Héroe sin medalla

En el siglo XXI para ser un héroe lo único necesario es que te mueras. Me resultan tristes las medallas a personas que simplemente tuvieron la mala suerte de estar en Haiti en el momento del terremoto. Es un gesto, pero desvirtúa el valor de las acciones que consiguen ese galardón con verdadera valentía y esfuerzo.

Esas medallas me temo que van por convenio, y es triste que en el convenio colectivo de tu sector se rijan los criterios para obtener medallas. O tal vez sea justo hacerlo así pero pierde todo atisbo de romanticismo del héroe clásico.

El mal sabor de boca se me quitó al conocer la historia de un héroe de verdad: Aron Ralston.

Ya el nombre es bueno: Aaron es uno de mis nombres favoritos porque es en sí mismo una lucha alfabética por ser el primero.

Aron era un campista que se fue a la parte del Gran Cañón de Utah y en esas estaba cuando se encontró con un desprendimiento de rocas que acabó con su mano atrapada bajo un pedrusco de casi 400 kilos.

Sin opciones de pedir ayuda, se encontraba en un paraje lo suficientemente remoto como para que no pasara nadie por allí en cinco días.

Al borde de la deshidratación y enfilando la muerte, Aron hizo lo que cualquiera de nosotros habría hecho en su lugar: se fracturó los huesos del brazo, y a continuación se amputó la mano atrapada con una de esas diabólicamente ineficaces navajas multiusos que todo lo hacen mal, especialmente cortar. Y así, con su mano de menos, casi muerto de sed – del hambre no se habla cuando la sed también está ahí – se arrastró hasta su coche, que pudo conducir hasta un lugar civilizado donde consiguió encontrar ayuda y sobrevivir.

Cierto que no era español, y que no murió, pero pensar que ese hombre no tiene medalla y tantos otros sí, es algo que no ayuda a dormir mejor. La historia de Aron Ralston está narrada en un libro escrito por él, aunque creo que el resumen que he hecho es motivo suficiente como para que no queráis comprarlo.

En la amputación, sentí cada uno de los cortes. Duele cuando te fracturas el hueso, y desde luego duele cuando te cortas el nervio. Pero cortar tejido muscular no es tan terrible.

También es curiosa su opinión sobre la navaja multiusos. Lejos de las legendarias de la Armada Suiza, de la suya dijo: «era una de esas que te regalan cuando compras una linterna de 12€». Imaginaos la calidad del aparato.

La verdad es que el libro, pensándolo bien, tiene que ser una lectura demencial – y recomendable. Pues se centrará en la narración de un hombre que intenta durante cinco días destruir una piedra que le tiene atrapado. El incidente de cortarse la mano es casi anecdótico y justificado por Aron con aquello de que la mano ya estaba muerta.

En cualquier caso la película sobre su incidente ya se está rodando y se llamará «127 horas».

Fuente: Wikipedia.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

10 comentarios sobre “Héroe sin medalla”

  1. Una historia tremenda. Aprovecho para compartir una idea a la que iba a dedicar un post recientemente pero que, de hacerlo, me echarían en cara que te he copiado. Sobre las medallas póstumas. A los soldados en Afganistán o Irak que mueren en combate (no comulgo con lo de misiones «de paz») no les suele caer ninguna medalla honorífica, en cambio a esta mujer, policía, sí, pero que no estaba de servicio, la han tratado con todos los honores sólo por encontrarse en el lugar menos adecuado.
    ¿Esto cómo cojones se come? Y bueno, nada más.

  2. La historia de Aron me ha recordado al relato «Náufrago» de Stephen King que leí hace unos años (lo único que he leído de este escritor). Creo que está publicado en un libro titulado La Expedición que contiene cuatro relatos cortos del autor, aunque yo lo leí por internet.

    Trata de un crucero que naufraga y su único superviviente (en una reducida isla) es un joven médico que sólo consigue salvar una bolsa de cocaina con la que viajaba. En el relato se narran sus intentos por sobrevivir y cómo llega a cortarse varias extremidades de su cuerpo para alimentarse.

    Recuerdo que en su día me lo recomendaron como una lectura totalmente fuerte y desagradable, no apta para gente sensible, pero no me pareció para tanto. No estaba mal.

  3. cabe recordar que en el caso de aaron cuando decidió cortarse la mano esta ya estaba cuasi gangrenada, no deja de ser un héroe pero su decisión también estuvo ligada a ello.

  4. Creo que para poder llamar héroe al señor Ralston seria necesario que con su acto hubiera salvado a mas gente que a si mismo. Cualquiera es capaz de hacer lo que sea por sobrevivir, pero arriesgar tu vida o tu integridad por salvar a otros es lo difícil.

    [Comentario zrubavel: Creo que es más difícil salvarse uno mismo que salvar a los demás. Hay cientos de ejemplos al respecto.]

  5. Obviamente en cuanto a esfuerzo, es mas dificil salvarse uno mismo sin ayuda. Pero me referia a la motivacion. La autoconservacion no necesita explicacion y cualquiera que pueda tratara de salvarse él mismo. Pero en situaciones en las que otros estan en peligro hace falta un esfuerzo extra en arriesgarse para salvar a otros desoyendo el instinto de supervivencia. A eso me referia. Por supuesto que un superviviente merece ser reconocido por su capacidad de haber salido del atolladero, pero ni punto de comparacion que la que merece alguien que se mete en berenjenales para sacar a otro.

  6. espeluznante,

    pero, aun sin ganas de reventarle «la entrada», «bien posible» es que ya tuviese el hueso fracturado y «solo» terminó el trabajo con la navaja.

    «con la navaja», no va a cortar el hueso, «intentelo» con un hueso de brazo de pollo, (que no son alas, sino brazos de antiguos dinosaurios, P-), y verá…

    en cualquier caso, aun con dos huesos rotos, cortar cuesta lo suyo y abordar el nervio tambien, si no arreglaron un poco, el corte digo, sufrirá dolores toda su vida…

    salu2

  7. acabo de repasar los coments y ciertamente, HEROE es quien se arriesga a si mismo, para salvar a alguien, preferiblemente sin «recompensa» previa…
    ————
    héroe.
    (Del lat. heros, -ōis, y este del gr. ἥρως).
    1. m. Varón ilustre y famoso por sus hazañas o virtudes.
    2. m. Hombre que lleva a cabo una acción heroica.
    3. m. Personaje principal de un poema o relato en que se representa una acción, y especialmente del épico.
    4. m. Personaje de carácter elevado en la epopeya.
    5. m. En la mitología antigua, el nacido de un dios o una diosa y de una persona humana, por lo cual le reputaban más que hombre y menos que dios; como Hércules, Aquiles, Eneas, etc.
    ————–

    ha tenido 3 o 5 días para pensar en ello.

  8. Estoy de acuerdo con oliver, un acto de heroísmo no es un acto de supervivencia, justamente el heroísmo se contrapone con el instinto, y es justamente eso, superar el instinto de conservación para hacer algo que pone claramente en riesgo tu vida. Héroe es el rescatista que rescata a alguien atrapado en un edificio a punto de derumbarse. Es que se escapa por los pelos de ese edificio no es un héroe. Lo mismo aplica a este muchacho, si no se cortaba la mano se moría, no había mucha opción, valiente es hacerlo como lo hizo, pero heróico, no tiene nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *