Traduccion automatica

Cuando se requiere visitar una página en un idioma extraño, tarde o temprano uno se ve forzado a usar los macabros servicios de traducción automática.
Aunque la gente alabe las virtudes del buscador de buscadores y todos sus servicios sean excelentes, en mi opinión este es uno más que añadir a la lista de funciones que apestan pero que apestan menos que las demás.
En un principio, al igual que el buscador por excelencia, el traductor de páginas por defecto era el que ofrecía Altavista. Si alguien piensa en traducción, la palabra es Babelfish.

Origen de Babelfish

Como cuenta la Wikipedia, el término Babelfish proviene de la saga Guía del autoestopista galáctico, de la que hubo una serie radiofónica, otra de televisión, libros y hasta una película. La historia podría calificarse como de comedia de ciencia ficción.
Es sorprendente cómo empresas que con el tiempo han sido tan importantes – Yahoo, Google – toman su nombre de auténticas trivialidades. Babelfish era un pez del futuro que, acoplado en la oreja, permitía la traducción instantánea de cualquier lenguaje del Universo. Para los amantes de los peces o lo bizarro, la categoría de la Wikipedia «Peces de ficción» no tiene desperdicio.
Al igual que con el buscador, la supremacía de Babelfish era indudable para Altavista. Las traducciones eran bastante acceptables y el mecanismo que permite continuar navegando a través de los links, permitiendo que se continue la traducción de las páginas sucesivas, es todo un lujo.
El software bajo el que funciona Babelfish tiene un origen de todo menos trivial. La empresa que lo fabrica es SYSTRAN, la primera empresa del mundo que consiguió hacer un programa de traducción medio decente. Aunque el objetivo de mejorar la comunicación entre todos los seres humanos es muy bello, la realidad es que si alguien se permitía inyectar fondos ingentes de dinero para alimentar una tarea tan compleja como la programación de traductores automáticos era el Ejército de los Estados Unidos de América.
Muchos proyectos se embarcaron en la idea de conseguir buenos traductores. Por supuesto la primera meta era hacer traducciones decentes del ruso al inglés. Además de por la Guerra Fría, en misiones espaciales conjuntas entre Estados Unidos y la URSS se usó el servicio de traducción de SYSTRAN.
Desde los comienzos de la informática se han formulado muchas previsiones que resultan absurdas. Quizás las dos más comunes fueran que un ordenador sería capaz de ganar al Campeón del Mundo de Ajedrez y que se llegaría a un punto en que todos los idiomas tendrían traducciones recíprocas automáticas.

Altavista y Google

Las traducciones de Babelfish siguen siendo bastante deficientes. Aceptables para tener una idea general, lo cual no es poco. Lógicamente uno de los principales enemigos de Babelfish es Google. Google ofrece un servicio de traducción casi tan bueno como el de Babelfish. Quizás el principal defecto sea que su página web no resulta tan accesible.
Altavista desde su página de inicio ofrece, con icono del pescado incluido, un link directo a su traductor. La página de Google, tan austera, no puede permitirse esos lujos. Te obliga a atravesar el incierto camino intermedio de las «herramientas del idioma«.
Si has perdido algo de tiempo en comparar los resultados del motor de traducción de Google y el de Altavista, te habrás dado cuenta de que son muy parecidos. En realidad son prácticamente idénticos. Y es que el servicio de Google funciona con el motor de …SYSTRAN.
Así, la sorpresa está en que no sean exactamente iguales. La gramática es, en mi opinión, totalmente idéntica. Algunos términos tienen traducciones diferentes. Por ejemplo, Google traduce el «Edit» de la Wikipedia como «Corregir», mientras que Altavista con su pez prefiere «Corrija». Pero el resto de la traducción de la página de la Wikipedia sobre SYSTRAN es idéntico, palabra por palabra.

Metatraducción

El servicio de traducción automática es un ingenio muy útil para acceder, por ejemplo, a páginas web que no resulta muy adecuado que queden registradas en los servidores de las empresas. Digamos que se realiza la petición de la página a Google, que se encarga de traérnosla, sin que tenga que enterarse el servidor de nuestra empresa de que hemos visitado esa página. Aquí explican como aprovecharse mejor del invento.
Me preguntaba en mi tiempo de ocio qué ocurriría si echábamos a pelear a los dos monstruos. ¿Puede Google traducir la página de Babelfish? La idea era curiosa; si en la ventana de traducción de google (translate.google.com) introducimos la página de traducción de altavista(babelfish.altavista.com), obtenemos dentro de un marco la página de Babelfish, con la horrorosa traducción «Traducción de los pescados de Babel».
Pero dando el paso definitivo, ¿Qué ocurriría si le decimos desde esta ventana traducida de Babelfish (http://translate.google.com/translate?u=http%3A%2F%2Fbabelfish.altavista.com%2F&langpair=en%7Ces&hl=en&ie=UTF8) que tradujera la ventana de traducción de Google (translate.google.com)?
Me hubiera gustado que se hubiera colapsado internet. Pero en realidad no ocurrió nada. Se ve que estos dos reyes de la traducción se conocen el invento y lo impiden. El traductor de Google no es capaz de traducirse a sí mismo desde la página de Altavista. Teniendo en cuenta que ambos traductores son el mismo – el creado por SYSTRAN – concluyo que en casa de herrero cuchillo de palo.

3 comments

  1. Comentario Friki pero valido, yo tambien pensaba anotarlo aqui, te me adelantaste. Es el unico punto criticable al post.

  2. estoy buscando un codigo del traductor de google para traducir una pagina incluyendolo con banderas, pero que no sea copiando la url resultante de una traduccion ya que no sigue las actualizaciones que se le realiza a la pagina, saben como hacerlo? que no sea un gadget

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *