Perros abandonados

A primeros de año siempre se oye la noticia de la gente que regala mascotas y la alerta de que muchos de esos animales acabarán, pocos meses después abandonados.

La solución que mencionan para evitar este problema es siempre la misma: adoptar perros, en vez de comprarlos.

Es sorprendente como se puede aceptar algo tan falto de lógica, que se repite año tras año, tan solo porque emocionalmente se percibe como la medida adecuada.

Supongamos que los perros fueran teléfonos móviles de última generación y que los que los compran no son otros sino abuelos, con su escasa facilidad para adoptar nuevas tecnologías.

Tarde o temprano se enfrentan a los problemas de usar aparatos tan complejos. En muchos casos la dificultad les supera y acaban solicitando volver a los teléfonos que tenían antes.

Ahora apliquemos la lógica de los perros abandonados: en lugar de comprarse un Iphone nuevo, hubiera sido mucho mejor que se compraran un plasticoso Samsung de gama baja y encima de segunda mano. De esa forma, se evitarían los problemas de abandono de teléfonos móviles.

Lo obvio es que es mucho más fácil que el abuelo sepa manejarse con un teléfono de primera calidad, con usabilidad cuidada hasta el paroxismo y estética provocadora de erecciones, antes que con un telefóno que evoca miseria, descuido y en que nada funciona del todo bien.

El que compra y abandona cuando el cachorro crece y se convierte en un problema es una persona de valores morales en números negativos. Si adoptara un perro, sus valores no cambiarian. Por el contrario, se daría cuenta mucho antes de que no quiere un perro estéticamente mediocre, ya mayor y con posibles problemas psicológicos. Y lo abandonaría. El número de abandonos aumentaría, pues habría más motivos para el rechazo, incluyendo los atenuantes psicológicos de «yo no soy el que lo abandonó la primera vez» y el nada despreciable de valorar poco aquello por lo que no se ha pagado nada.

Adoptar perros es muy noble, pero si le preguntas a una persona que trabaja en un refugio para animales maltratados, ante cualquier problema su solución será «que hay que adoptar más perros». ¿Violencia de género? Hay que adoptar más perros. ¿Desempleo? Adoptar perros.

La verdadera solución es que ese tipo de personas no compre perros jamás. Y los que si tienen humanidad, que los adopten o compren. Pero como todo tiene que ser democrático, tenemos que aceptar este tipo de consejos genéricos, vacíos de contenido y que, la verdad, nunca solucionarán nada.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

5 comentarios sobre “Perros abandonados”

  1. Estoy de acuerdo con el argumento de base de que la persona que abandona, abandonará igual o más (o quizá menos, pero no importa demasiado) un perro «usado» que uno nuevo, pero lo que no estás teniendo en cuenta es que si fomentas la «segunda mano», la población de perros distintos total es menor y, sumando los perros que sí se conservarían, disminuye la población de perros abandonados.

    Seguirá habiendo canes con mala suerte que caigan una y otra vez en malas manos que vuelvan a abandonarlos, pero reduces la parte de perros abandonados que caen en buenos amos y pasan al grupo de «perros con amo». Si lo vemos así, ya no es tan mala opción para reducir el número de perros abandonados.

    Supongo que los criadores y vendedores de mascotas no ven la idea con los mismos buenos ojos, claro… ;-) (es broma, los que sí amen a los animales, sí lo verán, aunque mengüen sus beneficios)

    Saludos

  2. Nuestro perro murió y decidimos adoptar.
    El nuevo tan pronto nos lamía encantado de vernos, como nos enseñaba los dientes. A los pocos días de estar en casa, atacó a mi hermana sin venir a cuento, si no llega a estar un poco gordita, le habría sacado los intestinos. De modo que lo devolvimos a la perrera.
    De eso hace muchos años, no había «orfanatos» de perritos, donde me imagino que el trato a los animales será mejor; incluso imagino que te darán una serie de consejos para que el perro se adapte mejor. Probablemente, hicimos algo mal. O simple y sencillamente, el perro se había vuelto un asesino en la perrera, no lo sé.
    Desde entonces no me seduce la idea de adoptar. Prefiero un cachorrito al que pueda educar desde el principio.

  3. A ver, hay muchos mensajes en el mundo, y el de no compres-adopta es uno. Pero el mensaje no es no compres que abandonaras – adopta, porque sino, si que es lo que tu dices, acabas abandonando un perro (o gato).

    El mensaje en general de las protectoras es «no regales animales», un animal es una responsabilidad y se ha de asumir sabiendo sus consecuencias.

    Para los indecisos, yo les recomiendo acoger. Muchas entitades proteccionistas dan la opcion de acoger temporalmente un animal mientras se le busca una casa definitiva. Puedes acoger porque tienes una vivienda o trabajo temporal, porque no quieres un animal para 10-15 años, o porque te gusta ayudar, mil motivos, pero existe esa opcion para ver si eres capaz de responsabilizarte de una vida :).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *