Optima situacion temporal

El libro del periodista Thomas L. Friedman The World Is Flat (La Tierra es plana) trata sobre la globalización, entendiéndola como un fenómeno positivo. Gran parte del libro habla sobre la subcontratación, especialmente la que requieren compañías estadounidenses con mano de obra de China o India.
La mayoría del trabajo de atención telefónica de cualquier empresa americana lo realiza una empresa subcontratada en la India. Para ello se han tenido que dar varias circunstancias: en India los salarios son mucho más bajos, un elevado porcentaje de la población sabe hablar un inglés muy bueno. Las condiciones políticas son las adecuadas y resulta más barato redirigir una llamada telefónica a lo largo de varios miles de kilómetros que pagar un poco más a un empleado en los Estados Unidos.
De entre esas ventajas, se perfila una de ellas sin que el autor sea capaz de destacar su importancia lo suficiente. La India se encuentra a una diferencia horaria de entre 10 y 13 horas de los Estados Unidos. Puede decirse que este horario es económicamente óptimo.
Si un paleto de Arkansas llama a la agencia de viajes por la mañana, digamos a las 10 am, el teléfono lo descolgará una persona de Bangalore, India a las 10 pm. Esto podría resultar un grave problema, ya que el indio tendría que estar trabajando totalmente a deshora para poder atender su empleo en Estados Unidos. Teniendo que trabajar por las noches, el trabajo no resultaría muy atractivo y con el tiempo la calidad del servicio se iría degradando.
Sin embargo, lo que ocurre en la India es que las personas que atienden al teléfono son, en muchos casos, estudiantes universitarios. Estos estudiantes encuentran perfecto el poder trabajar por las noches sin que esto les impida seguir sus estudios. El sueldo es incluso elevado comparado con el estandar de los típicos empleos de estudiantes.
La conclusión la indica el propio Friedman: hay tortas para conseguir esos puestos de trabajo, lo que provoca que sólo los mejores estudiantes, con el mejor inglés posible, acaben desarrollando esos empleos. Los propios jóvenes en la India se esfuerzan más en el instituto para tener un inglés lo suficientemente decente como para poder acceder en los próximos años a los trabajos de atención telefónica.
El beneficio en este caso es mutuo: los Estados Unidos se lucran con mano de obra baratísima y de gran calidad. Pero también la India saca partido. Porque la situación le permite incentivar los estudios universitarios. Además, esos estudiantes, que han empezado trabajando con uno de los mejores empleos del país, son muy ambiciosos, porque el que comienza con un Mc Donald’s puede encontrar el trabajo de administrativo como un gran avance, pero el joven que ha estado ganando más dinero que su padre con veinte años, no se conforma con poco. Muchos de esos indios se plantean montar sus propias empresas y quieren ganar pasta gansa, sabiendo que para ello hay que trabajar duro.


En España está comenzando a despegar una situación parecida, pero respecto de Argentina. Toda empresa lo suficientemente grande está intentando desviar su atención telefónica hacia el destino natural de mano de obra: los argentinos tienen un acento muy agradable y poco pronunciado, son bastante cultos y sus salarios son netamente inferiores a los españoles.
Sin embargo, la diferencia horaria es de tan solo 4 horas. En este caso no hay solución posible. Cuando un paleto de Móstoles llame a la agencia de viajes a las 10 am, y alguien le descuelgue el teléfono en Mendoza, Argentina, serán las 6 am allí y ese empleado casi acaba de comenzar su turno laboral. Terminará entre las 3 pm y las 4 pm. En algunos casos podrá continuar estudios universitarios por la tarde, pero no podrá ser un caso generalizado.
El empleado de Mendoza tendrá una vida relativamente normal dentro de su país, con un horario un poco bestia en lo que respecta a la hora de leventarse, nada más. Muchos estudiantes con el título universitario en el bolsillo acabarán amargados realizando un trabajo que apenas requiere preparación. Y no tendrán perspectiva de futuro. Y lo que es peor, su propio país no está ganando nada con el cambio, ya que la situación no augura una clase media más rica, sólo ha servido para cortar de raíz sus esperanzas de un futuro mejor.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

5 comentarios sobre “Optima situacion temporal”

  1. Siempre he pensado que las cabezas pensantes de un país suelen ser las mas inteligentes de ese país. Por lo que la manera de salir de un problema o de evitar que un problema suceda, será la mejor entre todas las posibilidades.
    ¿Si todos los paises realizaran las mejores decisiones en cada momento, se habrian evitado las guerras, las crisis económicas, hambrunas, corralitos, y demás?.
    [Comentario zrubavel: Las guerras son inevitables y en muchos casos, necesarias o incluso deseables. Desde el punto de vista del individuo son abominables, pero para el bien del grupo, son a veces una bendición. Alemania es el mayor ejemplo, en que la derrota de Hitler sirvió como experiencia catártica a todo un país, que ahora se dedica a dar ejemplo de cómo se debe hacer la política, la economía y la sociedad en general. Sin la guerra, eso jamás habría ocurrido.]

  2. Es una pena que los mejores estudiantes de un pais vean como una oportunidad el trabajar de teleoperador. Una pena.
    A estos economistas de la tierra plana me gustaria preguntarles: como se lo haran para que 2.000 millones de chinos e indios puedan ir en coche, tener electrodomesticos y vivir la vida a lo grande como lo hacemos en occidente ? De que manera violaremos esta vez la tierra ?
    Abandonemos ya este «progreso», y centremonos ya en decrecer economicamente y crecer en relaciones humanas y en el desarrollo personal.
    El planeta tiene un limite y algunos lo ignoran a diario.
    [Comentario zrubavel: La globalización no es una directriz del gobierno de un país – o del de varios – es algo que está ocurriendo y que es imparable, con sus aspectos positivos y negativos. De nada sirve desear que no hubiera ocurrido; es como decir que desde que hay ordenadores las personas se comunican mucho menos: no importa si es cierto o no, era algo que tenía que ocurrir.
    En esta lucha a muerte, los países «receptores de ayuda» tienen que ver hasta qué punto puede interesarles esta. En el caso de Argentina, creo que consiguen dar pan para hoy, pero nada para mañana.
    China, en general, ha salido ganando. Y cuando digo en general, me refiero a que hay muchos millones de personas que han perdido mucho – o todo lo que tenían – con el cambio, pero el cómputo general es positivo.]

  3. No lo había visto desde esa perspectiva, y sí, Drogui, trabajar como teleoperadora en mis tiempos de estudiante hubiera sido una buena opción para ganarme un dinero extra, las otras opciones han sido: clases particulares, telepizza y similares, camarera en bares de copas, tiendas durante la campaña navideña o la vendimia. Esas eran (y creo que siguen siendo) las opciones de un estudiante.
    Aun así, no se como se verán acogidos esos teleoperadores en USA, mi experiencia es que el inglés de los indios es complicado de entender, al igual que a mi me cuesta y desespera entender a un teleoperador argentino. Sin embargo creo que el problema principal es la elevada rotación de los teleoperadores, de forma que cuando empiezan a conocer su trabajo y enterarse de qué va el asunto encuentran otro empleo y se van. Ahí es donde están las pérdidas de calidad del servicio, y por desgracia como en todas las empresas se está adoptando este mismo modelo, cada vez hay menos posibilidad de elección a otra empresa con un servicio mejor.

  4. Buenos días. Me interesa la oferta si es por la mañana. tengo un videoclub y tengo que abrirlo por la tarde
    gracias

  5. BUENOS DIAS,LA VERDAD QUE ES UN MUY BUEN TRABAJO EL DE OPERADORA Y ME SIRVE PARA SEGUIR CON MIS ESTUDIOS LA VERDAD QUE ESTARIA MUY INTERESADA.GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *