Pons Asinorum

El hablar, por su facilidad, puede ser imitado por todo un pueblo; la imitación en el pensar, del inventar, ya es otra cosa.

Kuuk Thaayorre

Publicado el 18 de junio de 2009 8 comentarios

Send to Kindle

El kuuk thaayorre es un lenguaje derivado del Paman. Actualmente lo hablan unas 200 personas en la costa oeste del cabo York, en Australia. Es uno de los pocos idiomas aborígenes que aún aprenden los niños en esta remota región de Australia.

Aunque nunca habías oído hablar de esta lengua, te puedo asegurar que ya nunca la olvidarás. A pesar de ser un idioma de una tribu no muy famosa por sus avances tecnológicos, el desarrollo sintáctico y morfológico de las palabras es bastante avanzado e inusual.

Una de las características más interesantes del idioma es su forma de establecer las direcciones. En casi todos los idiomas que conoces, las direcciones y posiciones se marcan respecto de la situación de la persona que habla. El Seat Ibiza tuneado estaba a mi derecha. Dame dos docenas de ciruelas de las que tienes a la izquierda.

Aunque con otras palabras y expresiones, griegos, franceses, ingleses, alemanes, árabes, rusos y africanos, todos usan construcciones similares con términos más o menos equivalentes a derecha e izquierda, delante o detrás.

La peculiaridad del lenguaje de los Kuuk Thaayorre es que ellos dan referencias absolutas en este tipo de indicaciones. No hablan de tu derecha o tu izquierda, sino de la derecha e izquierda de la Tierra, es decir, los puntos cardinales.

Y eso es sencillamente increíble porque fuerza a tener que pensar no dónde está el Seat Ibiza o las ciruelas, sino que en primer lugar hay que pensar dónde está la tienda, si al norte, al sureste o al nornordeste.

En un artículo brillante, Lera Boroditsky diserta sobre su viaje a esta región para conocer de primera mano esta peculiaridad que probablemente sea única en el mundo.

Una consecuencia obvia de su forma de hablar es que en todo momento tienes que tener el sentido de la orientación, o de lo contrario no puedes hablar correctamente. El saludo normal en kuuk thaayorre es “¿A dónde vas?” y la respuesta debería ser algo como “Sursureste, a media distancia.” Si no sabes en qué dirección estás situado, ni siquiera puedes decir “Hola”.

Normalmente la anécdota es lo suficientemente curiosa de por sí como para justificar el viaje. Pero Lera Boroditsky realizó un experimento aún más interesante.

comic-heb

Con un poco de suerte, la de arriba sea la primera tira cómica que veas en hebreo. Aparte de no entender nada, te fijarás en que los textos están escritos de derecha a izquierda. La primera viñeta es la que está arriba a la derecha, por eso viene primero el dibujo y luego lo que se supone que dice. En los lenguajes actuales de occidente y no en todos pero sí en muchos, lo habitual es hacerlo al revés, como todos conocemos, de izquierda a derecha.

tira-mortadelo

Aquí estamos realizando una ordenación temporal de las viñetas, de acuerdo a nuestra forma de plasmar la escritura. Para los españoles, ingleses o alemanes, una historia transcurre de izquierda a derecha. Para los hebreos o árabes, de derecha a izquierda.

Esto se traduce en la forma de organizar la información. Si le damos cuatro dibujos a un rumano, para que los ordene formando una historia, colocará a su izquierda aquel que considere la primera parte de la historia. A la derecha de este la segunda, luego la tercera y finalmente la cuarta en el último lugar. Y lo hará así aunque no le demos instrucciones específicas sobre cómo debe realizar la ordenación.

También está comprobado mediante estudios que aquellos que usen principalmente lenguas que ordenan mayoritariamente en el otro sentido, ordenarán de la otra forma, de derecha a izquierda. Pero la gente de Kuuk Thaayorre, ¿Cómo lo hará?

Esta investigadora decidió llevar a cabo este experimento con estas personas de idioma tan singular, para llegar al no menos singular resultado de que ellos ordenaban la historia de este a oeste. Es decir, la propia construcción del idioma tiene implícita una ordenación singular del tiempo, como algo que sucede de este a oeste.

Imaginad la situación, si le decís a un niño que realice la ordenación, la hará de una determinada forma. Si le dices que os giréis, reordenará las viñetas en la forma simétrica, siempre teniendo en cuenta el sentido de la posición en que se encuentra.

Con gentes asín, ¿Quién necesita un GPS?

Fuentes:

El estudio en cuestión, es mucho más interesante de lo que esta pequeña anécdota trata. Otro fragmento:

[Hablando de los géneros gramaticales (aquello del masculino-femenino-neutro)]

Por ejemplo, algunos idiomas de los Aborígenes en Australia tienen hasta dieciséis géneros, entre los que destacan géneros para armas de caza, animales caninos, cosas que brillan o como en el famoso título del libro del lingüista cognitivo George Lakoff, “Mujeres, fuego y cosas peligrosas”.

Sobre esto indicar que en la Wikipedia indican que el idioma con más géneros gramaticales es el Yanyuwa, lengua aborigen, que cuenta con un total de 16 géneros. Estos son:

  • Femenino (de tipo humano)
  • Masculino (de tipo humano)
  • Femenino
  • Masculino
  • Comida (no cárnica)
  • Arbóreo
  • Abstracto
  • Partes del cuerpo
  • Parentesco familiar
  • Relación formal entre personas conocidas
  • Relación formal entre personas a nivel de abuelos
  • Relación formal entre personas que se evitan
  • Grupos humanos
  • Nombres de personas
  • Nombres ceremoniales
  • Nombres de sitios

En la explicación sobre los géneros gramaticales en los idiomas aborígenes, se narra la curiosa gramaticología de la palabra erriplen (avión en la lengua Gurr-goni).

Erriplen [avión] es un nombre del género “vegetales comestibles”. Esta confusión proviene de las siguientes analogías lógicas: En primer lugar, el género “vegetales comestibles” tiene que haberse extendido a otras plantas, y de ese modo, a todos los productos fabricados en madera. Las canoas están hechas con madera por lo que, lógicamente, también estarían incluidas en esta categoría. El género se amplía a todos los medios de transporte y así, al tomar prestada la palabra erriplen para introducirla en su lenguaje, se le asignó el género “vegetales comestibles”. Aunque las analogías tienen sentido en su propio uso, para nosotros el resultado es, sin embargo, un poco paradójico y extraño.

También han hablado sobre ese artículo en castellano en esta página.
Artículo sobre el uso de los reflexivos en el kuuk thaayorre (para gente con conocimientos elevados de lingüística).

Artículo relacionado: La Lengua Piraha.

Send to Kindle

Comentarios

8 comentarios a “Kuuk Thaayorre”

  1. Hugo
    18 de junio de 2009 a las 21:59

    Flipante, y estoy seguro de que cada uno de los links que pones merecen la lectura.

  2. Las curiosidades del lenguaje Kuuk Thaayorre
    18 de junio de 2009 a las 22:02

    […] Las curiosidades del lenguaje Kuuk Thaayorrewww.asinorum.com/kuuk-thaayorre/1280/ por MetaFilter hace pocos segundos […]

  3. jordan
    18 de junio de 2009 a las 23:28

    interesantisimo!!, pero me pregunto si estan en una habitacion cerrada sin ventanas, como se guian??
    aunque me imagino que deben tener un sexto sentido en cuanto a orientacion se refiere…no?

  4. Angel
    19 de junio de 2009 a las 11:37

    Muy curioso, el dato, y muy bueno, el post. Aunque los silogismos aplicados al Erriplen me han recordado peligrosamente a los que aparecen en la película “Los caballeros de la mesa cuadrada” de los Monty Python:

    “Las brujas arden, igual que arde la madera. Y qué más hace la madera? flotar. Y que otra cosa flota? un ganso.

    Luego si una mujer pesa exactamente lo mismo que un ganso es que es una bruja.

    Brujaaaa!!!!”

    Reitero: muy buen blog. Saludos.

  5. David C.
    19 de junio de 2009 a las 13:13

    Pensaba que tras el articulo de la lengua Piraha ninguna otra lengua podria jamás llegar a sorprenderme. Error. Es increible lo que puede producir la evolución lingüística seg’un las necesidades de cada comunidad.

    Una duda, ¿emplean nombres para cada miembro del cuerpo? Me parece muy sofisticado decir que “se rompió la pierna del noroeste” si la persona involucrada se haya actualmente en otra posición. Suponiendo que tienen tiempos pasados, claro….

    El articulo sobre los efectos del lenguaje en la percepción de la realidad me ha encantado igualmente. Estoy pensando en leerme algún libro sobre lenguaje, p.ej The stuff of thought, words and rules, the blank state, o alguno de Lakoff. Si alguien tiene alguna recomendación al respecto, le agradecería que la posteara. Gracias!

    [Comentario zrubavel: Estoy en las mismas, me gustaría saber algún buen libro sobre este tema, sin que sea muy teórico y un plomazo.
    Me alegra que por lo menos tú hayas leído el artículo en cuestión. Sobre la modificación en la forma de pensar, leí hace poco un artículo en el Economist que trataba sobre la gramática árabe. No se ha modificado apenas desde la Edad Media y eso condiciona la forma de hablar, pues las construcciones son muy arcaicas. Defendían que parte del inmovilismo de las culturas árabes puede estar influenciada por la falta de dinamismo en su lenguaje.]

  6. Mr. Grieves
    20 de junio de 2009 a las 9:27

    Fantástica entrada, me ha parecido apasionante, una de esas cosas que simplemente, cuesta creer. Después de esto, cualquier ejemplo similar que uno pueda pensar para “contraatacar” se queda en nada.

  7. tuqu
    20 de junio de 2009 a las 15:01

    No se si sera una casualidad, pero Amando de Miguel acaba de escribir un articulo en el que dice que en España apenas se utilizan los puntos cardinales.
    http://www.libertaddigital.com/opinion/amando-de-miguel/el-espacio-en-el-hablar-de-los-espanoles-49719/

  8. Valtercapo
    11 de septiembre de 2009 a las 1:46

    En Argentina las zonas montañosas son muy escasas comparadas con los terrenos llanos (la pampa) por lo que para mi ha sido muy difícil adaptarme a la expresión “subí al pueblo”, “baje a la ciudad”, etc. Hasta que no aprendi que sitio estaba mas alto que otro no pude utilizar las expresiones con tranquilidad. La única vez que me siento cómodo y seguro es cuando digo “bajar a la playa”.

Escribe un comentario





Suscribirme sin comentar

Contacto

Si quieres contactar con el autor de esta página, hazlo desde aquí.

Suscribirse (RSS)

Suscribirse (Email)

Buscar