Sábado tecnológico

El artículo anterior sobre el Shabbat judío y sus implicaciones en el uso muy singular de la tecnología, trata sobre cómo los judíos lidian con la difícil premisa de no trabajar en sábado.

Si lo leísteis o recordáis, en él se indica que:

Como curiosidad, la mejor tienda de fotografía de Nueva York (y por ende una de las mejores del mundo) es gestionada exclusivamente por judíos ortodoxos. Cierra los viernes por la tarde y todo el sábado, para abrir en domingo.

Esta tienda es B&H Photo Video. Hace un par de días leí el hecho sorprendente de que no sólo la tienda cierra en sábado, sino que también lo hace la tienda virtual.

La empresa, puntera a pesar de estar plagada de barbudos judíos vestidos con levita, afirma vender el 70% de sus artículos online, lo cual es aproximadamente una cantidad obscena de ventas. Pues bien, voluntariamente crean un «downtime» de 25 horas a la semana.

La página funciona con normalidad, sólo que no te permiten realizar pedidos. Me cuesta entender las causas por las que entienden el tener una tienda virtual como «trabajar». Quizás porque necesiten revisar los pedidos, o tengan una política de atención al cliente que implique una relación directa con el empleo de personas.

Ese concepto de trabajo virtual como real, es casi mágico. Admiro a las personas que son fieles a sus principios de semejante manera, por muy equivocados que fueran estos principios.

¿Cuánto dinero pueden estar perdiendo, teniendo la página cerrada todo el sábado? La respuesta que darían los mismos responsables de la tienda sería:

¿Cuantos azumbres de agua hay en el río Hudson?

Teniendo en cuenta que no cerrarán la tienda por capricho, me imagino que otros judíos se encontrarán en un dilema similar. Tendrán páginas web con publicidad como Adsense. Y no sólo desactivarán la publicidad dependiendo de dónde lleguen las visitas, sino que también lo harán dependiendo del día y hora en que se encuentren. En algunos casos, puede ocurrir que tengan que dejar la página o grandes partes de ella como no operativas, lo cual puede repercutir en la indexación de cara a Google (que podría penalizar estos comportamientos anómalos).

En fin, que todo esto es muy curioso. Os recuerdo que según las doctrinas más blandas, navegar por Internet no está permitido en sábado.

2 comments

  1. Es muy simple, si realmente es la mejor tienda del mundo, no pierden nada.
    Para comprar ahi cualquiera puede esperar un dia.

  2. Es seguro que no pierden la séptima parte de los beneficios, si te convence el producto y el precio esperarás al día siguiente para hacer el pedido, al fin y al cabo si que puedes ver la web.

    Supongo que aunque lo hagan por motivos religiosos, se convierte un poco en imagen de marca. De momento ya han conseguido que se hable de ello y de que mucha gente que no conocía la tienda ahora la conozca.

    [Comentario zrubavel: Bueno, no es una empresa pequeña, piensa en algo como la FNAC, para la gente lo de los sábados es un exotismo, no una forma de promoción. De hecho no es tan conocido lo de que no se puede comprar en sábado.

    No perderán la séptima parte, obviamente, pero sí perderán un porcentaje de dinero lo suficientemente grande como para mermar la rentabilidad. Piensa que muchos negocios tienen rentabilidades en torno al 5-10% de las ventas (por ejemplo Iberia) con lo que perder la décima parte de las ventas es peligroso. Pero insisto, bien está lo que tiene buen fundamento.]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *