Miss Canadá

En 1992, Canadá decidió retirar el concurso de Miss Canadá. Aunque en un principio se afirmó que las causas eran éticas – para dignificar el papel de la mujer y eliminar una competición que pudiera resultar “sexista y propia de otra época”, a consecuencia de las presiones de las asociaciones feministas – las verdaderas causas fueron las de siempre. El montaje del concurso sobre la televisión era demasiado caro y no salía rentable.
Así la última Miss Canadá fue Nicole Dunsdon. Puesto que el título “Miss Canadá” es una marca registrada, ninguna persona pudo asignarse dicho título con posterioridad a esa fecha. Ante la necesidad de enviar a una representante al concurso de Miss Universo, en el 2003 se creó el título paralelo de Miss Universo Canadá, que sólo sirve como prueba clasificatoria para la competición mundial.
Tan sólo dos años después, la ganadora de Miss Universo Canadá, Natalia Glebova, de origen ruso, venció en el título mundial, convirtiéndose en Miss Universo 2005.


Aunque el atractivo de Natalia Glebova es extraordinario, el año en que ganó la competición, no era ni mucho menos la favorita, resultando esta la concursante de Venezuela, Mónica Spear. Según parece, la victoria de Glebova se logró en la prueba de expresión oral, en que respondió del siguiente modo a la pregunta que se le formuló:

¿Cuál es el mayor reto de tu vida? “Es siempre mantenerme positiva. Me considero una persona que ve siempre el vaso medio lleno, en vez de medio vacío”

La concursante venezolana ya había dado la campanada en la competición de su país, al responder a la pregunta “¿Cuál es su escritor venezolano favorito?” con la respuesta “Gabriel García Márquez”, que es colombiano, siendo además Colombia un país con quien Venezuela siempre ha tenido relaciones diplomáticas complicadas.
Glebova fue la segunda canadiense en conseguir el título de Miss Universo. La vencedora anterior, Karen Baldwin, lo había hecho en 1982. Un dato curioso mil veces resaltado es que tanto Karen Baldwin como Natalia Glebova estudiaron en el mismo instituto, el London Central Secondary School, de Ontario.
Canadá tiene cierta fama de no tener mujeres muy atractivas. Si examinamos los concursos de las últimas ediciones, vemos vencedoras de orígenes muy diversos. La ganadora del concurso de 2006, Alice Panikian, se presenta como una de las más firmes candidatas al título de este año, y es de origen búlgaro (tres cuartos búlgara y un cuarto armenia). En el 2005 fue Glebova, que es de procedencia rusa.
Teniendo en cuenta también la competición paralela de Miss Mundo CanadáMiss Mundo es un título similar a Miss Universo, todo se crea en función a las expectativas de negocio que puedan existir, pero desarrollado por otra compañía y con distintas participantes – nos encontramos en 2005 con Ramona Amiri, de orígenes persas y asirios, Tijana Arnautovic en 2004 que nació en Serbia y a Nazanin Afshin-Jam, de procedencia iraní en el 2003.
Curiosa circunstancia. Cuando existía el concurso de Miss Canadá, sólo podían participar canadienses de pura cepa. Como las canadienses no son extraordinariamente atractivas, sus resultados en las competiciones mundiales eran muy pobres. Así, la competición nacional perdió interés, hasta desaparecer. Cuando comenzaron a competir de nuevo, al no tener la restricción de la procedencia, les permitió tener mejores competidoras. Sus resultados a nivel mundial mejoraron sensiblemente, con ganadoras y finalistas en muchas ediciones. El interés por el concurso nacional es ahora extraordinario. Según afirman, podría darse el primer caso en que un país gane el título del Miss Universo 2006 dos años seguidos. El resultado, el 23 de Julio de 2006, en los Ángeles.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

4 comentarios en “Miss Canadá”

  1. Hum. Esa afirmación de que “Canadá tiene cierta fama de no tener mujeres muy atractivas” es ciertamente atrevida. Quizá debería reformularse como “Canadá tiene cierta fama de no enviar mujeres muy atractivas a los concursos de belleza”.
    Y aunque pueda sonar a tópico, me pongo en la situación: cojamos cien mujeres atractivas de origen canadiense y otras cien de origen, digamos, venezolano (país de larga tradición en estas verbenas).
    ¿Cuántas de las canadienses considerarían perder uno o dos años de su vida con el paripé del concurso, más los actos de representación, los desfiles, las sesiones de fotos, quizá algún disco, quizá alguna película…? Estoy seguro de que habría muchas más que preferirían seguir con sus estudios, sus relaciones personales o su carrera profesional.
    Y sin embargo, entre las venezolanas, el porcentaje de las dispuestas a lanzarse a la piscina probablemente fuera mayor. Y no hay más que leer la respuesta que has mencionado para darse cuenta de que sus objetivos culturales y su idea del éxito en la vida serán muy distintos (y que conste que no quiero generalizar: habrá excelentes científicas venezolanas del mismo modo que zopencas canadienses).
    ¿Qué ha conseguido Canadá con el mestizaje de sus representantes? Atraer a hijas de inmigrantes con pobres perspectivas de futuro que ven en el concurso una tabla de salvación.
    Y además, hay que recordar que estamos jugando con un concepto, el del atractivo, que es tan subjetivo como la predilección personal por un número u otro.
    En cuanto a las preguntas de psicotécnico de estos dislates llamados concursos de belleza… bueno, sin comentarios.
    [Comentario zrubavel: Discrepo con lo que dices al principio. La belleza será todo lo subjetiva que queramos, pero en determinados países, la mujer media, la que encuentras por la calle, es más o menos bella. Por ejemplo, Hungría es un país de mujeres guapas y Escocia de mujeres no tan guapas.
    Puede ocurrir que la más atractiva de las escocesas deslumbre a todas las húngaras. Pero la escocesa promedio nada tiene que hacer ante la húngara a pie de calle. Así, sólo trato de afirmar que la canadiense media no es precisamente llamativa.
    Para un concurso de misses, aún dentro de la subjetividad del jurado, en lugar de elegirse a la media de belleza, se toma la cota superior, que puede estar más o menos alejada del promedio, pero que en gran medida, dado que mucha gente no querrá participar, o no será aceptada, quedará próxima a la media de dicho país.
    El caso de Glebova es sintomático: el año anterior a su victoria mundial no fue capaz de vencer el concurso canadiense. Un factor muy importante es el del concepto de belleza local o nacional. Las mujeres más bellas a los ojos de un árabe pueden ser las morenas de ojos verdes, y las más atractivas para un sueco será una morena de ojos negros. El españolito se rinde ante una rubia auténtica de metro ochenta. Hay tanto que podría decirse sobre la belleza…]

  2. Coincido con zrubavel. Hay paises con mujeres mas guapas o mas feas. Quizás por el aislamiento geográfico que haga que miembros de la misma familia tengan hijos y todo eso. En inglaterra, 9 de cada 10 mujeres son feas. Y aún así la que hace número 10 no puede competir con las guapas de otros paises.

  3. Pues parecemos condenados a discrepar :)
    Lo primero que me preguntó es cómo se sacan esas “medias”. ¿De qué forma lo haría un extranjero con las españolas? ¿Por qué zona comenzaría? Porque el tipo medio de mujer en Euskadi tiene poco que ver con el que ve en Sevilla o en la meseta. Esto sólo sería válido en comunidades muy cerradas (quizá la raza gitana en nuestro país), pero me resisto a creer que un país tan extenso y teóricamente avanzado cultural y socialmente como Canadá consiga mantener una “pureza de raza” en sus mujeres. Y en la totalidad de su vasto territorio.
    Desde luego que se puede decir mucho sobre este tema, y lo gracioso es que temo que jamás llegáramos a un acuerdo. Sólo un dato personal: tomando el segmento de mujeres más guapas de cada país, para mi gusto en que está en cabeza –con diferencia– es Japón. Y quizá mucha gente pondría a las japonesas por debajo de las húngaras y las escocesas.
    Lo que dice bastante acerca de lo retorcido (o simplemente diferente) que puede llegar a ser el concepto de belleza en la mente de cada uno. De ahí mi numantina resistencia a absolutizar o generalizar con él.
    [Comentario zrubavel: No he viajado lo suficiente, pero me han comentado, y creo que tiene bastante base, que los países con las mujeres más guapas del mundo son sorprendentemente los árabes. Una chica que vivía en Israel me comentó que el promedio de Tel-Aviv era simplemente impresionante, a causa de la mezcla ( muchos árabes, pero también rusos, judios de todas partes del mundo y occidentales ).
    Un amigo me dijo que las mujeres de Líbano son también bellísimas, quizás las que más. En este caso me temo que hay que tener en cuenta que las que él pudo ver son sólo el pequeño porcentaje de mujeres liberadas, que para serlo tienen que vivir de profesiones muy “liberales”, en gran parte por su físico.
    La belleza de las españolas se debe, sobre todo, a ese porcentaje de mezcla con sangre árabe. La mezcla hace a la gente más atractiva, cuanta más mezcla, mejor. Por eso en Andalucía están muchas de las mujeres más atractivas de España, sangre árabe y española, pero también alemana, inglesa y sueca.]]

  4. Pues mi impresión superficial de Montreal (la única ciudad de Canadá que pude visitar) es precisamente que había mucha tía guapa, y lo atribuí a la mezcla. Hay muchísimos asiáticos de tercera o cuarta generación que han salido de la habitual endogamia de estas comunidades, y recuerdo haberme cruzado con pelirrojas de ojos rasgados, asiáticas de ojos verdes… en fin, todo un festival de exotismo femenino muy interesante.
    Y totalmente de acuerdo respecto a las libanesas, aunque con una puntualización: hay mucho “escaparate”. En Jordania al menos todas las recepcionistas de hotel, todas las dependientas, todas las azafatas de avión, etc., estaban concienzudamente seleccionadas, no me cabe duda. Luego te ibas a la calle, a los mercados, y había de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *