El crucero con Pelé

Si hace dos años resalté las vacaciones de contraste, que combinaba Nueva York y Punta Cana, que duda cabe que las mejores vacaciones posibles para este año son el Pele’s Cruise (el crucero de Pelé).

Me encontré la publicidad en el periódico impreso de El País. Me pareció un producto realmente inusual: se trata de un crucero por el mediterráneo, de toda la vida, sólo que las actividades en el barco giran en torno a Brasil y la figura del futbolista.

A mi me parece que es un producto que no tiene ni pies ni cabeza. Cada detalle en el programa es digno de ser reseñado.

Actividades:

  • Show del grupo de Pagode SERENO (música típica brasileña).
  • Carnaval con Escuela de samba con sus mulatas.
  • CENA DE GALA del Comandante.
  • COCKTAIL de bienvenida con PELÉ
  • COMIDA TÍPICA BRASILEÑA.
  • BATIDAS (cócteles típicos brasileños) y CAIPIRIÑAS.
  • MUSICA BRASILEÑA EN TODOS LOS AMBIENTES.
  • “DISCK-JOCKEY” brasileño.
  • SESIÓN DE FOTOGRAFIAS CON PELÉ

Lo de las mulatas por si no quedaba claro que este es un producto 100% para hombres (los cruceros siempre han llamado más a las mujeres por creer que es algo de lujo o estiloso).

El cocktail de bienvenida con PELÉ es simplemente que están en un sitio comiendo canapés manidos y Pelé está ahí en alguna parte. A ver, que no es el Dalai Lama, fue un enorme futbolista pero estar cerca de él no es algo que nos trasmita vibraciones o nos la ponga dura, es un hombre viejo que estará ahí rodeado de gente y siempre sonriente.

peles-cruise

Poner como actividad “Batidas” y “Caipiriñas” es de traca. En un crucero el bebercio se sobreentiende.

Música brasileña en todos los ambientes, luego es lógico que el disc-jockey sea brasileño. Ahora bien, hay documentados casos de personas que se han suicidado ante la sobreexposición a la música brasileña.

Hacerse una foto con Pelé como actividad. Bussiness en estado puro.

La letra pequeña del crucero, por lo que he podido ver:

El producto se presentó a bombo y platillo a finales del año pasado, como algo necesario y un lujo difícil de conseguir puesto que Pelé es una estrella que tiene una agenda muy apretada. Algo me dice que no se ha vendido tan bien como esperaban.

La información sobre el crucero está en diversos idiomas, el título es inglés, algo me dice que va a ser un crucero multicultural. Y esto puede estar bien pero para el público al que va dirigido este producto va a ser una desventaja:

  • Comida multicultural, o lo que es lo mismo, nunca llueve a gusto de todos.
  • Camareros y personal que habla algunos idiomas, no necesariamente el tuyo.
  • Al haber muchas actividades oficiales todo se dirá en varios idiomas, lo que es un verdadero tostón a la larga.

Casi ni se menciona el hecho de que también hay un crucero en el Pele’s Cruise. Se recorren las ciudades de siempre: Venecia, Bari, Katakolon, Mykonos, Rodas, Dubrovnik. Hay un día entero en que no se pisa tierra. Me parece un tostón infernal.

Los periódicos, como siempre, a lo suyo, hablan de este crucero como “un producto que sorprende por lo novedoso“.

Pero bueno, que no todo sea crítica. Publicidad gratuita:

Precio: No dan el dato en la página. Pero aquí dicen que a partir de 1.500€.
Página oficial del Pele’s Cruise.

Disclaimer: No poseo una modesta participación en Pele’s Cruise ni nada que se le parezca.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

4 comentarios en “El crucero con Pelé”

  1. Conociendo la fama que tiene Pele de entrarle a lo primero que se le cruce yo no me embarco con el mismo ni bajo los efectos de una sobredósis de heroína.

  2. Teniendo en cuenta que este señor se dedicaba a anunciar Viagra y MasterCards, que son los dos temas estrella del spam y el phising lo del crucero ya no me resulta tan sorprendente.

  3. Algún día no muy lejano pienso mandarlo todo al carajo y tomarme un año sabático (de hecho, mi ambición es tomarme varios, uno dedicado a recorrer cada continente).

    Y entre los trabajillos temporales que pueda hacer a salto de mata, para mantenerme, tengo dos que quiero cumplir:

    – De pinche de cocina en un restaurante.

    – De tripulación en un crucero.

    Esto último no me preguntes por qué, pero me tienta mucho. Creo que sería antropológicamente interesante observar la fauna que se mueve en un crucero…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *