La Farola

El periódico que todo el mundo conoce, pero que nadie ha leído se llama La Farola.

Un periódico que venden personas con recursos económicos mínimos, casi nadie sabe nada de él, todo lo más sonreímos al imaginar que, si los contenidos de los periódicos gratuitos son lamentables, los de ese periódico ya tienen que ser de traca.

La Farola funciona del siguiente modo: una editorial crea un periódico, los contenidos suelen ser lo de menos y la calidad es mínima. Algunos de los textos provienen de personas sin hogar, que viven en la calle. Pueden ser poemas o textos de difícil calificación.

A la editorial se presenta el pobre vendedor, que compra este periódico al precio de 0,5€ (las cantidades no son exactas, pues hay poca información actualizada). Luego el vendedor trata de colocar el producto, al precio de 2€, quedándose con el margen de la diferencia.

Para la editorial no hay riesgo alguno. Ellos ganan tanto dinero como periódicos consigan vender a personas sin apenas dinero. Luego estos se encargarán de venderlos como buenamente puedan.

La idea es excelente: pedir dinero es denigrante y al mismo tiempo ilegal. Vender periódicos no, o no lo es tanto. Además, los vendedores, conocedores de que el valor de lo que venden es nulo, tratan de «vender» sin dar nada a cambio. Una especie de limosna con excusa.

Por eso suelen llevar los periódicos envueltos en una hoja de plástico, como forma de protección, pues el papel de periódico es de calidad ínfima y el llevarlo a diario deterioraría mucho el producto. Al final un periódico se puede vender muchas veces.

Es por eso que la tirada es un tanto irregular. Los vendedores tratan de vender los ejemplares hasta que se quedan sin ellos. Actualmente la revista va por el número 298 (aproximadamente) pero he visto vendedores con el 297 y con el 296. Estoy interesado en comprar el número 300 y llevo ya semanas viendo que va a ser más complicado de lo que parece.

Este modelo de negocio se inició a manos de una persona que vivía en la calle en Nueva York (Street News, fundado en 1989 por John «Indio» Washington). Luego llegó a Europa vía Reino Unido para saltar posteriormente a Francia y de ahí a toda Europa. La Farola llegaría a España en 1995 de la mano de George Mathis.

La idea gustó mucho en todas partes: una forma de ayudar a estas personas, hacer que parezca que estaban trabajando. Junto con la Farola aparecieron una miríada de periódicos similares, a veces locales a veces algo más generales (interesante descripción en pdf).

George Mathis llegó a España viviendo de una forma espartana. Se alojaba en una pensión de mala muerte y tenía un tren de vida austero. Llegaba de haber fundado un periódico similar en Bélgica y la idea también funcionó bien en España. Luego obviamente otros le copiarían. Y surgiría la competencia.

El principal problema de La Farola es que se trataba de un periódico con ánimo de lucro. Esto suena muy mal, pero casi todos los que podemos, trabajamos por ánimo de lucro. Muchos veían fatal que una persona estuviera ganando dinero en un proyecto de contenido social tan importante. Los beneficios iban a los fundadores, no se reinvertían en obra social.

Por eso surgieron diferentes alternativas, casi todas caracterizadas por tener objetivos más propios de una ONG: si sobra un duro, para los pobres.

Estas ONG sin embargo no se quedaron cruzadas de brazos: lucharon porque sus pobres vendieran sus periódicos. A mediados de los años 90 se vivió una lucha underground de lo más triste que quepa imaginar. La Farola era el número uno del mercado, por llegar primero y por ser más ambicioso, pero los otros tenían mayor apoyo social y a veces estaban respaldados por asociaciones asentadas en las ciudades.

Como ya he indicado antes en un artículo (las ONG como negocio) el empeñarse en hacer el bien sin que haya personas que ganen dinero de por medio no siempre funciona. A pesar de las presiones, las denuncias y de todo, con el paso del tiempo La Farola fue derrocando al resto de periódicos, que si existen tienen una presencia testimonial.

Hoy en día se acusa a su fundador de ganar mucho dinero con el negocio. Se le trata de procesar por tener a empleados sin contrato, por ganar demasiado dinero «a costa» de los más desfavorecidos. Con todo esto el gran perjudicado es el periódico, que encima se gana una mala imagen.

Hoy en día nadie compra periódicos, menos si se sabe que el contenido es malo. Es por eso que los vendedores ya casi sólo se dedican a pedir de forma enmascarada.

Resulta curioso que el periódico no tenga página web, su presencia en la red es casi inexistente. Si tuviera botones de «Donar» con Paypal les pasaría lo que al resto de negocios en la red, no donaría ni Dios.
A mi la verdad es que me gustaría escribir artículos en La Farola.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

11 comentarios sobre “La Farola”

  1. He llegado a un artículo publicado en «El Mundo» por aquella época (abril de 1995) que narra bastante bien la guerra entre «La Farola» y «Macadam», otro periódico marginal.

    No sé si lo habrás visto durante el proceso de documentación del artículo, así que dejo aquí el enlace.

    Lo más interesante, en mi opinión, es ver cómo se desencadenaba esa lucha tan patética entre periódicos prácticamente ignotos ¹:

    Su máxima responsable [de Macadam], Martina Vanden Driessche, calificó así al fundador de La Farola, George Mathis: «Era un empleado nuestro que montó otro periódico similar únicamente para enriquecerse». Mathis no ha tardado en responder: «Macadam es un periódico de burgueses realizado por periodistas que lavan su conciencia creyendo que realizan una obra social, cuando en realidad no están en contacto con la calle».

    Totalmente surrealista.
    _________________________
    ¹Es digno de señalar que, pese a lo poco conocido que era el periódico, tenía una facturación mensual cercana a los 30 millones de pesetas, una cantidad impensable para muchos de los blogs que hoy se llenan la boca con el nuevo_modelo_de_publicidad, y que no ganan cuatro chavos.

    [Comentario zrubavel: El link que has puesto se ha perdido pero debe ser uno de los que aparecen en el artículo, hablando de Macadam (que no he podido ver si sigue vendiéndose o no). Como ves, se tiran a matar.]

  2. Gracias por seguir escribiendo artículos aquí. Siempre es un placer leerte, este és el único blog que sigo con asiduidad.

  3. Efectivamente, el link ya lo habías puesto en el artículo (es éste: http://tinyurl.com/ya842dq). Ya me ha pasado alguna que otra vez con los enlaces: algunos me pasan desapercibidos, seguramente por la configuración de colores que tengo, que no me permite distinguirlos del todo del resto del texto.

    Respecto a lo de Macadam, yo tampoco he podido encontrar nada. El desconocido periódico tiene además la mala suerte de compartir nombre con un material de construcción, lo que ensucia aún más los resultados de búsqueda.

    Pero bueno, dudo mucho que se siga publicando como tal.

  4. Si quieres publicar en La Farola dudo que tengas que hacer mucho más que enviarles los artículos gratuitamente. Antes o después lo meterán.

  5. Intente contactarlos en el email que publican (lafarola@hotmail.com) pero no funciona…
    de hecho acabo de leer eso aqui (http://www.noticias.com/las-sombras-de-la-farola.18052):
    Los editores de La Farola dicen en la tercera página que el periódico se hace en Roma y que la entidad editora se llama Amici di Qui-z. Ni teléfonos, ni direcciones, sólo un correo electrónico (lafarola@hotmail.com) que no funciona.

    ..antes solia comprarlo para ayudar a esta gente pero tambien por sus articulos interesantes (de Greenpeace y otros..), pero desde hace poco no hay mas articulos solo propaganda y cosas malas…a partir de aqui, ya se que mejor darselo dinero a estos africanos y no al dueno de la revista.
    Saludos

  6. En la puerta del supermercado de mi barrio, casi siempre hay una persona vendiendo este periódico. Mi conciencia me ha dado un toque en más de una ocasión pero algo me decía… A ver si un día, antes de donar nada, averigüas un poco… Bien, una vez más, un negocio tras la precariedad de muchos. Pero, realmente, son personas necesitadas; entonces… ¿ Qué hacemos ? ¿ Contribuimos al negocio y a ésta forma de explotación ? ¿ O ayudamos un poco a los necesitados ? Díficil…. Está difícil.

  7. ..me parece claro que en este caso si quieres dar dinero, mejor a ellos que a la revista que no tiene las cosas claras..a un nivel mas alto ya te puedes preguntar tambien que significado y consecuencias tiene el hecho de darselos dinero..parece ayudarlos en el dia a dia pero que a largo tiempo? les esclaviza a este tipo de cordon economico? incluyendo a sa familia a quien suelen enviar parte de este dinero..que pena ver a cada vez mas de ellos en tantos rincones pidiendo algo a gente que esta ya en crisis, bueno no todos, de hecho estos ultimos dan? (cosa aparte, en la filosofia hindu aconsejan dar sin ningun motivo comercial es decir sin esperar nada en retorno, dejar de lado su egoismo material..porque sentirnos atados a las cosas materiales incluyendo el dinero nos quita nuestra libertad, es decir nuestra felicidad)

  8. Es una lastima,que este empresario frances. Se lucre del sufrimiento del sufrimiento d los demas. Prefiero que la gente pida dinero. Y no trabaje para este tipo de organizaciones. Que al fin y al cabo terminan,siendo mafias. Explotar al mas pobre para hacerse mas rico.

  9. Día 21, de marzo de 2011. D.C.
    Hola a todos/as:
    He leído hoy en la farola, un interesante artículo sobre la mujer y hombre “de hoy”. Lo podéis leer a través de este enlace:
    http://www.rafapal.com/?p=8850
    Los comentarios de todos/as, los que escriben en esta página me ha gustado.
    Sostengo la idea de que el periodismo de investigación y con compromiso, si no ha muerto está agonizando.
    Salud.
    Kankana Kamali.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *