La frase: Amici diem perdidi

Amici diem perdidi. Amigos, he perdido el día.
Origen:
Suetonio, en la Vida de los Doce Césares, de la vida de Tito Flavio Vespasiano dice:

En cuanto a las demás peticiones que podían hacerle, tuvo por norma no despedir a nadie sin esperanzas. Hacíanle observar sus amigos que prometía más de lo que podía cumplir, y contestaba, que nadie debía salir descontento de la audiencia de un príncipe. Recordando en una ocasión, mientras estaba cenando, que no había hecho ningún favor durante el día, pronunció estas palabras tan memorables y con tanta justicia celebradas: Amigos míos, he perdido el día.

Frase aplicable a:
Las frases célebres que recomiendan aprovechar el día se cuentan por decenas. ¿Pero qué es aprovechar un día? ¿Irse toda la noche de copas, sin pensar en la posible resaca del día de mañana? ¿Dejar el trabajo que día tras día nos quita las ganas de vivir para seguir un sueño? ¿Limpiar la cocina en lugar de ver un episodio de Los Serrano? ¿Hacer algo que nos alegre hoy en lugar de algo que quizás nos sirva, o no, para el mañana?
De Tito dice la Wikipedia, citando a Suetonio:

Los romanos, a causa de sus presuntos vicios, temían que Tito se convirtiera en otro Nerón.Contra todo pronóstico Tito demostró al pueblo que era un emperador eficaz y fue muy querido por todos los romanos.

Tito tuvo la suerte o la desgracia de morir cuando apenas llevaba dos años como Emperador. Con tan poco tiempo, no tuvo opciones de volverse loco, cansarse del poder, disfrutar de la vida. Si Tito hubiera sabido que, el día que pronunció su famoso Amici diem perdidi, le quedaban menos de dos años de vida, ¿Se habría seguido comportado como lo hacía?
¿Cuánto daño no habrá hecho al mundo aquel famoso «Carpe Diem«? Usado como excusa para no hacer lo que se debe. Empleado como justificación de que merecemos ser felices. Si algo nos hace infelices, lo tenemos que quitar de nuestra vida. Sin pensar que la causa de esa infelicidad puede estar más en nuestra cabeza que en esa aparente fuente del mal.
La filosofía blanda recomienda el Sé dulce contigo mismo. Y esto lleva a la perpetua indulgencia, a que el mal está siempre fuera de nosotros. Y debe ser aniquilado.
La filosofía estoica, quizás más adecuada para nuestros días, aunque apenas practicada, te sitúa en un estado mental más mundano, eres una pieza más en el universo, no el centro de él. Asín que haz lo correcto. Y como dijera Pitágoras:
Elige la mejor manera de vivir; la costumbre te la hará agradable.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

Un comentario sobre “La frase: Amici diem perdidi”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *