Synechdoche, New York II

Ya avisé del estreno de la película Synechdoche, New York, dirigida por Charlie Kaufman. Tardó meses en aparecer por el Emule pero finalmente está en más de una versión (nunca se estrenará en los cines de España).

Empecé viendo una que es un único fichero. Con subtítulos en inglés y el audio y la imagen están ligeramente desincronizados. En algún momento en que había un diálogo y al mismo tiempo se oía la radio y estaba ahí leyendo como un loco mientras por los labios los movimientos no coincidían con los sonidos. Casi pierdo la cabeza.

Luego vi la versión que está en dos ficheros, con subtítulos en inglés. Que la vea quien quiera. Es una película que está en la línea que separa lo sublime de lo pretencioso. Siempre había pensado que eran dos mundos distintos, hasta que vi esta película.

La típica película pretenciosa es aquella en que un tipo disfrazado de buzo declama Shakespeare mientras en otro plano hay una mujer cortando cabezas de pescado y cantando a voz en grito música tradicional irlandesa. En esta película te toca salir y decir aquello de «el pescado es símbolo de nuestra maloliente sociedad y el buzo es en cierto modo hermano del pescado y responsable de la muerte de sus conciudadanos y bla,bla,bla». Es algo que parece ridículo a los ojos de alguien sin cultura y probablemente tenga toda la razón.

Luego hay películas brillantes, concepciones originales, bien narradas, sorprendentes, a veces complicadas. Nadie sale con traje de buzo.

Esta película me ha parecido tan complicada que he sentido un poco pena de mi mismo, porque siempre estoy deseando ver una película que tenga algo de novedoso y cuando estaba viendo esta sentía que era demasiado para mí.

Me ha gustado conforme se acercaba al final, en que encuentras algún sentido a todo y tiene una intensidad desbordante.

Lo bueno de la película es que te remueve algo por dentro, al menos a mi. Y eso cada vez es más complicado.

No me atrevería a recomendarla abiertamente. En Imdb le dan una nota de 7.7 (muy alta; La mala educación es un 7.5, Hable con ella un 8).
Por el estilo, la comparan con Mulholand’s Drive (que me pareció mucho más sencilla y también me gustó).

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

3 comentarios sobre “Synechdoche, New York II”

  1. Mullholand’s Drive mucho más sencilla? Pues vaya, tengo esta descargada desde hace un par de meses y aún no me he atrevido a verla, y después de tu reseña creo que me llama la atención y me da pereza a partes iguales…

    Y eso que me gusta Kaufman, pero no se no se…

  2. Bueno, aunque he necesitado prácticamente un mes para verla y otro para comentarla, me gustaría compartir mis impresiones sobre la película. No suele ser muy habitual que se hable de cine por aquí y me parecía descortés no aprovechar la ocasión.

    Como introducción tengo que decir que no soy un apasionado de Kaufman como guionista. Me parece un escritor tramposo, sus historias son de una narrativa anárquica. No es que esté en contra de las historias no lineales, de hecho me encantan pero es que con Kaufman me da la impresión que sus guiones parecen escritos por varias personas diferentes que no han tenido contacto entre sí para saber de que va el argumento.

    Es una película que me ha parecido artificiosa en todo momento. Creo que no había un plan predefinido. De nuevo en ocasiones hay multitud de secuencias que no tienen relevancia en la película. Si eliminásemos al azar tres o cuatro secuencias estoy convencido de que no notaríamos la diferencia y eso es un error grave.

    Pero lo peor es el aspecto visual. En toda la película no hay ni un solo plano en el que haya una intención de contar algo usando el lenguaje cinematográfico. La puesta en escena es sosísima. Me da la impresión de que el director afrontó el proyecto pensando que con un buen guión (que para mí no lo es), unos buenos actores y una buena dirección artística el trabajo estaba hecho. En cine esos elementos son importantes pero secundarios. El encuadre es la actitud. Un solo plano bien rodado puede ser más explicativo que cincuenta páginas de guión. Y ése es el aspecto en el que esta película se muestra más vacía.

    No es la primera vez que veo que alguien hace referencia a Mulholland drive al hablar de esta película. Eso sinceramente es como si alguien comparase a Shakespeare con Paco Umbral. La película de Lynch es una lección maestra de cine en estado puro. Una absoluta joya perfectamente tallada. No sólo cada plano es una solución única y brillante, sino que el ambiente sonoro alcanza una perfección que sólo se me ocurre comparar con otra película de Lynch, Lost Highway.

    Una muestra más de la incapacidad de Kaufman es que me da la impresión de que piensa que el sonido sólo sirve para escuchar lo que dicen los personajes y deja sin usar una de las herramientas más bonitas para un cineasta.

    En definitiva una película muy mediocre de un autor que siempre me ha parecido algo sobrevalorado y que dudo mucho que le vuelva a conceder dos horas de mi tiempo.

    Espero que sigas trayendo cine por aquí zrubavel, me encanta debatir sobre películas.

    [Comentario zrubavel: Muchas gracias Shevek por tu comentario tan interesante. Coincido en lo que dices, desde el punto de vista de cine la película es muy mala, sólo tiene un guión muy poderoso, con sus virtudes y sus defectos, y de eso no se vive.

    Por aquí poco cine queda por comentar, es más, la siguiente entrada con el tema «cine» se llama «No veo cine», porque creo que ya es un género incompatible conmigo.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *