Mahler suerte

Mahler es uno de los compositores que más pasiones levanta. Por un lado, es un compositor del siglo XX, por lo que algunos de sus devotos incluso lo llegaron a conocer en vida. Era un grandísimo director de orquesta y dejó algunas grabaciones de sus interpretaciones. No habría que dejar de indicar que su música es excelente.
Tuvo una vida muy interesante. Se dice que componía sus sinfonías con el amor que profesaba hacia su mujer – Alma Mahler – como fuente de energía. Así, hay quienes dicen que el suyo ha sido uno de los amores más fuertes que jamás hayan existido, y que su música desprende amor en cada una de sus notas. No un amor bucólico, sino uno puro, con mayúsculas.
Aparte de todo eso, la superstición inunda su biografía. Entre 1901 y 1904, compuso los Kindertotenlieder – canciones de los niños muertos. Para ello, puso música a algunos de los poemas que escribiera el poeta alemán Rückert en 1833, tras perder a dos de sus hijos en apenas dos semanas. Mahler dijo que para componerlas”se puso en la situación de que uno de sus hijos hubiera muerto”.
Trágicamente, cuatro años después de componerlas, una de sus hijas moriría, dejando la obra como una especie de presagio póstumo, réquiem anticipado sobre el que al autor dijo “nunca podría haber compuesto una obra así después de la muerte de mi hija”.


Sin embargo, si por algo es famoso es por haber creado el mito de la novena sinfonía. Según se dice, Mahler pensaba que un compositor sólo podía escribir nueve sinfonías, a lo sumo.
Había notables ejemplos: Beethoven, Schubert, Dvorak, Bruckner, sólo compusieron 9 sinfonías ( Bruckner no llegó a terminar la novena ).
Así, cuando Mahler se enfrentaba a la que sería su novena sinfonía, decidió hacer una especie de pseudosinfonía: compuso una sinfonía pero no la llamó como tal. Le dió el nombre de “La canción de la Tierra”.
Y sólo después fue cuando compuso la que, por el nombre, sería su novena sinfonía. Y la terminó. Así, con esta argucia, había conseguido engañar a la maldición: había conseguido componer diez sin que el mal se diera cuenta.
Sin embargo, no le daría tiempo a completar su “décima” sinfonía, por lo que en cierto modo la maldición se cumplió completamente, quedando su serie sinfónica limitada a las nueve, lo que tanto temía.
Una historia tan pintoresca se retroalimenta, y hoy en día casi todo el mundo la da por cierta. Sin embargo, no es verdad. Antes de que Mahler muriera, el catálogo de las sinfonías de Schubert terminaba en el siete, y el de las de Dvorak en el cinco. Sería después la muerte de Mahler cuando se establecería como que cada uno de ellos sólo compuso nueve sinfonías.
Así, sólo quedan los precedentes de Beethoven y Bruckner. Y aún Bruckner sólo compuso ocho sinfonías, lo que deja una situación muy pobre como para crear una superstición tan fuerte. Al parecer, la principal responsable del mito fue su esposa, Alma Mahler.
Artículos relacionados:

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

Un comentario en “Mahler suerte”

  1. hola! no sabes la suerte que he tenido, un amigo en tono de desafio me habia preguntado sobre este tema, y el texto que he encontrado aca esta buenisimo! me gustaria preguntarte de donde sacaste toda la informacion, es una transcripcion o lo haz compuest tu?..y otra pregunta respecto del tema, sabes que compositores han creado una decima sinfonia? y que les ha pasado?
    muchas gracias
    Adios
    [Comentario zrubavel: Pues me alegro de que el texto te haya servido de ayuda. La información que he usado la indico a lo largo del texto con diversos links, alguno está en inglés.
    Sobre el número de sinfonías, Mozart compuso más de 40 y Haydn más de 100. Con posterioridad a esta maldición inventada tenemos el caso de Shostakovich que compuso nada más y nada menos que 15.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *