Remora

Cuenta Plutarco en uno de sus libros menores que han sobrevivido, las Cuestiones, sobre el pez llamado rémora:

Chaeremonianus el Tralliano, cuando estábamos tomando una gran cena de pescado, señaló un pez pequeño, largo, de cabeza afilada, diciendo que la rémora (echenis) era parecida a él, puesto que a menudo las había visto cuando navegaba por el mar de Sicilia y que poseen una fuerza misteriosa; son capaces de detener todo el barco si se fijan a ellos. No pudieron mover el barco hasta que un marinero se dio cuenta de que estaba pegada al barco y la arrancó de allí.

La rémora es uno de los peces más conocidos por el hombre, pero al mismo tiempo es mucho lo que desconocemos sobre él.
Ya su alimentación es todo un misterio. Se sabe que la rémora se fija a animales mucho mayores, como tiburones, ballenas, tortugas o rayas y come de lo que este captura. Sin embargo no sabemos en qué términos se establece esta relación.
Existen tres posibilidades:

  • La rémora come las sobras del alimento de su anfitrión.
  • La rémora le quita una pequeña parte del alimento a su anfitrión.
  • La rémora come las heces de su anfitrión y se alimenta de otros parásitos de la piel del anfitrión.

Aunque la primera opción es la más considerada, parece que depende del tipo de especie de rémora. Dependiendo de la especie se relacionará con unos animales u otros y tendrá un comportamiento diferente.
remora-tortuga.jpg
La rémora mide entre 30 y 90 centímetros de largo. Su capacidad para fijarse a otros animales es tan portentosa que entre ciertas tribus pescadoras se le usa como método de pesca. Se lanza una rémora viva al mar, atada con una larga y fina cuerda. Cuando la rémora se pega a otro pez mayor, se tira de la cuerda y se recuperan tanto la rémora como el pez mayor. Es una especie de pesca ecológica en la que ni siquiera hay que sacrificar el cebo.
Este método para capturar tortugas en la isla de Cuba por los indios taínos ya fue oído por el propio Cristóbal Colón.
Otra descripción del método puede leerse en este libro:

Usaban la rémora como se usa el halcón para cazar. Este pez, no más largo que un pie, se mantenía cautivo, se le alimentaba y cuidaba y era entrenado para la pesca.

remora-tortuga-2.jpg
Hasta los tiempos de Sebastián de Covarrubias (1539-1613) sobrevivió la creencia de que la rémora era capaz de fijarse a los barcos y enlentecer su marcha. Gran parte de culpa tiene de que el sentido que hoy en día tenga este término se deba a sus escasos conocimientos científicos.
Lo cual no deja de ser curioso, porque el propio Plutarco y sus compañeros de mesa se partieron de risa al oír la superstición, según el primero cuenta en la antes citada cena junto a Chaeremonianus.
El primero en dar cierta credibilidad a la capacidad de la rémora para detener barcos fue Plinio el Viejo en su monumental Historia Naturalis. Y no deja de sorprender hasta qué punto tergiversó o interpretó a su conveniencia fuentes como los trabajos de Aristóteles que afortunadamente aún se conservan.
Plinio incluso se atrevió a relacionar a tan pequeño pez de portentosas capacidades con una de las batallas navales más importantes de la antigüedad: La Batalla de Actium que enfrentó a César Augusto contra Marco Antonio.
Dice la Wikipedia sobre la batalla:

Las naves de Antonio, grandes y lentas, dirigidas por el cónsul Cayo Sosio, fueron derrotadas por las naves más pequeñas y maniobrables de Agripa y su superior armamento


Sin embargo, Plinio da una versión más fantasiosa de lo que ocurrió:

Se dice que en la batalla de Actium una rémora detuvo la marcha del barco de Marco Antonio, en el momento en que iba navegando de barco a barco mientras revisaba las tropas y daba ánimos a sus soldados. Ante este problema, tuvo que dejar ese barco y embarcar en otro. Con el cambio la flota de César Augusto consiguió la iniciativa en el ataque y cargó contra ellos con redoblado ímpetu.

Posteriormente narra otro suceso en que estando Calígula de viaje en barco, también este dejó de avanzar, estando de nuevo la rémora como presunta culpable de la detención, algo que sorprendió al emperador que no entendía cómo un pez tan pequeño podía detener los asuntos de 400 hombres tan importantes.
Todo esto suena a excusa de los navegantes de la época. Los romanos nunca fueron famosos por su habilidad náutica y quizás se estableció como excusa estándar en la época. Si un barco llegaba tarde siempre habría una rémora a la que echarle la culpa.
Por su capacidad para retrasar las cosas en su marcha, Plinio continuó en su fantasía, indicando que los amuletos de rémora serían excelentes para evitar los partos prematuros.
Este uso de la rémora tuvo bastante aceptación durante mucho tiempo. Con la rémora se preparaban todo tipo de filtros mágicos relacionados con la retención de cosas: para evitar que un amor nos abandonara o para atraerlo. Para evitar que el feto salga demasiado pronto. Para entorpecer la acción de la justicia y los procedimientos judiciales. Todo esto lo menciona el mismísimo Aristóteles en su libro «Historia de los animales«, pero indicando ya entonces que no son más que supersticiones.
Estos filtros fueron bastante populares durante la Edad Media y en este Dictionnaire des superstitions, erreurs, préjugés et traditions populaires de 1856 sobre supersticiones cuenta su autor que aún seguían usándose entre brujas, magufos y gente con mucha cara.
Entre los especuladores científicos de la antigüedad se daban hasta casos en que la capacidad de la rémora de detener barcos era incuestionable. En base a ella se trataba de encontrar similitudes con los poderes de la piedra imán. Si partimos de premisas equivocadas podemos demostrar cualquier cosa y desde luego muchas tonterías, como en este libro de 1644:
remora-iman.jpg
De toda esta lista de lecturas inconexas se puede deducir que al menos la rémora ha sido durante mucho tiempo un pez muy bien considerado. Aunque no servía como alimento, por sus habilidades como instrumento de pesca o para la elaboración de amuletos su utilidad era muy superior a la de la mayoría de peces conocidos. No tiene por qué ser malo ser una rémora.

8 comments

  1. escriban algo bueno por que no esta la informacion que yo quiero por ejemplom las adaptaciones de lo peces ventosa o remora

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *