Formatos inverosimiles


Como continuación a la entrada «Cruz Roja», el que muestro es un documento fehaciente de la existencia de algunos de los productos que allí se indican. En este caso nos encontramos ante uno de los alimentos más sorprendentes que quepa imaginar: El arroz con leche en tetrabrick.
El absurdo es total: por la propia naturaleza del arroz con leche, no hay forma de sacar dosis racionadas del producto: hay que abrir el brick entero, volcarlo en un recipiente, y comer de allí.
En las letras que se ven borrosas porque no sé hacer fotos, pone lo siguiente:
Arroz con leche. Listo para tomar. Receta Clásica.
Plan 2007 de «Ayuda CE» a las personas más necesitadas.
Productos gratuitos – Prohibida su venta.
En la parte de atrás del brick, se nos muestra publicidad sobre los otros productos de la misma marca: las natillas y la crema de chocolate, también de a litro.
Este producto se prepara en Anleo, cerca de Navia, Asturias. La empresa Reny Picot es todo un clásico de los productos lácteos en nuestro país.
Lo sorprendente es que buscando poco en Google encuentra uno opiniones de Ciao sobre este arroz con leche en brick de un litro:

Se presenta en bloques de cartón con 1000 gr. de contenido, lo que cunde mucho. Usado directamente da para una media docena de tazas; pero como es muy denso, puede diluirse con algo de leche y entonces se estira mucho más un cartón.

Quizás por Asturias estos productos sean más comunes. Sin embargo, entre las opiniones de expertos que he podido recabar, hay divergencia con lo que se muestra en esa opinión de Ciao:

El formato de tetrabrick es ideal para ser tirado desde un avión, lo único importante es que el paquete soporte la caída, nadie se ha preocupado por el sabor.

Es horroroso. Superespeso, da un asco que te pasas. Incomible. Cuando ves la plasta sobre el plato ya sabes que no vas a ser capaz de comerte algo así.

Lo que a mí se me escapa es el sentido que tiene que, para la ayuda a los más necesitados, en vez de productos de primera necesidad, se les de un postre a granel. Imaginad a los niños de Burkina Faso con el vientre hinchado, a los que se les tratara de paliar el hambre con un bote de a litro de arroz con leche.
Por mi parte me lo pienso comer entero, aunque reviente por los cuatro costados.
[Actualización: Lo probé: Se puede abrir el brick como cualquier otro y apretando sale el producto. La presentación es lamentable, incluso diría que repugnante. Pero mezclado con leche sale un producto no demasiado espeso y que tiene buen sabor, incluso menos artificial de lo habitual.]

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

6 comentarios sobre “Formatos inverosimiles”

  1. «Lo que a mí se me escapa es el sentido que tiene que, para la ayuda a los más necesitados, en vez de productos de primera necesidad, se les de un postre a granel.»
    En realidad, es que se considera un postre porque es dulce (si le añades azucar)… pero está compuesto por dos productos de primera necesidad.
    Además el arroz y la leche son dos alimentos con una buena relación «calidad/precio» en lo que a nutrientes se refiere. Y te aseguro que en un par de etapas en mi vida fue fundamental para hacerme sobrevivir

  2. «El absurdo es total: por la propia naturaleza del arroz con leche, no hay forma de sacar dosis racionadas del producto: hay que abrir el brick entero, volcarlo en un recipiente, y comer de allí.»
    No te preocupes mucho por eso. Los que hemos pasado por problemas económicos serios sabemos cómo racionar un producto diseñado expresamente para no ser racionado (la imaginación humana da para mucho, sobre todo cuando hay hambre).
    Curiosamente, la última barrera de protección suele ser la típica inscripción «consumir totalmente una vez abierto, no reutilizar». Aún sigo vivo pese a la advertencia de muerte…

  3. «consumir totalmente una vez abierto, no reutilizar»
    Me encantaria saber como se reutiliza un alimento. Mi imaginación me da una posibilidad, pero el arroz y la leche dejarian de ser de color blanco.

  4. Uno de los envases más absurdos que conozco es el de los dildos de látex. En el envase aparecen fotos de hombres atractivos con falos erectos. Es como si el tetra brick de leche Puleva llevase fotos de vacas saludables con enormes ubres goteando leche. Bueno, el ejemplo no es muy afortunado, pero creo que se capta la idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *