MMM

La década de los 90 era un momento muy complicado para lanzar un negocio en la recién segregada Rusia. Casi de la noche a la mañana desapareció el Comunismo y el que era el país más grande del mundo se dividió en una docena de países. Todo cambiaba de forma muy rápida, el que se supo adaptar triunfó, aunque fueron más los que se quedaron en el camino, arruinados.
En 1989 Sergey Panteleevich Mavrodi, su hermano Vyacheslav Mavrodi y la novia de este, Marina Muravieva, fundaron la empresa MMM, cuyo nombre proviene de las iniciales de los apellidos de sus tres fundadores.
Inicialmente la empresa se dedicaba a la importación de ordenadores y material de oficina. Pero pronto tuvieron problemas con la justicia, acusados de evasión de impuestos. Esto provocó que la empresa tuviera problemas financieros casi insolubles. Aún así, siguieron peleando y replantearon el negocio. Viendo las dificultades que existía en el comercio exterior, pasaron a gestionar acciones de empresas en proceso de privatización. Tampoco con esto tuvieron mucho éxito.
Sería en 1993 cuando la empresa encontró el que sería su negocio definitivo. Comenzaron a atraer dinero de inversores privados, prometiendo intereses anuales superiores al 100%. Hay quien dice que el negocio original era honesto y que pensaban que, aprovechando áreas concretas del país que vivían un periodo de hiperinflación, era posible obtener esos beneficios sabiendo mover el dinero de los inversores.
Sin embargo, hubo un momento en que el progreso imparable de la compañía hizo que cualquier atisbo de realidad desapareciera. Aquello era un sistema piramidal como la copa de un pino.


En febrero de 1994 anunciaron unos dividendos del 1.000 por ciento e iniciaron una agresiva campaña de publicidad y televisión. Los clientes compraban acciones que emitía la propia compañía, pero que no cotizaban en ningún mercado. Sobre esas acciones, obtenían una revalorización. Dado que la empresa emitía dichas acciones y no respondían ante ningún bien concreto o existente, de la propia MMM dependía el valor que tuviera cada acción.
Así, pudieron mantener subidas anuales del valor de las acciones muy superiores al 100%, de forma continuada. La campaña de publicidad en televisión, con actores que representaban ciudadanos cotidianos, con los que los clientes podían identificarse y megalómanas ideas de marketing, como regalar billetes de Metro gratis a todos los ciudadanos de Rusia durante un día.
En su momento cumbre, la empresa estaba ganando 8,4 millones de euros diarios en la «venta» de acciones.
El 22 de Julio de 1994, la policía cerró las oficinas de MMM, por fraude fiscal. Durante algunos días, la compañía intentó continuar con su venta de acciones. Pero el escándalo ya estaba servido. Era difícil cuantificar a cuánto ascendía el dinero que había acumulado MMM. Se llega a hablar de unos 1.150 millones de euros. Mientras todo el fraude se destapaba, por lo menos 50 inversores, que habían perdido todo su dinero, se suicidaron.
Se formaron diversas asociaciones de «inversores engañados», que pugnaban por recuperar lo invertido. Sin embargo, Sergey Mavrodi manipuló la indignación de los estafados y la dirigió contra el gobierno. En agosto de 1994 Sergey fue arrestado por fraude fiscal, pero pronto fue elegido diputado del gobierno, aupado por estas asociaciones de estafados. Su programa electoral era bien simple: prometerles que recuperarían su dinero. Así, al convertirse en aforado, pudo salir de la cárcel. Ni qué decir tiene que lo suyo eran palabras vacías y no hizo nada.
En octubre de 1995 perdió su inmunidad como diputado; entre otras cosas porque casi nunca iba al Congreso. En 1996 trató de presentarse en las elecciones generales, aspirando a la presidencia del Gobierno, pero no obtuvo las firmas suficientes para conseguirlo.
La carrera de Sergey Mavrodi, así como la de su hermano Vyacheslav continuó con nuevas formas de engaño, aprovechando el dinero que habían conseguido. Aún lanzaron alguna estafa piramidal más. Sergey también montó una página web fraudulenta que estafaba dinero a los clientes, con principios similares a los que había aprendido a la perfección en su breve pero intensa carrera, en MMM.
Tomado de la Wikipedia.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

Un comentario sobre “MMM”

  1. (Me encontré este despacho de prensa buscando información sobre Karpov. La verdad es que vaya compañías que se busca el hombre):
    MAVRODI’S WIFE AND CHESS CHAMPION TO RUN FOR DUMA SEAT. Yelena Mavrodi, the wife of the infamous MMM pyramid-scheme operator Sergei Mavrodi, and
    FIDE world chess champion Anatoly Karpov, have announced their intention to run for a Duma seat in Tula Oblast, ITAR-TASS reported.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *