Pons Asinorum

El hablar, por su facilidad, puede ser imitado por todo un pueblo; la imitación en el pensar, del inventar, ya es otra cosa.

Me timan por correo

Publicado el 25 de abril de 2006 4 comentarios

Con el recibo del teléfono, recibo una hoja en que se me avisa de que:
«Con la finalidad de poder ofrecerle productos y servicios de terceras empresas soportados o asociados a las telecomunicaciones y nuevas tecnologías de la información, así como de ocio, cultura, seguros, financieros y de asistencia en el hogar que, consideramos pueden ser de su interés, Telefónica de España solicita su consentimiento para tratar los datos personales que Vd. nos ha facilitado junto con los datos de tráfico y facturación telefónica.
Telefónica de España no cederá, en ningún caso, sus datos a las terceras empresas anteriormente mencionadas.
Si no desea que este tratamiento se produzca, puede comunicárnoslo reenviando este escrito a Telefónica, Ref. DATOS, Apdo. de Correos 46.155, 28080 MADRID. Le significamos que, de conformidad con la legislación vigente, si no recibimos noticias suyas en el plazo de un mes, entenderemos otorgado su consentimiento que, en todo caso, podrá Vd. revocar en cualquier momento.


Desde luego, el mensaje no tiene desperdicio.
Ellos han decidido que me puede interesar recibir publicidad. Me siento como cuando mi madre me explicaba que tenía que comer mucho hígado porque era bueno para mi salud. Tras darme un sablazo con la factura, me explican qué tengo que hacer. Además, empiezan con el rollo de «las telecomunicaciones y las nuevas tecnologías» para acabar abarcando todos los ámbitos de negocio existentes.
Lo que es una desfachatez es que, por defecto, yo diga que sí. Y que no se me respalde ante eso legalmente. Que ellos decidan qué es lo bueno, y yo me tenga que explicar diciendo que no lo quiero.
Y ante todo, la miseria. La principal empresa de España aprovecha que me tiene que mandar el recibo del teléfono para, usando el mismo sello, colármela. Pero si no quiero recibir propaganda de todas las empresas del mundo tengo que gastarme el dinero en un sello, escribir una carta, que si no es certificada es, a efectos legales, como si no la hubiera mandado.
Indignante. Si tienen una isla desierta, se la compro.
[Este post fue publicado por primera vez el 14 de enero de 2004]

Comentarios

4 comentarios a “Me timan por correo”

  1. el hombre máquina
    16 de enero de 2004 a las 0:48

    Pienso lo mismo.
    «Puta vida»

  2. aziz
    25 de abril de 2006 a las 15:51

    pues..tiene razon .
    un salud beslama

  3. Nabla
    25 de abril de 2006 a las 17:37

    La verdad es que no entiendo para que se gastan tanta pasta en publicidad, sino fuesen tan hijosdeputa en sus estrategias comerciales, quizás hasta podría tener una opinión aceptable de ellos. Pero a lo que se dedican es a intentar estafar al usuario constatemente. En fin, un saludo.

  4. demiurgo
    27 de abril de 2006 a las 19:10

    hace ya un tiempo me llego un correo con un escaneo de contestacion a esas cartas.
    Basicamente le decia al presidente de noseque operadora que se iba a tirar a su mujer y que si no decia nada al respecto se asumia que estaba de acuerdo. visto asi parece justo, no?

Escribe un comentario