Faltas de ortografía

Como todo hijo de vecino, cometo faltas de ortografía y me alegro de los que las indican, lo ideal es que el texto quede decente y sin errores. Intento dar el mismo tratamiento a los comentaristas, pues ellos no tienen la opción de corregir errores al introducir una letra o por tener un teclado sin acentos.

Corregirlo me cuesta bien poco, cuando me doy cuenta de ello. Si un texto está lleno de faltas hay que respetarlo pues expresa en parte la identidad del autor.

Sin embargo no entiendo por qué esa innecesaria forma de perpetuar el texto inicial de un blog. Si había un error y te lo indican se corrige. Punto, no hay que poner un texto tachado y luego el texto correcto, eso me parece una tontería y al final el resultado es casi peor que el original. Peor aún cuando se mantienen los textos como si ya no se pudieran tocar o como si la expresión del momento incluyera esos errores como parte del mensaje.

La norma es no tocar los textos una vez publicados. Se llega a absurdos como este encuentro digital en El País con Muñoz Molina.

Ahí se hace una especie de entrevista online sobre la marcha y el escritor va tecleando la respuesta. Pues bien, se queda eso tal cual, sin que nadie luego corrija errores evidentes (palabras que se quedan pegadas, letras repetidas). Es decir, traen al escritor como forma de promoción y de rellenar contenidos pero luego en cierto modo lo dejan en ridículo pues muchos dirán «No beas con el escritor que no beas la de faltas de ortografía que escribe el tío».

Creo que esto de las faltas ya lo he dicho antes, pero me reitero, que lo bueno de Internet es que se puede modificar y dejar mejor que antes. Y lo que es ya la repera es cuando te equivocas en una opinión y los comentarios te hacen incluso cambiar lo que pensabas.

Aprovecho para indicar que aunque el corrector de texto del Firefox es muy útil es un producto de calidad bastante mala. Si Microsoft lanzara su Word con un corrector así sería la risión de Internet. Pero como es gratis, para adelante con él.

Teniendo en cuenta que el corrector de Word en su versión del año 2000 era ya muy superior al corrector de Firefox del año 2009, caemos en aceptar tener menos de lo que podríamos tener mientras sea gratis. No tenemos el mejor de los Internetes posibles, tenemos el más barato de todos.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

6 comentarios sobre “Faltas de ortografía”

  1. Yo soy un caso raro porque siempre reviso las entradas del blog días después o cuando toque, y encuentro errores que corrijo o formas mejores de expresar lo que debía decir. No me siento obligado ni mucho menos a dejarlo tal cual lo escribí la primera vez. Es lo que yo he escrito y lo modifico como quiero, faltaría más.

    Todo dentro de un límite, claro. Si tengo que aclarar algo en profundidad, se escribe una entrada nueva con un enlace a la antigua y se explica lo que haya que explicar.

  2. Reescribir (o incluso borrar llegado el caso) entradas antiguas es la mejor forma de demostrar que uno se preocupa de lo que genera en internet y trata de presentar un producto final de una mínima calidad aún sabiendo que esa vieja entrada seguramente nunca vuelva a ser leída.

  3. El corrector de Safari es excelente, pues está integrado con el diccionario del sistema, que, además de las palabras, también reconoce si las formas verbales están o no bien escritas. Pero da igual, los Macs son sólo para pijos superficiales, claro.

    Respecto a lo de los comentarios que únicamente van destinados a corregir faltas, siempre prefiero que el autor los borre una vez subsanado el error.

    Lo peor, en mi opinión, no son las faltas ortográficas, sino las gramaticales. Ésas no hay programa que las corrija.

  4. A mí los correctores ortográficos me desquician. Sólo sirven para resaltar en rojo todas las palabras que desconocen, y son muchas si nombras personas o productos, e incluso formas verbales; y sólo logran despistarte para nada. A estas alturas ya distingo cuándo poner B y cuándo V, que es a lo máximo que aspira cualquier corrector, sea el del último Word o el del Firefox.

    PD- ¿Al final del segundo párrafo tenías en mente especialmente el último comentario publicado en tu post de Berlusconi? Porque tela.

    [Comentario zrubavel: No me refería a un comentario de esos en concreto, la mayoría de los comentarios que recibo son en post antiguos.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *