Razones para llevar corbata

Ya he contado en esta página que llevar corbata es más propio de un muerto de hambre que de una persona con una profesión próspera y un futuro que labrarse. Sin embargo, no por ello debe pensarse que hay que evitar llevar corbata siempre que se pueda. Ese razonamiento es simplista, lo que realmente hay que evitar es ser una persona sin una profesión próspera y sin futuro en la vida.
En realidad, hay muchas ocasiones en que conviene vestir con corbata. He aquí una lista de motivos a favor de llevar corbata de vez en cuando:
1) La corbata disimula las manchas y las arrugas de la camisa. Aunque resulte paradójico, vistiendo con corbata se puede ir un poco menos arreglado.
2) La corbata sirve para limpiarse las gafas. Mucha gente lo hace. Es propio de cerdos y demuestra una absoluta falta de educación – y de sentido común, porque las corbatas, salvo que sean de lo peor, no se pueden lavar en la lavadora – pero a veces en la vida hay que dar señales de que uno es una persona de baja ralea y mejor hacerlo con un gesto que puede parecer inocente.
3) Hay que acostumbrarse a llevar corbata para los malos tragos que da la vida en que es inexcusable lucirla: peticiones de préstamos en el banco, entierros de familiares y amigos, bodas – sean estas propias o ajenas, juicios. Bastante malos son estos ratos como para encima ir vestido de forma incómoda.
4) Si queremos cambiar alguna vez de trabajo y no dar demasiado el cante con las visitas al médico – entrevistas de trabajo – hay que ir con corbata de vez en cuando, para que el día elegido no se note demasiado. Otra opción es guardarse la corbata en el bolsillo y ponérsela al salir del trabajo, pero la probabilidad de que acabemos con un nudo fatalmente formado es muy elevada.


5) Hay que amagar las posibles entrevistas, para que los jefes recuerden que eres un ser vivo con inquietudes laborales y que en cualquier momento podrías quitarte de en medio y pasar a otra empresa. Igual que las mujeres tienen que arreglarse de vez en cuando para recordar al cerdo que tienen en casa que hay muchos hombres ahí fuera.
6) Aunque tú consideres que llevar corbata denigra, a los ojos de algunos vecinos, de tu padre o de tu novia, quizás parezca que estás yendo a mejor. Hay que vivir un poco de las apariencias, que estamos en España.
7) La corbata permite más combinaciones de ropa, lo que se traduce en más veces que te puedes poner la misma camisa antes de echarla a lavar.
8) La corbata abriga. Sin corbata no te puedes – no deberías hacerlo, salvo que quieras pasar por retrasado mental – abrochar el último botón de la camisa. Cuando lo haces, se produce un aislamiento que provoca menor pérdida de calor y por tanto en invierno sirve para luchar contra el frío.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

2 comentarios sobre “Razones para llevar corbata”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *