El cuadro más caro del mundo

Hoy en día, Picasso es el autor del cuadro más caro que se haya vendido jamás. Tan original artista superó la friolera de los 100 millones de dólares en 2004 con su cuadro Garçon a la pipe, vendido en Sotheby’s por 104,1 millones de dólares.

Hay que indicar sin embargo que eso no significa que Garçon a la pipe pueda ser considerado como el cuadro más valioso de todo el planeta. Es imposible cuantificar las obras de arte de esa manera. Una gran cantidad de las más conocidas obras clásicas pertenecen a países y museos y nunca han sido puestas a la venta. La Mona Lisa de Leonardo da Vinci se aseguró por 100 millones de dólares en 1962. Pero si se subastara hoy en día superaría cómodamente los 500 millones de dólares. Porque casi todas las obras de da Vinci son guardadas con celo por museos y países, su nombre ni siquiera aparece en el top ten de las obras más caras jamás vendidas.

Por tan juiciosas palabras, puede decirse que la lista de los cuadros más caros jamás vendidos que presenta la Wikipedia sólo puede servir para indicarnos eso: transacciones de récord realizadas sobre cuadros. Pero decir que por ello esos autores son los más valorados o mejor considerados es una soberana equivocación.
Los puestos de honor de la lista son los siguientes:

  • $140 No. 5, 1948 , Jackson Pollock
  • $137.5 Woman III, Willem de Kooning
  • $135 Portrait of Adele Bloch-Bauer I, Gustav Klimt
  • $82.5 Portrait of Dr. Gachet, Vincent van Gogh
  • $78.1 Bal au moulin de la Galette, Montmartre, Pierre-Auguste Renoir
  • $104.2 Garçon à la pipe, Pablo Picasso

Esta lista que aparentemente no está ordenada, se actualiza con la inflación. El cuadro de Van Gogh se vendió en 1990, si actualizamos esas cantidades su precio sería superior al de Picasso. Actualizar precios de cuadros con la inflación, que se mide por el precio de la gasolina, la carne de pollo y el tomate, es completamente absurdo.
Sin caer en el debate vacío de si el cuadro más valorado del mundo sería un Velazquez, un Picasso, un Van Gogh o un Da Vinci, sí que se puede tratar de localizar la transacción más importante, usando criterios racionales.
En los años noventa el mercado del arte estaba en pleno boom. Es lógico que se pagaran precios que ahora, tal vez, hubiera que ponderar a la baja caso de querer vender los cuadros de nuevo.
Uno de los cuadros más caros de la historia, totalmente alejado de estas listas de ventas, es la Venus con un espejo, de Tiziano.
venus-con-espejo.jpg

Quizás una de las obras favoritas del autor, este cuadro permaneció en el estudio de Tiziano hasta su muerte y ha inspirado numerosas copias y variaciones. Debido a la calidad superior de la obra, esta es la única versión que es universalmente reconocida como realizada completamente por la mano de Tiziano.

Hay que notar que entre las versiones arriba sugeridas se encuentra un famoso cuadro de Velázquez. Tiziano, como muchos otros autores de renombre, sólo realizaban la parte principal del cuadro, dejando el trabajo sucio de relleno a otros pintores que trabajaban en su estudio. Según defienden arriba, en este cuadro hasta la última mota de color es de la mano de Tiziano.
El origen del cuadro, es muy interesante:

  1. Primero, el propio Tiziano (1485-1576)
  2. Lo hereda su hijo, Pomponio Vecellio, quien lo vende en 1581, junto con la casa del artista, a
  3. Cristoforo Barbarigo.
  4. Lo hereda su hijo, Andrea Barbarigo.
  5. Permanece en la familia Barbarigo durante casi doscientos años.
  6. Vendido en 1850 al Zar Nicolás I de Rusia, que muere en 1855.
  7. Pasa a los fondos del Museo Hermitage, en San Petesburgo.
  8. Comprado en abril de 1931 por Andrew W. Mellon, que lo cedió a la National Gallery of Art de Washington.

La compra de Andrew W. Mellon del cuadro de Tiziano se realizó en plena crisis del 29. Andrew W. Mellon era un financiero que aunque nadaba en dinero estaba tratando de sobrevivir a la tormenta. Sólo por la situación económica de aquel entonces puede entenderse que el Hermitage se planteara desprenderse de una obra tan importante. Y que Mellon pagara la friolera de 12 millones de dólares por el cuadro.
Andrew W. Mellon lo compró en su afán por atraer arte de primerísima categoría a los Estados Unidos. Su objetivo, logrado con creces, era el formar una galería que no tuviera nada que envidiar a las europeas. Un verdadero filántropo, por cuanto no quería la galería para sí sino para su país.
Puede que este no sea el cuadro más caro del mundo pero si hoy se subastaran los 10 cuadros más caros de la lista de la Wikipedia y la Venus con un espejo, casi con toda seguridad, esta se vendería mucho más cara que el resto.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

4 comentarios sobre “El cuadro más caro del mundo”

  1. solo el necio confunde valor y precio frase atribuida a… Quevedo? Cervantes? Chikiliquatre?
    Lo cierto es que solo se puede hablar de precio dentro de un mercado, y para que haya mercado deben haber transacciones. Si no hay transacciones sobre esos bienes es que estan «fuera de mercado» y no cuentan para fijar el precio, claro que por otro lado las cosas no estan en venta hasta que se pone el suficiente dinero en la mesa.
    Gran post, y el previo mejor (excepto por el asin final)
    [Comentario zrubavel: Muchas gracias.]

  2. Como el invercionista o el comprador pueda recuperar con el tiempo el dinero empleado en el cuadro sin venderlo a mas precio a tercera persona o subastarlo, es increible queridos amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *