The rest is noise

Dependiendo del gusto personal, la música clásica tiene un punto final. Este puede estar en el barroco, en el romanticismo, en Mahler, en Stravinski o hasta en Bartok. Y el resto de la música compuesta adquiere la categoría de matraca. El resto es puro ruido.
Bajo este punto de vista, lo más normal es abandonar la música contemporánea en algún punto. Y no es algo falto de lógica, es que mucha música es simplemente ruido. He estado en alguno de esos estrenos mundiales y ves al público que no sólo no está disfrutando, sino que está deseando que se acabe. No es que no guste, es que desagrada.
Hay casos en que sin embargo es cuestión de entrenar el oído. Y merece la pena el entrenamiento. Plantarse antes de Bartok es un gravísimo error.
Como preguntaban en los comentarios de otra entrada, hay un desconocimiento sobre autores del siglo XX (digamos posteriores a 1950) que hagan música que se pueda oír. Y que no deje de ser música contemporánea. Porque pirados que sigan haciendo conciertos barrocos, siempre habrá.
Una excelente ayuda puede ser este artículo de Metafilter. No merece la pena que saque los nombres propios en forma de lista.
Si alguien no entiende inglés, puede saber que aquellos pares de palabras que empiecen ambas mayúsculas son nombre y apellidos de compositor. Lo siguiente es buscar ese nombre en Youtube para ver qué hay de ese autor. Y si no suena demasiado mal, pues al Emule con él.
La lista es muy interesante y completa, de algunos no había oído siquiera su existencia. Yo sólo añadiría dos nombres que no mencionan en ese artículo, de mi experiencia propia: Olivier Messiaen y Osvalod Golijov.
En todo autor contemporáneo hay una de cal y otra de arena. Algunas piezas son muy raras y otras muy sencillas, como ocurre con las primeras obras de Gorecki (raras) y las últimas (sencillas).

Nota: The rest is noise (Lo demás es ruido) es el título de un blog y un libro de Alex Ross, el comentarista de música clásica del New Yorker. Ambos son referencias excelentes para aprender más sobre la música clásica del siglo XX y el XXI.

2 comments

  1. Echaremos un «oidazo» (¿cuál sería el equivalente de «vistazo»?). Y también estaré atento a los demás comentarios, de los que seguro que saldrán interesantes sugerencias. Gracias.

  2. Toda la razón del mundo. Sólo añadir que Ligeti tiene algunas obras bastante interesantes, dentro de su variada obra.
    En cualquier caso, para mí la música clásica se acabó con el amigo Ludwig Van…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *