Jose Luis Perez de Arteaga

A todos los que no tenemos familia en Radio y Televisión Española (RTVE), la noticia del plan de reestructuración (despidos masivos de empleados) nos llega casi con alivio. Como toda empresa pública que se precie, la cantidad de parásitos, vagazos y personal obsoleto del ente (ente es un término que sólo se aplica a RTVE ) adquiere dimensiones colosales.
La solución dada ha sido un tanto salomónica: se despide a todo el mundo a partir de cierta edad. Para mi este salomonismo es una confirmación de que el plan no se basa en ningún criterio lógico de reestructuración, como pudieran ser la eficiencia, la funcionalidad, la pertinencia de los puestos o la rentabilidad. Vamos, que se corta usando un método fácil de exponer pero difícil de justificar.
Algunos presentadores de televisión que tenían un pie en la tumba se han ido despidiendo, con mayor o menor alivio para la audiencia, que echaba de menos la posibilidad de una renovación. Cientos de administrativos sin conocimientos del encendido del ordenador se van a ir por fin a la calle. Pero qué duda cabe que gran parte de los despidos serán enormente injustos.
Desde luego la que peor parada queda es la división de radio. Y es injusto, porque Radio Nacional es una de las pocas que atisba un sentido de utilidad pública, el objetivo que debiera buscarse en la permanencia de un medio subvencionado por el Estado.
Para no extenderme mucho más, la reestructuración que se realizará en Radio Clásica, una de las que forma Radio Nacional, alcanza el nivel de genocicio cultural.
Radio Clásica es uno de los pocos bienes culturales que disponemos en España que despierta la envidia a nivel mundial. Ni los alemanes, con su pasión por la música, tienen una radio que se dedique 24 x 7 a la música clásica de verdad. En otros grandes países la diferencia es aún mayor. Apenas hay algunos programas sueltos diseminados en el espacio y el tiempo del dial.
Aunque siempre se dice que el canal de Televisión “La 2” es cultural, hay que bucear a menudo en su programación para encontrar productos verdaderamente culturales. Sin embargo, Radio Clásica es cultura pata negra las 24 horas del día. Mucha estupidez se dice a diario con facilitar el acceso a la cultura a todos. En realidad la cultura a veces resulta inaccesible o cara. Por eso el disponer de un medio tan asequible donde conseguirla es un lujo y a la vez algo necesario.


Y es que Radio Clásica es barata. La mayoría de la música que se pone no tiene derechos de autor. Y la que los tiene, muchas veces no es cara. No hace falta pagar hoteles y cenas a invitados, por cuanto basta con el equipo del estudio y un locutor, que apenas si tiene que hablar cuando tiene la suerte de programar una sinfonía de Mahler. Los discos están casi todos comprados desde hace años. No hay que enviar corresponsales a ninguna parte. Casi podría hacerse de forma amateur.
El mayor drama de Radio Clásica es que sus locutores tienen más años que Matusalén. No te digo no a que un comentarista deportivo que use metáforas de cuando jugaba Pelé o evoque las subidas de puertos de Bahamontes quizás puede quedar un tanto desfasado. Pero un locutor que conoce todo el repertorio clásico es una verdadera delicia, algo que no puede dejarse pasar como si de un abuelete desmemoriado se tratara.
Los locutores de esta radio tienen una cultura soberbia. Las breves introducciones que dan a las obras aportan más información que toda la que pueda encontrarse en internet sobre el tema. La edad más que un handicap, es toda una ventaja. Para mi un locutor que ha oído en directo hasta 20 versiones diferentes de El barbero de Sevilla es una persona a la que hay que dejar hablar todo lo que quiera y pueda.
No te digo que no haya una verdadera mafia y que entrar dentro de ella sea imposible. Pero los que hay, demuestran su valía con creces cada día. Voy a destacar a uno de ellos, el impresionante José Luis Pérez de Arteaga.
Llevo escuchando más de 20 años a este tipo. Es mucho más tiempo conociéndolo que al más antiguo de mis amigos. José Luis Pérez de Arteaga es una de esas personas que saben tanto de todo (lo que debería ser un gurú y no esos fantoches que hablan como si pudieran ver el futuro y luego no mandan ni para coger el mando a distancia en sus propias casas) que no les queda más remedio que dejarle hacer lo que quiera.
Es uno de esos tipos que aprendió alemán para poder apreciar mejor la música. Aprender alemán porque has ido a Weisbaden a buscarte la vida en la construcción es meritorio, pero hacerlo para poder leer buenos libros sobre Stockhausen, por no poder esperar a que alguien decida traducirlos o no al inglés o el español, es heroico.
Este locutor es un joya cuando va a conciertos en el extranjero. Imaginad una ópera de Wagner. Eso está lleno de tiempos muertos, ratos en los que el locutor debe hablar sin parar. Y no puede pararse en lo anecdótico, como los locutores de fútbol (¿Te has fijado el peluco que lleva Mijatovic en el palco?). En estos casos, Pérez de Arteaga es capaz de hablar durante horas sobre la ópera, el director de la orquesta, el teatro, los intérpretes, soltando gigas y gigas de información que sale de su cabeza sin esfuerzo.
Luego llega el director, que es un fuera de serie, y accede a dejarse entrevistar en el descanso entre actos, sólo porque el que le va a entrevistar es él. Le habla en su idioma – ya sea éste el inglés el francés o el alemán – y charlan como buenos amigos, sin que haya el servilismo o el sentimiento de inferioridad que se nota en otras artes cuando un pobre periodista se enfrenta a una personalidad.
Me río cuando veo los cutres artículos que se califican como “lo mejor de la red” comparados con cualquier comentario que expone un locutor así, sin preparación alguna, sólo opinando sin ninguna pretensión.
José Luis Pérez de Arteaga pasará a la historia con su programa de los fines de semana “El mundo de la fonografía”. En antena desde hace más de 20 años, es un espacio absolutamente libre en el que el locutor ha expuesto lo que sencillamente le ha parecido. Con series absurdas como “El Concertgebouw y la Radio de Holanda, 75 años de colaboración” expone toda la discografía existente sobre una orquesta en 75 años de grabación, en una serie de programas que puede extenderse a lo largo de dos y tres años, comparando cada disco con las versiones existentes en el mercado, con un conocimiento casi infinito.
Lo que más me ha maravillado siempre de él son sus explicaciones concéntricas. Es cuando empieza a contar algo y se desvía hacia otro tema, sin terminarlo pasa a otro tema, aún más marginal, así durante varios minutos, y luego es capaz de ir cerrando los temas que había ido dejando recursivamente, sin olvidarse y en un orden que maravillarían a cualquier fanático de la ordenación.
Por ejemplo, dice “a continuación, el Concierto para la mano izquierda de Ravel” y en vez de parar, suelta un “concierto que el compositor francés dedicara a Paul Wittgenstein, el famoso pianista que perdiera un brazo en la Primera Guerra Mundial”, y enreda con ,”hermano del famosísimo filósofo Paul Wittgenstein que fuera también un gran aficionado a la música” y luego te cuenta los amigos del filósofo austríaco, y una anécdota que se le ocurra sobre él, para luego acordarse de mencionar el encargo de Paul Wittgenstein a Ravel y saber cerrar recordando que sólo ha dicho la obra, y todavía no los intérpretes.
Os puedo asegurar que le he oído embarrarse en más de diez minutos de presentación de una obra, mediante divagaciones magistrales, saltándose todos los libros de estilo de Radio Clásica que sugieren presentaciones breves y concretas.
Si a este hombre también lo van a despedir, que me lo metan en formol y me lo envíen a casa.

Artículos relacionados:
Podcast de “El Mundo de la Fonografía”.

46 comentarios en “Jose Luis Perez de Arteaga”

  1. Yo me estoy iniciando en la música clásica y, por supuesto ésta es la emisora que escucho. Además tiene la gran ventaja de poseer, en su web, una pequeña base de datos con toda su programación. Con lo cual, si te gusta una pieza pero no puedes escuchar su nombre y autor (la Ley de Murphy siempre interpone un túnel o una hora de entrada a trabajar, cuando el locutor indica ese dato), puedes consultarlo y ponerla a descargar.
    Y hablando del P2P, confirmando lo que comentas, llevo casi dos días para descargar una pieza de Sibelius (entre una y dos fuentes). Seguro que pincho en Bisbalete y se me baja cualquier canción suya en tiempo real.
    Los locutores que se trabajan su programa casi como si fuera una vocación son un tesoro nacional. Salvando las distancias, me acuerdo del tristemente fallecido Ángel Álvarez y su vuelo 605, una delicia de programa.
    [Comentario zrubavel: Y sin salvar las distancias, otro locutor de bandera que se va a la calle es Ramón Trecet, de Radio 3, especialista en Músicas New Age, Músicas del Mundo, Nuevas músicas o como se quiera llamar, un tipo que lleva más de 30 años haciendo su programa.
    Lo de la escasez de fuentes con la música clásica es algo habitual. Y lo más normal es que simplemente los discos no estén en el Emule.]

  2. Sería genial una versión abreviada de este texto, en forma de “carta al director” a algún periódico nacional. Aunque demasiado tarde será, supongo, para cambiar nada.
    Te enviaría esta nota a Menéame, si no te importa…
    [Comentario zrubavel: Puedes enviarla si quieres, pero me apuesto contigo una cerveza a que no alcanza votos, puesto que no habla de Linux, de la SGAE o de algo increíblemente curioso.]

  3. Yo de música clásica entiendo lo justito, vamos, que no tengo ni puta idea pero si que reconozco esa placentera sensación de escuchar a alguien que sabe de lo que habla.
    Y en términos musicales lo más parecido que recuerdo es el difunto Ángel Álvarez que me acompañó cada tarde durante dos años de dibujo técnico con su “Vuelo 605”. Hay a quién le parecía un pedante gangoso, a mi me encantaba un tío capaz de hablar durante una hora de Debbie Harris.
    Supongo que una sensación parecida es la que te despierta este tipo.
    Por cierto, ¿lo de gurú fantoche va por mi?
    [Comentario zrubavel: Para ser gurú fantoche hay que hacer por lo menos 10 portadas de Meneame y blogear en directo alguna “conferencia de blogs” y no creo que sea tu caso.]

  4. Estoy totalmente de acuerdo. El señor Perez de Arteaga es un insustituible de Radio clásica y he de agradecer que me descubriera a Shostakovich en su maravilloso “El mundo de la fonografía”.

  5. Grabo los comentarios de José Luís Pérez de Arteaga cada fin de semana, los paso a CD. Los escucho continuamente durante la semana. Es absolutamente vital en mi vida. Además de ofrecer un torrente de información su voz es tan dulce que me resulta enormemente relajante. Es una absoluta terapia.
    También llevo 20 años escuchándolo.

  6. Creo que Jose Luis Perez De Arteaga, es un comentarista impresionate Sería dramático su prejubilación. Tiene un conocimento enciclopédico. El mundo de la fonografía es un gran programa. Recuerdo un programa en el que trató sobre la cítara de Anton Karas en una colaboración en la orquesta de filarmónica de Viena en un concierto de año nuevo. No solo sabe de música también de cine. Esta persona no se puede sustituir. Como tampoco a José Luis Tellez.

  7. Coincido con lo que dice zrubavel. Personalmente, gracias a EL Mundo de la Fonografia he escuchado mucha música maravillosa y he descubierto una enorme cantidad de música increible.
    El programa tiene un valor divulgativo incalculable. Gracias, señor Perez de Arteaga!!
    (y el señor Arteaguista hasta la muerte igual podia compartir sus Cds colgandolos en algun sitio…)

  8. YO TAMBIÉN SOY UN FAN DE PEREZ DE ARTIAGA…PASARIA HORAS Y HORAS ESCUCHANDOLO…LA PENA ES QUE NO PUEDO ESCUCHAR TODOS SUS PROGRAMAS…CON ÉL HE APRENDIDO A OIR…ES GENIAL…ESTE HOMBRE, NO ESTA LO SUFICIENTEMENTE RECONOCIDO.
    POR FAVOR SI ALGUIEN TIENE BIBLIOGRAFIA DE PEREZ DE ARTEAGA, O SI CONOCEIS ALGUNA REVISTA DONDE ESCRIBA SOBRE MUSICA, O SI HAY ALGUN SITIO DONDE SE PUEDAN DESCARGAR SUS PROGRAMAS, POR FAVOR PASARMELO… MUCHAS GRACIAS…
    PUGAX@HOTMAIL.ES
    SALUDOS A TODOS
    JORDI

  9. No sé si hay o no una mafia en RNE pero lo que es seguro es que siempre son los mismos desde hace un montón de años. Como Perez de Arteaga y Jose Luis Carles que con voz engolada -¿dónde está escrito que haya que hablar a los oyentes con susurros y de forma afectada?- nos hacen saber cada día, cada minuto, la extensión de sus conocimientos. Parece que sólo quieren oirse a ellos mismos y que están encantados de conocerse, cuando lo que queremos es escuchar música. Basta con una rápida introducción del autor y de la obra en cuestión y dejen que nosotros pongamos la sensibilidad y fantasía necesarias para disfrutar de los universos que nos abra el sonido de la música y no nos hagan súbditos de su subjetiva opinión.
    Aprovecho para expresar mi alegria por el futuro relevo del graciosete Argenta jr. y su pase a la reserva. Ya está bien de vivir del cuento, a costa de su padre.
    [Comentario zrubavel: Coincido contigo en lo del Argenta, es lamentable la de años que ha vivido ese hombre de la memoria de su padre. No es malo en lo que hace, pero tiene una soberbia que molesta. A mi la gente como Arteaga, que la demuestra con hechos, me cae estupendamente.]

  10. Para mí el esplendor de la Radio tiene nombre y apellido…José Luis Pérez de Arteaga, durante bastantes años, llevo escuchándole, su bagage cultural, hace las delicias de cualquiera que tenga ganas de adquirir conocimientos, sobre la música, personajes ,datos, fechas,tan minucioso tan increiblemente “sabido” creo que es alguien difícil de repetir…su cálida voz llega a los rincones más profundos del alma humana,con todo lo que a través de ella transporta…el arte en su forma más sublime, la música y la cultura encerrada en ella.
    Pienso que hay que darle , lo que él manda a raudales….el amor por lo que hace, es de las pocas personas que “sabe ejercer el oficio”.
    Mi admiración y reconocimiento hacia un personaje, de la talla de los que él tanto admira.

  11. El Sr. Perez Artega, tan inutilmente alabado por casi todos los anteriores, acaba de referirse con su risita irónica al crítico del Pais,-Angel Vela- porque termina su comentario con una probable exageración sobre el Parsifal de este año 2008 en Beyruth.”No creo que el comentarista del periódico haya aistido en los ciento y pico años del Festival a todas sus representaciones…”. El Sr. Perez tendría menos motivos para hablar supuesto que no estaba en Beyruth, sino en Madrid. No tengo ni idea de si exiten celos profesionales, intereses económicos (Vinculacion de JL Perez a Universal Music, quizá?) o una innata pedantería y complejo de superioridad que le lleva a exageraciones de pronunciación en lenguas extranjeras, aunque luego no sepa decir “zortziko” como se debe. A mi no me interesa lo más mínimo, para oir o comprar un disco, el saber que hoy hace 125 años del estreno de no se qué. Es más importante el 125 aniversario que el 126?. Nos emborracha de datos accidentales, hace unas molestisímas modulaciones de voz y utiliza una especie de sarcástica ironía, que ni es atractiva, ni pedagógica. No seré yo quien diga que no “sabe” pero saber y saberlo transmitir con inteligancia, SENCILLEZ, atractivo y pedagogía es muy diferente. Que tenga una feliz jubilación. En Scherzo le seguirán pagando su berborrea. Saberse retirar y dar paso a nuevas generaciones, que aprenderán como él tuvo que aprender, es uno de los signos más claros de una honesta actitud ante la ciencia o las artes. Hace mucho lo dijo el filósofo : Sólo se que no se nada”

  12. Señor Etxebeste: Está claro que no sabe nada, de entrada hay que poner sumo cuidado ya que, si hablamos de una persona con un bagage cultural grande, podría hacerle críticas pero sin faltas de ortografía, que hacen daño a la vista.
    Esa “verborrea”, que dice utiliza el señor Arteaga, es con “v” de valiente y no con “b”de burro, maravilla haber aprendido con el Miranda Podadera.
    Y ojalá, tengamos el privilegio de escuchar al señor Arteaga durante mucho tiempo aún..
    Estoy enamorada de su voz , de su cadencia, de su estilo y de su programa, pero sobre todo porque destila cultura por doquier, algo que en este siglo parece que juega al escondite.

  13. Yo soy otro de los admiradores de Pérez de Arteaga desde hace casi 20 años. Como lo era de Téllez, de García del Busto, etc.
    Es más, les debo mi amor a la Música Clásica, así de sincero. Qué grandes momentos cuando JLPA programó la integral de los ballets de Prokofiev, los de Shostakovich, y miles de cosas más. Siempre intento escuchar los conciertos que retransmite. The last night of Proms siempre es tradición, a pesar que no soporto el Rule Britannia y demás zarandajada de la Pérfida Albión. También tengo varios de sus libros, criticas, etc.
    Hasta me da gracia verlo en TV, con su barrigota.
    Sus entrevistas en Scherzo siempre las mejores, ¿casualidad que las respuestas de los entrevistados siempre triplican en cantidad a las de los otros?.
    Es más, un amigo mío, tambien fan suyo, y yo al referirnos a él lo hacemos como JOSE LUIS, a secas.
    No quiero imaginar el día que salga de Radio Clásica. Ya me dieron un palo gordo cuando un viernes no oí de noche a Telléz y cuando se despidió Gª del Busto ( casi lloré).
    Qué desperdicio han hecho eliminando a los grandes sabios de la comunicación musical.
    No me explico porque con la tecnología actual no puedan seguir dando clases a todos los aficionados en algún medio. Sería abonado.
    Saludos a todos.

  14. Esta claro que siempre deben haber diferentes gustos para todo… pero creo que Jose Perez de Arteaga no tiene nada de pedante… y para mi sigue siendo el mejor… y gracias a él disfruto cada día más de la música clásica…esperemos que siga por muchos años…
    saludos a todos.

  15. Ni me molesto en nombrar, y menos en citar, a los críticos del señor Pérez de Arteaga. Una de las frases que he podido leer quiere imponer un estilo en un programa y a un locutor cuya audiencia sea probablemente la más alta y la más fiel de toda la parrilla de nuestra amada Radio Clásica, quitando al ya extinto Clásicos Populares, de corte más populista, cariñosamente.
    Dice este crítico de Pérez de Arteaga que debería poner la música tras un breve comentario. Luego acusa al locutor de pedante, cuando es humilde hasta donde, en mi opinión, debe y puede llegar a ser una persona humilde. Creo que ese límite es la falsa modestia, a la que mucha gente recurre para ocultar su ignorancia. O por dos cosas peores: porque está acomplejado y es vil por estar en una labor por encima de su nivel, o bien, porque su complejo es de superioridad y rara vez considera que su interlocutor vaya a entenderlo.
    Sinceramente, a veces oigo Radio Clásica en mayor medida por las explicaciones de los especialistas que por la música. Y no lo hago por ansias de erudición sino por la simple razón de que hoy en día podemos rápidamente hacernos con el material sonoro, legal o ilegalmente, de modo que lo interesante es apuntar la obra y escuchar las lecciones magistrales de estos ya vetustos expertos. Coincido y suscribo de cabo a rabo el artículo de Pons Asinorum, sobre todo, en la idea de que es estúpido cargarse a la gente por su edad por un acuerdo sindical o por la estúpida concepción que tiene algunos de la palabra igualdad.
    Por ejemplo, a la una del mediodía están poniendo esta semana un programa llamado El universo de Messiaen. Y creo que es de los pocos, quizá también Ars Canendi, que pone temas incompletos, quedando más espacio para la glosa. Hoy en día, es más fácil adquirir esas obras y escucharlas detenidamente, contrastando nuestra opinión con la del crítico que la expone y explica. Por supuesto, creo que el aniversario del músico francés merece eso y más (por ejemplo, aparecer en el libro El canto de las sirenas, de E. Trias, siquiera en el índice onomástico, ejem).
    Recuerdo ahora también al locutor, cuyo nombre desconozco, que presentaba un programa vespertino llamado “Contrapunto”: Otro tipo con estilo, sin duda. Otro pedante, dirán algunos, cuya didascálica función nos hace ilusionarnos con la música y amarla. Porque, en mi opinión, la música requiere del conocimiento y de la ilustración para poder ser disfrutada. O el programa Música de Nadie, que presenta un tipo extrañísimo, en el que el disfrute es sobre todo poético.
    La didascalia es, pues, también el nombre que debemos dar a la función de Pérez de Arteaga- recuérdese que disdascalia es un conjunto de informes sobre los concursos trágicos y cómicos, en la antigua Grecia. De él tengo pocas referencias; su voz, su acervo y su forma de usar el castellano me bastan como carta de presentación, y no me cabe duda de que si me diera a elegir entre dos o tres españoles vivos con los que pasar una velada, Don José Luis Sería uno de ellos. Este caluroso verano de 2008 hemos disfrutado enormemente con la Tetralogía de Wagner y, no cabría decir otra cosa, de los comentarios del locutor en cuestión, que siempre nos saben a poco y siempre prometen más para después- hasta que el Ente decida echarlo -, si hay fidelidad, como la debe haber entre profesor y alumno.
    Un saludo, viva Radio Clásica.
    colectividual@hotmail.com

  16. Hola.
    Mi opinión sobre Arteaga es muy similar a la suya. Es un musicólogo formidable, un presentador excelente y un profesional literalmente insustituible en Radio Clásica.
    Precisamente por esto, y habida cuenta del recorte de media hora de su programa y del notable deterioro que ha sufrido esta emisora en su programación, cada vez más envilecida, me he permitido empezar una especie de campaña de protesta contra el nuevo director. Para ello he colgado en mi blog su dirección de correo electrónico y un modelo de carta-protesta que, quien quiera, puede copiar y enviar.
    Bastante gente me ha manifestado su respaldo y coincidencia de criterio y quizá usted pueda estar interesado en sumarse a mi iniciativa y difundirla en este lugar.
    Un saludo.

  17. Echamos de menos la media hora que le han quitado. Estoy grabando el mundo de la fonografia de todas las semanas. Desgraciadamente no tengo la programación ( sobre papel) desde diciembre a Agosto de este año. ¿Donde podría conseguirla?.
    Existe una grabación de los programas de “El mundo de la Fonografia?. Si alguien pudiera ayudarme, se lo agradeceria.
    Saludos

  18. No he leído todo lo escrito anteriormente pero entre líneas pude apreciar cierto desencanto con la actual línea de dirección y por consiguiente en la programación. Creo que la labor del Sr. Lopez de Arteaga es digna de elógios y ojalá podamos continuar escuchando su programa durante mucho tiempo. Pero comparto plenamente los criterios vertidos en relación a la nueva Radio Clásica, a mi entender ha perdido calidad, estilo y navega en un mar proceloso de inseguridades y desconciertos, pensando que con muchas canciones y la voz humana “como maravilloso instrumento que es” cubre sobradamente toda maniferstación musical y no es cierto. Por momentos y para quitarle drama a la cuestión pienso que la actual dirección de Radio Nacional fomenta escuelas de canto.
    Atte.

  19. Suscribo todo lo dicho en su artículo sobre D. Jose Luis Perez de Arteaga (permítaseme el trato). Sería otra desgracia mas a sufrir en este pais perder la delicia que supone escuchar a este Señor.

  20. De Arteaga me parece un auténtico genio de la sensibilidad y de la formación musical. Si le escuchas te enganchas y no puedes perderte ni una sola de sus palabras y después de su selecciones. El te hacer percibir una calidades que nos no seriamos capaces de captar. Se produce algo mágico, un encantamiento. Creo, Creo que es una persona que ama la música y sobre todo que contagiar su pasión a quienes le escuchamos.

  21. Llevo escuchando a Pérez de Arteaga desde la noche de los tiempos y me maravilla cada día como si fuera el primero. Gracias a gente como él o José Luis Téllez, soy un fanático de la música clásica. Ante tanto mindundi que se autodefine artista para buscar una subvención, él es un verdadero artista en transmitir arte.

  22. Yo lo llamo “mi José Luis”, y no me importa la obra, si habla él, ya es absolutamente interesante. Es uno de mis dos o tres gurús culturales. Tnego un autógrafo de él . Le debo el haber descubierto a Allan Pettersson, y es el actual padre vivo de los mahlerianos de España. Consérvanoslo muchos años, Señor

  23. Me asombra descubrir que José Luis tiene detractores de su labor profesional entre los entendidos…por mi parte como integrante de la Gran Familia de RNE que nos hemos jubilado, espero que siga trabajando al servicio de la música clásica por muchos años y desde RTVE.
    Espero que tras el concierto de Año Nuevo de este año 2010… nadie lo ponga en duda: ¡Enhorabuena, MAESTRO!… ESTO ES TODO UN LATIGAZO PROFESIONAL SOBRE LAS ESPALDAS DE LOS ENVIDIOSOS.

  24. sr.Padilla decir que el sr Echebeste es socialista ,es un insulto a los socialistas,deberia rectificar.En cuanto al sr.Echebeste creo que no hay que darle importancia alguna a sus manifestaciones,pues él mismo se descalifica,opiniones como estas solo demuestran rencor ,inmadurez y deseos de venganza,vamos todos los sintomas de un frustrado.Personalmente siento pena por el sr.Echebeste

  25. No soy el Sr. Etxebeste, pero lo que ya me parece alucinante es que se le llame “socialista” a modo de insulto por defender su no adhesión al “perezarteaguismo” (que yo comparto). A otro de los opinantes, le da pena el Sr. Extebeste, pobrecito él y encima vasco ¿verdad, Sr. Robledo?. Algunos parecen confundir lo de Radio Nacional con Radio Fascio. Otros aman su voz, su modulación, su sabiduria, pues que le compren una emisora y hable las 24 horas del día. Pero la mayoria de los OYENTES queremos oir MÚSICA. Yo quiero escuchar a Wagner, Mahler.., no una disertación de 20 minutos sobre lo que este señor piensa sobre la obra de los anteriormente citados. No me interesa su pronunciación en ninguno de los idiomas que hable, aunque me parece muy bien que los aprendiera para ampliar sus conocimientos. No me molesta la extensión de su cultura, si que me lo haga saber cada vez que abre un micrófono.
    Todo lo anterior sirve también para el Sr. Reverte de “Ars canendi” con el añadido de su insufrible forma de hablar. Son 15 minutos de verborrea y 2 de música. Además parece que esté al borde del orgasmo o realizando una placentera micción en cada palabra que sale de su boca.
    Por lo demás, queden todos felicitados por el año que estrenamos.
    Salu2

  26. Siento informar a los admiradores de este clásico locutor de Radio Nacional de que he caído en este blog tras ver la gala de inauguración de la Presidencia española que tuvo lugar el pasado 7 de enero, y en la que Pérez de Arteaga hacía los comentarios. Lamentamblememnte, he buscado su nombre en google porque me ha llamado poderosamente la atención las confusiones y las muestras de un gran desconocimiento del mundo de la danza por su parte. Por no hablar de las meteduras de pata al citar los cargos directivos de la UE. Sí que he notado, por otra parte, una gran intención de dar a conocer lo que supuestamente sabe o, más bien en este caso, la labor de documentación que ha realizado para comentar esta gala. Con un resultado muy poco acertado, desde mi punto de vista. Repetir una frase en alemán del Himno de la Alegría o citar hasta 7 veces a Roland Petit, me parecen unos recursos superfluos y que no sirven sino para presumir de un pretendido conocimiento de lenguas extranjeras. Las anécdotas o datos de la carrera profesional de las artistas las aportaba, además, sin orden ni contextualización, además de que la mayor parte no revestían ningun interés, a mi entender…

    En fin, mi reconocimiento, no obstante, para este profesional que, según he leído aquí, lleva años realizando una gran labor de difusión de la música clásica a través de la radio.

    Y un llamamiento a TVE o a quien sea para que no tengamos que taparnos los oídos cuando de pascuas en ramos programan un poco de danza en la televisión.

    Esperemos que las nuevas generaciones de locutores que toman el relevo de los más experimentados sepan aprender del buen hacer de éstos e incluso los mejoren en un futuro. Sin necesidad de alardear, claro.

  27. Saludos a todos. Desde luego me uno a todos los parabienes vertidos hacia la persona de José Luis Pérez de Arteaga. Pocas personas con una cultura tan vasta como la de él van quedando ya en nuestro país y máxime tras la remodelización que quieren hacer.

    Hará ya más de 20 años que escucho radio clásica y su programa llevaré unos 10 escuchándolo. Lo que observo ya es que estamos viviendo un cambio generacional, pues profesionales de la talla y el calado de Pérez de Arteaga escasean ya. Quizá sea producto de la educación que estamos a nuestros adolescentes pero los nuevos profesionales sepan quizá mucho de algo muy concreto, pero son unos completos ignorantes en otras cosas. Hoy día ya no se lleva el saber enciclopédico. Conozco a profesores de Universidad que son auténticos palurdos de tanto que se han especializado, sin volver luego a recuperar lo que se han dejado por el camino. En mi calidad de profesor de secundaria veo a qué abismo de cerrilidad estamos llegando en este país, así que encontrarme los sábados y domingos con el mundo de la fonografía es un volver a la calidad y a la excelencia de la cultura que tanta falta hace en este país . Pérez de Arteaga es de esa antigua escuela, con un saber elegante, correcto, preciso y sobre todo educado, de buenos modales. Todas sus retransmisiones de los conciertos de año nuevo, de óperas, de la quincena musical donostiarra, del festival de música y danza de Granada, de los festivales de Bayreuth, etc, son una gozada.

    Sé de gente que lo toma por una persona insufrible cuando empieza a dar datos de las obras y a comentar, y pienso que eso es por algo tan castizo y tan español como la envidia que tanto nos corroe. Mucha gente le tiene grima por ese su gran saber y simplemente no tolera que haya alguien que sabe más. Comentarios hirientes a la persona de Pérez de Arteaga he oído, y muchos, cuando se publicaba la revista que editaba Radio Clásica. Una vez realizó un programa especial de los Beatles y lo pusieron de vuelta y media porque eso no le pegaba a una persona como él.

    Yo también he tenido la suerte de viajar y he visto que en otros paises de Europa no sólo están lejos o muy lejos, es que están a años-luz de como es la gente en España.

    Desde aquí un apoyo a Don José Luis Pérez de Arteaga por la grandiosa labor cultural que ha hecho en este país. Estamos muy faltos de gente como él y más en estos tiempos tan patacos que vivimos.

  28. Medio año después de mi último correo, vuelvo a las andadas para pedir a quién corresponda el despido o en su caso, sustitución inmediata de todos y cada uno de los programas y retransmisiones en las que es locutor-narrador el ínclito sr. Pérez de Arteaga.
    Es insufrible. Su pedanteria que algunos de sus fans confunden con “modestia y humildad” (sic) alcanza extraordinarias cotas de egocentrismo. Su manera de criticar a los verdaderos protagonistas, a los ejecutantes de cualquier disciplina musical es sencillamente demencial.
    Hace unos dias lo sufrí al escuchar los comentarios vertidos (debería decir vomitados, por aquello de la bilis) en los entreactos de la retransmision de LA WALKIRIA en el festival de Bayreuth. Siempre se ha dicho que los críticos suelen ser profesionales fustrados de aquello que critican, pero lo que se adivina detrás de las palabras del susodicho es una fustración abisal, inconmensurable. ¿Qué autoridad tiene como cantante de ópera para denostar el grado de implicación de los interpretes en la ejecución de su tarea?. Puede criticar si la manera de cantar es correcta, mala o sublime pero jamás hacer un juicio subjetivo y tendencioso de la implicación moral de los ejecutantes con la obra de Wagner. ¿Por qué repetir varias veces (a la quinta dejé de contarlas) que la entrada de la soprano en el 2º acto no tenia profundidad, o al menos no la que Wagner merece?. ¿Qué profundidad necesita Wagner, el doble o la mitad que Mozart; cuarto y mitad más que Beethoven o un tercio más que Sibelius?. Es Ud. un poquito menos importante que cualquiera de ellos (músicos, cantantes, etc…) y por supuesto, nunca estará ni dentro de ellos o sus ensoñaciones para saber la profundidad de su sentir. Lo unicó que a mi (subjetivamente hablando) me parece de todo lo que Ud. se refiere es lo inabarcable de su estulticia – parafraseando a Einstein -.

  29. Mira loco, el que quiera solo escuchar música clasica, que compre cds, que estan muy bien de precio, para lo buena que es, (yo tengo más de mil), si te aburres de escucharlo, ponte un cd, quien escucha rne es porque quiere saber más de lo que le gusta, dejemonos de sindromes de inforioridad, y seremos todos felices.

  30. Querría hacer expresiva
    Mi decepción profunda por el comentario del señor Arteaga en el concierto de 1enero 2011 en el que emitio co
    Entarime respecto del baet de la opera de Viena sin set capaz de haber tenido el detalle de comprobR que uno de los bailarines es y era español. Tan español como las castañuelas o la pandereta y mas refrescante y emotivo que esos instrentos. Ni por mas mensajes que envíe dosmmeses antes del concierto al selle Arteaga y a otros lugares ad hoc, han sido suficientes al parecer para ser tenidos en cuenta. No cabe tanta indiferencia al ballet del que por cierto Rodrigo Sanz García, el bailarín español que pudimos disfrutar los espectadores españoles en el concierto, hizo mas bello el concierto.
    El señor Arteaga parece que desecho este dato, o le falto documentación para responsabilizaras de sus comentarios equivocados en un caso y omisivos en otros. Rdo.; Maria Jesus g ojosnegros

  31. Freddy, me gustaria que me indicaras donde se dice que RNE Clásica(*) se debe escuchar para saber más y especialmente, donde dice que además hay que hacerlo porque tú asi lo quieres. Me alegra mucho que tengas más de mil CD´s y me alegraría aún más que los escucharas, porque asi no perderias el tiempo contestandome con unos argumentos tan pobres. Me emociona saber que superas tu “sindrome de inferioridad”, pero dejame con el mio (si fuese el caso). No me aburro de escuchar al Sr. Perez de Arteaga, porque cuando le oigo hablar cambio a modo CD y escucho lo que se me antoje.
    Lo que me molesta de ese señor es que se olvida para quién trabaja (sin que nadie se entere, debería ser para los oyentes) y lo único que hace es hablar para escucharse a si mismo y estar encantado de haberse conocido. Y lo peor de todo es el pasteleo en las entrevistas (o debo decir, soliloquios) con los protagonistas de los conciertos (directores, músicos, compositores,etc…) y la sumisión de algunos de estos ante un individuo que se empeña en saber más sobre ellos que ellos mismos.
    En fin, Freddie, no digas a nadie lo que debe oir o como debe hacerlo. Yo no lo haría, lo único que hago es dar mi opinión sobre algo, señalar que no me gusta y decir el porque.

    (*)Señalo lo de Clásica, RNE es más que radio clásica. No sea que quieras que escuche CD´s de noticias :)

  32. Es normal que haya diferencia de opiniones,pero todo apunta a que Pérez de Arteaga,Téllez y tantos otros, han puesto su granito de arena a que todos amemos y entendamos mejor la música.Realmente escucharlos da verdadera envidia y aprendo mucho.Creo que son absolutamente necesarios.Un saludo para todos!

  33. Evidentemente si compro los cds es para escucharlos, para adornar ya existen los bustos de los compositores, hablemos de lo que nos gusta, no de lo que nos disgusta, y todos felices.

  34. En tiempos algo lejanos escuché Radio 2 o Radio Clásica. Ahora ya no, pero es simplemente porque mi bagaje de vinilos, cintas, cedés, deuvedés, partituras pianísticas y organísticas fundamentalmente, libros de música de topo tipo … sobre todo de formas musicales, es muy abundante. Sólo de música “enlatada” en sus diversos soportes tengo más de cinco mil horas. Por tanto, llevo mucho tiempo sin escuchar a Pérez de Arteaga, ni a José Luis Téllez, ni a Arturo Reverter, ni a otros muchos profesionales de la casa. Pero agradezco a José Luis sus comentarios en el Concierto vienés de Año Nuevo y en algunas de sus entrevistas y presentaciones del concurso de piano Paloma O’Shea de Santander. Me gusta su voz, su inmensa cultura de todo tipo, y que sepa utilizarla de forma conveniente. Aparte de esto, soy profesor y organista, y no me parece nada mal lo que dice sobre mi especialidad. Por lo cual, extrapolándolo a otras facetas de la música, no tengo por qué pensar que está mal todo lo que hace, al contrario. Como alumno y profesor en centros de La Salle, repito aquí lo que decíamos de jóvenes: EL QUE SABE, SABE, Y EL QUE NO … A LA SALLE. Artega sabe, lo explica (¿a veces de forma excesiva? …, puede ser, pero nunca llueve a gusto de todos). Prefiero interpretar y escuchar música, pero no me molesta para nada oírle cuando llega el caso. Señor Pérez de Artega, estoy con usted.

  35. Querido Jose Luis Perez de Arteaga : Llevo muchos años escuchando en directo sus retransmisiones del Festival de Bayreuth y quisiera agradecerle a usted y a radio clásica la amabilidad que tienen año tras año llevándonos a la Verde Colina y disfrutando y a veces enfadándonos con los cantantes y sobre todo con las puestas en escena. Este año además con Arturo Reverter a quien conoci precisamente en Bayreuth el año 2011 y desde entonces mantenemos contacto . Solamente era decirles que cada año espero el 25 de julio i demás días para escuchar sus estupendos y “sabios ” comentarios y que les agradezco la posibilidad de estar en contacto con el gran Wagner. Muchisimas gracias y hasta pronto
    Un variñoso saludo de
    Maria Angels Molpeceres

  36. Todo lo que he leido arriba lo confirmo 100%. José Luis Pérez de Arteaga es único en el mundo de la música. Yo soy una fórofa de la música, una melómana, escuchando a él desde que empezó en Radio Clásica. Ni en Alemania he oído un presentador semejante, tan informado, tan profundamente metido en la música, conocedor de todas las obras que presenta, de los dirctores, de los solistas , orquestas, porque se identifica con todos ellos… Increíble. Paso los sábados y domingos por la tarde con él. Son horas sagrados para mi.
    Quiero estas horas con él aún para muchos años.
    Herr Pérez de Arteaga, Sie machen eine Arbeit, die ihresgleichen sucht !
    Ganz herzlichen Gruß.
    Elke Meyer

  37. Acabo de oir en su radio clásica que ha fallecido Pérez de Arteaga. No puedo evitar emocionarme ante tan gran pérdida. Su labor ha sido tan importante para la divulgación de la buena música, la auténtica, que no se me ocurre que: descansa, te lo mereces.

  38. Una terrible perdida, que nos deja a todos tristes y un poco mas pobres. Confío en que habra personas que cojan el testigo de esta generacion de comunicadores, pero la erudicion es un valor cada vez mas escaso y que no parece estar demasiado en boga. Radio Clasica es un oasis y un lujo que debemos valorar como se merece. Mi mas profundo pesame a todos sus familiares, amigos y compañeros de Radio Clasica y de Rtve. Descanse en paz.

  39. La noticia me ha dejado helado. Ya me pareció muy extraño no escucharle el último fin de semana en “El Mundo de la fonografía”, pues eas una persona que nunca fallaba a sus compromisos. Nos deja a una edad muy joven un presentador con una gran cultura y un programa en el que siempre se aprendía mucho sobre música. Espero que en Radio Clásica se pueda suplir a un profesional de semejante envergadura. Mis condolencias a todos los familiares.

  40. Es un vacío importante el que deja. Su voz nos acompañó en Radio Clásica con tantas emisiones, cada uno de enero nos acompañaba a inaugurar el año nuevo. Lo mejor que se puede decir de él es que se va a notar mucho su falta. Se merecía descansar, seguramente, pero en esta vida.
    Un abrazo a toda su familia

  41. He disfrutado muchísimo oyendo sus programas, poseedor de una personalísima y bonita voz, exquisito en todas las retransmisiones y un gran entendedor de música clásica. Personas como él hacen falta en un mundo tan materialista en el cuál la cultura en todos sus ámbitos se prodiga muy poco. Gracias por hacer que con usted me aficionara todavia más a la música clásica. Que Dios le bendiga.

  42. Han pasado ya varios meses pero no me acostumbro ni me voy a acostumbrar. Nadie puede llenar ese vacío. Lo siento enormemente. Desde el día en que descubrí a Pérez de Arteaga, me ha acompañado todas esas tardes de tantos años, irrepetibles y únicas. Por su sensibilidad, su sabiduría, esa maravillosa voz con infinitos matices, por todo lo que he aprendido y me ha aportado, lo echo muchísimo de menos. Hay personas que no tendrían que morirse nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *