Encarcelamiento

Hay personas y animales que mueren tras unas cuantas horas de cautividad. Un masái que pase más de tres días en prisión morirá. Acostumbrado a la extensión de la estepa, en prisión está condenado a morir.

Las autoridades coloniales británicas en Kenia si dieron cuenta de ello en su día debido a las malas experiencias, así que decidieron castigar a los masái de otra manera: con azotes o confiscándole ganado.

Si encerramos en un contenedor a perros esquimales, éstos moriran en una o dos horas. No se adaptan a la estrechez. A numerosas personas les pasa lo mismo.

Fuente: Rüdiger Nehberg, Manual del Aventurero.

Artículo muy relacionado: Pena de muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *