Muerte por ahorcamiento

El siempre interesante blog de Mindhacks expone en uno de sus artículos lo poco que conocemos sobre la muerte por ahorcamiento. La más eficaz y una de las más populares formas de suicidio, un habitual de los métodos de ejecución y realmente no se puede precisar con exactitud el proceso que lleva a la muerte del sujeto en la mayoría de los casos.

En los comentarios al artículo se exponen las dificultades para realizar dicho estudio. Obviamente no se pueden realizar experimentos con personas, pero hoy en día el hacerlo con animales también se sostiene como algo carente de toda ética científica. Por lo tanto no hay forma de investigar la cadena de sucesos que desembocan en la muerte. Toda la información científica al respecto es sobre textos del siglo XIX y comienzos del XX.

Ahora bien, aunque no es ético matar animales para realizar estudios, ¿Deja por ello de ser una materia de estudio interesante? Los defensores de los derechos de los animales se muestran excesivamente irracionales en este punto. La verdad es que no es lo suficientemente práctico como para que compensen las muertes (asesinar es un verbo sólo aplicable a personas) pero eso no le resta interés al asunto.

Aún no se ha encontrado el método de ejecución ideal, casi todos son poco confiables, causantes de gran dolor o simplemente atroces. El ahorcamiento era, hasta finales del siglo XIX, el método estrella. Incluso se desarrollaron mejoras, como la caída larga que trataban de optimizar los efectos. Curiosamente cuando se empezó a desarrollar la empatía hacia los ejecutados se consideró que el método no era el más humano posible y se emplearon alternativas poco o nada probadas, como la silla eléctrica. Incluso la injección letal, el método defendido como más indoloro de todos, tiene sus detractores que afirman que no siempre lo será así y en muchos casos causará un dolor horrible. Y todo esto es lógico porque no dejan de ser métodos que no han sido probados de verdad, sobre los que no hay siquiera investigaciones del siglo XIX.

Así, aunque para muchos resulte horrible pensar que se estudia algo «porque sí» en este caso hay razones prácticas de sobra para realizar dichos experimentos. Otra cuestión sería el pensar la forma de realizar dichos experimentos minimizando el número de muertes necesarias. Ahí es donde se ve el talento de los investigadores, obteniendo lo máximo de lo mínimo.

Finalmente, una cuestión ética peliaguda: ¿Qué le importa más a la gente, que los condenados a muerte tengan una muerte digna y poco dolorosa o la muerte de animales «inocentes» en aras de la investigación de lo anterior?

Más información: New Scientist.
Interesante lectura: La muerte por decapitación.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

15 comentarios sobre “Muerte por ahorcamiento”

  1. Joder con el link del final, bastante perturbador.

    Respecto al artículo, es una reflexión que particularmente encaja bastante en estos tiempos en los que tanto se piensa en el sufrimiento animal.

    Un saludo

    PD: yo eligiría ser ahorcado a ser decapitado, pero creo que lo menos doloroso sería ser fusilado, aunque habría que corroborarlo

  2. Quizá el post peca un poco de utilitarismo.
    Nosotros mismos somos animales, así que siguiendo esa lógica utilitarista, reformularía la pregunta en lo siguiente:
    ¿Le importaría a la gente que presos que han sido condenados a muerte sean sujetos de experimentación para que otros presos mueran más «humanamente» en aras del conocimiento científico?
    Total, es quizá la solución más práctica y no tienes que hacer sufrir a otros seres vivos en el proceso.
    Y dejo abierta la siguiente pregunta:
    ¿Es justificable matar para aprender a «matar mejor» o por simple curiosidad científica? ¿Realmente beneficia a alguien?

  3. Vaya por Dios. Llevamos incontables años destripando y desmembrando a la gente en las mesas de operaciones, gracias a la anestesia general, y todavía tendremos que experimentar con animales para descubrir una forma de ejecutar la pena capital sin dolor.

    Que ésa es otra. ¿Realmente están interesados los ejecutores –y sus votantes– en que no haya dolor?

  4. O a lo mejor esos esfuerzos podrían canalizarse hacia la eliminación completa de la pena capital en los países que aún la practican. Hoy en día es completamente inadmisible, inútil e innecesaria la ejecución de una persona por parte del Estado, habiéndose probado como falsos muchos de los argumentos esgrimidos para defenderla (factor ejemplarizante, acto de defensa colectiva contra el asesino, ojo por ojo, etc.)

    Dicho esto, sospecho que la inyección letal sea el tipo de muerte más indolora, al menos en teoría. El problema sobreviene cuando a los presos se les administra un cóctel sustancias químicas de forma imprecisa, sin tener en cuenta las cantidades precisas y adecuadas para cada tipo de preso. Recuerdo que leí que en algunos casos, al no estar bien preparadas, las inyecciones provocaban una agonía al reo que podia extenderse hasta los 25 minutos antes de que se produjera la muerte.

    Por otra parte, las formas de ejecutar a una persona son tan diversas como crueles. En el siglo XIV, por ejemplo, se ejecutaba a los que cometían traición, conspiración, intento de regicidio o falsificación de moneda mediante la aplicación de metal fundido sobre las cavidades corporales del pobre desgraciado (sobre todo en la boca, ojos y oídos).

    P.D. Espero que nadie se refiera aquí a tal o cual forma de asesinar a alguien como «la más humana», expresión horrible que ya he leído otras veces y que no tiene ningún sentido en este contexto.

  5. «Los defensores de los derechos de los animales se muestran excesivamente irracionales en este punto.»
    ¿Excesivamente irracionales??, ¿por ser como son, defensores de los animales, ¿o por no pensar igual que tú?

    Soluciones, como bien dicen en los comentarios, hay bastantes. Se puede morir de forma completamente indolora desde hace muchos años. El problema es que la pena capital es una ejecución utilizada como castigo público, que muchos la justifican y, no salgo de mi asombro, unos pocos os atrevéis a llamarlo «ciencia».

    Por último, en tu pregunta final, no es que se te vea el plumero, es que manipulas las palabras como nunca te había visto hacer.
    ¿¿que el condenado a muerte tenga una muerte digna??, que bonita palabra ¿verdad?, DIGNA… si quieres que tenga una muerte digna, para empezar no lo ejecutes atado de pies y manos.

    Y lo de animales «inocentes»… ¿a qué viene el entrecomillado?, ¿es necesario ese tono burlesco o de duda?, ¿no son inocentes sin más?

    Espero haber respondido a eso que tú llamas «cuestión ética peliaguda» y que para mi no es más que sentido común. Experimentación con animales y humanos SÍ, pero mucho ojo con PARA QUÉ.

    [Comentario zrubavel: Creo que tu respuesta está en la línea «defensores de los animales» que pones pegas a todo lo dicho en el artículo pero no expones nada concreto, no construyes alternativas. ¿Cuáles son esas formas de muerte indolora? Estás a favor de que se experimente con animales pero no expones la frontera donde lo consideras justificable.]

  6. Pues, con perdón, pero me parece una hipocresía que se proponga experimentar con animales para reducir el dolor o sufrimiento del condenado a muerte. Si verdaderamente se quiere evitarle el sufrimiento, bastaría con anestesiarlo media hora antes de la ejecución, como si se le fuera a operar y dejarlo completamente insensible a todo, para luego ejecutarlo com mejor convenga más tarde. Al fin y al cabo, no hay ningún riesgo, lo peor que podría ocurrirle es que el enfermero se pasara con la dosis de anestesia y el condenado no pudiera despertar después de la «operación», ¿no?

    El hecho es que un condenado a muerte es alguien que sabe con total y absoluta certeza el momento en el que va a morir (la fecha, e incluso la hora) con mucho tiempo de antelación (a veces incluso meses si ha recurrido la sentencia que le condenó). ¿Hay mayor tortura que eso, estar encerrado en una celda sabiendo el número exacto de segundos de vida que te quedan?

    Y luego está todo el circo del traslado desde la celda hasta el lugar de la ejecución, la preparación (sentarlo y atarlo a la silla eléctrica, subirlo al patíbulo en el que le van a ahorcar, atarlo a la «cama» en la que le van a poner la inyección letal…), el públco mirando (familiares de la/s víctima/s, periodistas…), la muchas veces vana esperanza de que llegue el indulto en el último segundo… Todo ello cuando el condenado sabe que le queda menos de una hora de vida (repetimos, sabe el segundo exacto en que va a morir).

    Todo ello es también sufrimiento y dolor, no físico pero sí emocional y, de nuevo, es tan fácil de aliviarlo en gran parte simplemente anestesiando al condenado con antelación. ¿Se hace? No. ¿Por qué? Pues porque el hecho es que el sistema está preparado para que el condenado *sufra*, para que durante todos y cada uno de los segundos que le quedan de vida (y el condenado sabe exactamente cuántos son) esté pensando en ello y viviendo en plena agonía.

    Por ello, me parece una crueldad innecesaria experimentar con animales para ahorrar unos pocos segundos de sufrimiento a los condenados a muerte. Hay otros medios antes que eso (ejecutarlos anestesiados, por ejemplo) que reducirían en mucho más tiempo e intensidad ese sufrimiento y sin embargo no se usan.

    P.S.: no entro a valorar lo ético de un sistema que, deliberadamente, busca el sufrimiento del condenado pero lo que sí le pido es que sea consecuente consigo mismo. O le preocupa el sufrimiento del condenado en todo o el procedimiento desde que le comunican la sentencia o no, pero no vale (a mí al menos) decir «me preocupa que no sufra en sus últimos segundos de vida, pero en la semana anterior que sufra a base de bien pensando en lo que le espera».

    [Comentario zrubavel: El problema de la anestesia previa es que es un método muy caro. Siempre se piensa el ejemplo «idílico» de los condenados a muerte en Estados Unidos, pero en países pobres no hay anestesistas ni para los enfermos inocentes.]

  7. Sombra escribió:
    «¿Hay mayor tortura que eso, estar encerrado en una celda sabiendo el número exacto de segundos de vida que te quedan?»

    Sí. Estar encerrado en una celda sin saber cuándo va el verdugo a abrir la puerta. ¿Será en un año? ¿Será dentro de un minuto?

    Por cierto, en los países subdesarrollados hay un elemento que no suele faltar: armas y munición. El cerebro no tiene sensores de dolor. Si tuviera que elegir un método, desde luego sería el fusilamiento apuntado a la cabeza.

  8. En referencia a la contestación de zrubavel a Sombra:

    ¿Entonces en qué quedamos, en que la muerte sea indolora o barata? Porque difícilmente coincidirán ambas características.

    Por ejemplo, si comparamos los costes, se ha calculado (en Estados Unidos) que la ejecución mediante cámara de gas cuesta unos 250 dólares por preso, y la inyección letal 700, frente a los baratos 35 centavos de la silla eléctrica.

    Sin embargo, el uso de la silla eléctrica ha ido menguando debido a que en ocasiones la cosa no salía según lo previsto y la muerte del reo se prolongaba más de lo esperado.

    Por otra parte, la utilización de la cámara de gas, ampliamente popularizada por Hitler, es infrecuente hoy en día (básicamente se introduce gas cianhídrico que mata al preso en pocos minutos por envenenamiento).

    Por otro lado está la horca, que, aunque tal vez sea, si cabe, más económica que la silla eléctrica, tampoco parece una opción razonable, teniendo en cuenta lo impreciso del método (las causas médicas de la muerte por ahorcamiento son varias) y la probabilidad de que el condenado no muera en el acto (se han dado casos en los que el verdugo se ha tenido que colgar literalmente del cuerpo del preso para que se produjera la muerte).

    El método del fusilamiento que comenta mced también podría tenerse en cuenta en aras de evitar dolor, aunque no suele ser muy frecuente para las ejecuciones individuales (se emplea más en ámbitos militares y normalmente contra un grupo).

    Así pues, y como ya he comentado antes, la inyección letal parece ser la opción más recomendable (siempre bajo el supuesto de que la abolición de la ejecución no es una opción o es prácticamente imposible). La única pega que le veo es que sea llevada a cabo por personal no cualificado, lo cual puede tener consecuencias desastrosas¹

    Por otra parte, el hecho de que seas consciente de que vas a morir en breve, independientemente de conozcas la fecha o no, ya es suficiente tortura (en Japón, donde la acaban de reinstaurar hace poco, no comunican la fecha al reo).

    La única posición aceptable frente a la pena de muerte es su abolición inmediata. Lectura recomendada: http://www.es.amnesty.org/quienes-somos/informe-anual
    _______________________

    ¹The article presented protocol information from Texas and Virginia which showed that executioners had no anesthesia training, drugs were administered remotely with no monitoring for anesthesia, data were not recorded and no peer-review was done […] This led the authors to conclude that there was a substantial probability that some of the inmates were aware and suffered extreme pain and distress during execution.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Lethal_injection#Research

  9. #6 zrubavel

    La anestesia es cara pero, ¿comparada con qué? ¿cuánto dinero cuesta una ejecución en EEUU? No encuentro cifras en internet para la ejecución en sí, pero para todo el proceso de llevar a alguien hasta el patíbulo (desde la condena en el tribunal, apelaciones, mantener al preso vigilado…) se habla de millones de dólares… por preso. Ver por ejemplo aquí:

    http://www.deathpenaltyinfo.org/costs-death-penalty

    ¿De verdad que no se puede pagar un poquito de anestesia? Yo creo que sí, otra cosa es que se quiera.

    En cuanto a la segunda parte, que en los países pobres no pueden pagar la anestesia, con el mismo razonamiento tampoco pueden pagar la «investigación» con animales (en el supuesto caso de que quisieran hacer), luego seguimos sin argumento a favor de investigar métodos de ejecución con animales.

    #7 mced

    En cierta forma, todos los humanos estamos condenados a muerte. Soy perfectamente consciente de que en algún momento entre hoy y dentro de 100 años moriré, sin embargo este hecho no me estresa excesivamente. Sin embargo, si supiera que con toda seguridad moriré el 1 de abril del 2100 (seamos optimistas :-) )… De todas formas, imagino que irá según la persona.

    [Comentario zrubavel: Eso de que los países pobres no puedan investigar no tiene mucha consistencia. En tal caso los países ricos dejarían de investigar enfermedades que están erradicadas en el primer mundo. Investigar investiga el que puede. Y anestesia también el que puede permitírselo. Luego están países como China que tiene métodos de ejecución «low cost» al tiempo que unos departamentos de investigación envidiables.

    No defiendo que se maten a animales en estos casos, lo que creo es que es algo que hay que razonar y valorar, pero que la opción no está sobre la mesa, está descartado de antemano.
    Aparte de para ejecuciones mejores el conocimiento del ahorcamiento dicen que es fundamental para poder distinguir entre casos de suicidio y de ahorcamientos forzados y simulados. Como estos sólo suelen ocurrirles a presos, al tratarse de ciudadanos de segunda categoría, nadie considera necesario el que se estudie tan sencilla forma de muerte.

    En una vuelta de tuerca, ¿No podría experimentarse con animales condenados a muerte, como tantos que habitan en perreras?]

  10. @zrubavel

    Yo no creo que el experimentar matando animales para hallar una forma más ¿eficiente?¿indolora? de ejecutar condenados a muerte está fuera de la mesa. Al fin y al cabo, en los laboratorios se experimenta sobre animales los efectos secundarios de nuevas medicinas, o incluso de cosméticos. De lo que se trata es de que es algo que no tiene excesivo sentido. Hay formas más baratas de reducir la agonia del ejecutado (por ejemplo, no teniendolo esperando semanas hasta la fecha de su ejecución). Y la anestesia es mucho más barata que la investigación.

    Pongamoslo de otra forma: si tan útil podría ser investigar este tema, ¿por qué no lo hace nadie? Vale, en occidente los científicos estarian coartados por la leyes y le ética (pero, de nuevo, esas leyes y esa ética no impide experimentar medicinas en animales, muchos de los cuales morirán por efecto de las propias medicinas o se les matará -anestesiados- para ser diseccionados). PEro, ¿y en el mundo no tan libre? ¿Qué impide a China, Irán o Arabia Saudí matar animales para investigar cómo se mueren? Si lo hicieran yo creo que se sabría, y sin embargo no se oye nada (ni siquiera rumores), ni siquiera de orgnizaciones occidentales para protestar contra ello.

    Para mí la cuestión se reduce a que cualquier investigación cuesta dinero, y si alguien se ha llegado a plantear en serio matar animales sólo para esto, o no le ha visto aplicación en la vida real o le ha parecido que los posibles resultados no compensan el gasto.

  11. Hombre, lo logico es experimentar con reos. Porque no se hasta que punto se puede extrapolar lo que le pasa al animal con lo que le pasará a una persona. En cuanto a la supuesta humanizacion del reo, el primer paso seria no matarlo, porque ya que le vas a matar ¿que importa lo que sufra?

  12. Yo propongo pasarse por el congreso de los diputados y el senado para buscar conejillos de indias con los que experimentar.
    El que no se ofrezca voluntario, será el primero de la lista.

  13. Es un absurdo pensar en la forma mas humana de matar a alguien. Que sentido tiene si le vas a sacar lo unico de valor que tiene?
    Probar con animales a ver cual es la forma mas «etica» de hacerlo? La conciencia de quien considera que un castigo pasa por eliminar a alguien pude ser de acuerdo a los gustos de la sociedad hipocrita en donde vivimos es que la ejecucion sea higienica y rapida.
    Y es una taradez increible que plantes la matanza de animales para probar cual es la forma mas economica en matar seres humanos.

  14. ¿Y matarlo sin que lo sepa? Que se prepare, y cuando esté dormid@, con CO (monóxido de carbono)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *