Podemos

Borgen es una serie de televisión danesa que comenzó a emitirse en 2010. Trata sobre la política en Dinamarca y fue un éxito extraordinario de crítica y audiencia. Para sorpresa de todos tuvo también muchísimo éxito en Reino Unido.

En el primer episodio se plantea un país que está a punto de realizar elecciones generales. Están los dos partidos principales peleándose por el poder, mientras que los partidos secundarios prometen lo que pueden esperando entrar como bisagra. En un momento dado el presidente del gobierno tiene que pagar un bolso a su mujer en una situación comprometida y, no disponiendo de alternativa de pago, lo hace con una tarjeta del gobierno.

El pago acaba convirtiéndose en un escándalo que, unido a un desafortunado debate en televisión entre los candidatos, lleva a que, de la noche a la mañana, gane las elecciones uno de los partidos secundarios. Sobre esa base se plantea toda la serie.

No voy a contar más sobre ella por el simple hecho de que, como en tantas otras ocasiones, me quedé en ese primer episodio. Una clave del éxito de la serie es que para los daneses tiene mucho parecido con la realidad. Desde mi perspectiva española la descarté, aparte de por el insufrible idioma, porque me resultaba una ficción más insostenible que Gym Tony.

La trama política no se parece en nada a la política que un español conoce. Incluso resulta ofensiva en algunos momentos porque el mundo, desafortunadamente, no es tan edulcorado.

Podemos, el partido político sorpresa, permite soñar con la trama que plantea Borgen. Acabar con los partidos de siempre. En la versión española, es un proceso de meses, tal vez años. En lugar de un bolso, un encadenamiento de escándalos. En lugar de un desafortunado debate, una perpetua sucesión de errores, patinazos y decir una cosa y hacer la contraria por sistema.

Una de las bases del planteamiento de Podemos es decir que los partidos que han estado gobernando los últimos años han estado robando por sistema. Es decir, han creado estructuras organizativas cuyo único objetivo era el auto enriquecimiento. Algo parecido a lo que en Italia se considera la Mafia. No es lo mismo tener que hacer una autovía y ya que puedo, llevarme un 4% de comisión, en que la comisión es un efecto y la autovía la causa, que hacer un aeropuerto para poder llevarme una suculenta comisión del 4%. En este caso, el aeropuerto es el efecto, mientras que el robo es la causa.

Lo que dicen en Podemos, y parece que no se alejan mucho de la realidad, es que se han tomado muchas medidas simplemente porque permitían robar más. Que eso es lo que tenemos por gobierno y que ellos están dispuesto a cambiarlo.

Sin embargo, a poco que Podemos (o Ciudadanos) aparecieron como posibles amenazas electorales, comenzó a aflorar que algunos de sus miembros no estaban totalmente exentos de irregularidades. El mensaje aterrador no es el de ‘Podemos está lleno de ladrones’ sino uno mucho más descorazonador: ‘Nadie que entre en política lo hace por motivos honestos, no hay nueva política: los nuevos serán como los viejos’.

A mi no me gusta un partido que tome ejemplo de Venezuela – aunque la exageración con Venezuela es delirante. No veo sentido en alejarse del Euro o los Mercados. No hay que regalar dinero a los pobres, ni parar los desahucios. Pensándolo fríamente creo que no hay ni una sola cosa de las que ha dicho Podemos con la que esté de acuerdo. Pero el ‘fracaso’ de SYRIZA negociando la deuda griega demuestra que a pesar de las grandes intenciones, un partido nuevo no nos llevaría a la Edad Media económica.

Una gente que diga que se acabó el estar en política para robar. Aunque luego algo roben. Que hacerse ricos no sea su principal objetivo. Me basta con eso. Votaré a Podemos.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

13 comentarios en “Podemos”

  1. No, porque también hay que votar al que tiene opciones. Si de aquí a seis meses las encuestas dicen que el 20-25% de los votos va para Vox (lamentable partido político hasta en la elección de nombre) será a ellos a los que vote.

  2. “el ‘fracaso’ de SYRIZA negociando la deuda griega demuestra que a pesar de las grandes intenciones, un partido nuevo no nos llevaría a la Edad Media económica”.

    Te considero una persona inteligente y lo demuestras con cada entrada de tu blog. Por eso me sorprende mucho este razonamiento tan… simplón, por decirlo amablemente.

  3. Recuerda ese otro partido que lleva 7 años existiendo sin robar, y que necesita entrar en las instituciones para seguir llevando a juicio a Rato y demás chorizos de Bankia ;-)

  4. Salirse del Euro es una medida que puede tener consecuencias que nadie imagina. Pero sobre todo hay que pensar tres cosas:
    a) En ese escenario te toca tomar medidas muy acertadas en cada momento. Cada decisión inicial es crítica.
    b) ¿Primera medida a tomar tras salir del Euro? Pedir dinero prestado a otro país. Es decir, volver a lo mismo.
    c) No importa lo bien que lo hagan, el pueblo expulsará del gobierno a los que les pusieron los Iphones a 5.000€, los paracetamoles a 20€ y los Seat Ibiza a precio de Ferrari.

  5. Insisto, es cuestión del voto útil, Podemos ha mostrado un camino muy original, que nadie creía por lo ambicioso: ir a ganar. Los otros partidos aspiran a coaliciones, ser bisagras. Por supuesto que otros partidos lo harían mejor que Podemos, pero para mi no tiene sentido votar al partido que crees que se adecua más a tus ideas. Hay que votar con algo de estrategia.

  6. Se sentirian en su momento responsables los alemanes que votaron al partido nacional socialista de las gracietas que el tipo del bigotillo hizo despues?
    Siempre voto inutil. Escaños en blanco.

  7. Entiendo tu post, hasta el sentido táctico del voto. Pero también entiendo que si de verdad haces tuyo ese moderado europeísmo que declaras, o esa percepción de que es bueno contemplar el mundo con algo de realismo desde la óptica del mercado, entonces sí que es posible que Cs sea mejor opción. Ayer vi una encuesta que les daba 15.8% de voto, y hace 3 meses les daban un 4%.

  8. Soy Venezolana. Y por diversas razones me encuentro viviendo en España. Dices que se exagera al hablar de mi país y creo simplemente que no conoces de cerca la realidad. Solo comentare algunos de nuesyros problemas: La inflación imperante, los índices de homicidio que dejan en pañales a los de muchas guerras, una impunidad del 97 porc. En los delitos de sangre y por si esto fuese poco un sueldo mínimo de 30 dólares al mes, una escasez del 40 porc de los productos básicos, largas colas para comprar comida, una corrupción mucho mayor (multiplicada X 1000) que la que criticaron a sus antecesores, unas tasas de emigración nunca vistas en el país y ahora un conflicto grave porque ante las protestas se les dispara a quema ropa a jóvenes hasta menores de edad esto sin contar el encarcelamiento de varios dirigentes políticos y el secuestro de las instituciones del Estado. No soy quien para juzgar pero NUNCA vería a podemos como un partido que debe gobernar… la solución parece mucho peor que la enfermedad. Al ver como maquillan y enaltecen una realidad tan mala, como se han enriquecido con ella, como la aplauden sin pudor no creo que como afirmas no traigan con su “programa” consecuencias graves para España aunque esten en el marco de la UE

  9. A pesar de todos vuestros problemas, la atención que recibe Venezuela en España no tiene sentido. Aunque suene mal, con 194 países en el mundo, de Venezuela, como de Uruguay o Malasia, sólo se debería hablar en caso de terremoto, golpe de estado, elecciones nacionales o tragedia aérea.

  10. Yo también quiero cambio, pero si el cambio es Podemos, me quedo como estoy!

    Afortunadamente sí hay alternativa de verdad y son Ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *