucha especulación, pero no hasta estos extremos. Hoy va a ser una dura noche. Gracias.

  4. Acabo de ver el artículo que linkas, y el que él linka, y la mitad del vídeo que hay en los comentarios del primero… y acabas de tirar todos mis esquemas. Sabía que había mucha especulación, pero no hasta estos extremos. Hoy va a ser una dura noche. Gracias.

  5. A riesgo de parecer un cabroncete (por lo del rollo liberal), en mi vida no hago nada si no veo un beneficio directo o indirecto en mi, en mi familia o en mis amigos.
    NO RECICLO (escepto el aceite usado), lo haria si el vidrio/papel/aluminio… me fuera mas barato por tener origen reciclado.
    Uso el transporte publico, pero es porque me sale mas barato, si sube el precio del transporte publico, volvere a coger el coche.
    Creo firmemente que lo del cambio climatico es la tapadera «politica» para la crisis energetica que se viene encima, y francamente… que cada palo aguante su vela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *