Todo Gratis

Un muy interesante artículo que quizás haya escapado a vuestra lectura.
Chris Anderson, editor jefe de la revista Wired, escribió el artículo/libro «The Long Tail» (La Larga Cola) que obtuvo mucha repercusión y difusión. Gracias a él, se ganó el estatus de visionario.

Ahora ha publicado un nuevo libro, Free, sobre el contenido en Internet y su distribución gratuita. El libro estará en las librerías en breve y será de nuevo idolatrado por todo el mundo.

Malcolm Gladwell ha hecho una reseña bastante negativa de la argumentación del libro, y como normalmente los no defensores del todo gratis suelen ser personas poco preparadas, su opinión tiene considerable interés.

«Free» se puede leer gratuitamente online, pero claro, sólo si estás en los Estados Unidos. Porque aunque uno sea un defensor del «todo gratis», está dispuesto a aceptar las limitaciones impuestas por la editorial a la hora de distribuir copias gratuitas.

El comienzo del artículo de Gladwell es interesante. Habla de las negociaciones entre el responsable de The Dallas Morning News (un periódico americano con medio millón de suscriptores (más que la tirada media de El País)). En dichas negociaciones, Amazon se sentó sobre la mesa diciendo que, si el periódico se distribuía mediante el Kindle (el lector de libros y contenidos digital creado por Amazon), ellos pensaban cobrar el 70% del dinero y dejar sólo el 30% al propio periódico.

Tratándose de un periódico grande, qué no habrán exigido desde Amazon a los más pequeños.

También Gladwell zarandea al clásico ejemplo de «éxito de lo gratis», Youtube, que el mismo Anderson utiliza como paradigma de su prédica. La crítica es feroz y pragmática:

Youtube perderá cerca de 500 millones de dólares este año. Si fueran un banco, podrían acceder al programa de rescate de bancos del Gobierno(TARP, sólo accesible para bancos con grandes problemas financieros).

Otro de los defensores del todo gratis, Seth Goldin, critica la crítica de Malcolm Gladwell. Lo mejor de todo es que en su crítica no menciona ni uno sólo de los argumentos de Gladwell. Porque son irrefutables. Porque Gladwell es Dios.

Compra mi libro en Amazon.es o Amazon.com.

5.99€ ebook, 14.99€ libro pasta blanda.

4 comentarios sobre “Todo Gratis”

  1. Pingback: Todo gratis
  2. Lo mejor de todo esto es la doble moral que tienen los internautas que defienden el p2p.

    La mayoría de ellos utiliza diferentes argumentos para intentar excusarse. En primer lugar, el más manido de todos es que la piratería no es ilegal; el segundo es que pagarán por los contenidos cuando se abolezca el actual sistema primitivo y los precios sean realmente razonables.

    Sin embargo, se está viendo que, incluso bajando los precios significativamente (como ocurre con muchos álbumes en iTunes o similares) continúan usando el p2p.

    Y es que se ha instaurado una especie de creencia general según la cual toda la cultura (bueno, películas y series, que es lo que entienden por cultura) tiene que ser gratis, y si no lo es, es porque realmente no valía tanto la pena.

  3. Leí con avidez el artículo de Gladwell, porque yo también le considero un semidios. Pero Godin, que no está en la misma liga, pero tampoco es tonto, tiene razón. El que se equivoca es Gladwell, en esta ocasión.

    De hecho, Godin no habla de los argumentos de Gladwell, pero es que Malcolm tampoco refuta el libro de Anderson adecuadamente. De hecho, la tesis de Anderson es bastante sencillota y trillada. Dar cosas gratis, para cobrar por cosas aledañas. Nada nuevo.

    En el caso del periodismo, nos enfrentamos ante un problema distinto, y ahí viene la confusión en todo esto. En el periodismo, no es un tema de gratis o no, es un problema de reconversión industrial. Como la energía, la información seguirá siendo necesaria. El problema, son las fuentes que producen la energía. Cuando el carbón empezó a competir con otras fuentes, las minas tuvieron que empezar a cerrar (no todas, de hecho, sigue habiendo muchas minas en activo). Con la información, la situación es más compleja aún. La información compite además con otros productos de entretenimiento y culturales.

    Reconversión industrial. Un sector industrial está en crisis. Su problema no es el modelo de negocio (gratis o publicidad o lo que sea). El problema es de que la demanda está siendo satisfecha por otras vías.

  4. En realidad no tiene porqué ser todo gratis, sólo lo que sea posible replicar a coste cero, es decir, cualquier información susceptible de ser digitalizable y hacerse pública, el coste de replicarla es tan pequeño que es nulo.

    Pero que sea gratis no quiere decir que cualquiera esté en condiciones de ganar dinero con ello, eso es muy diferente, el único autorizado a vender la obra es su propietario, que para eso lo creó, y por supuesto, que tenga el autor el derecho a venderla no quiere decir que estés obligado a comprarla, y menos aún, si es posible obtener una copia cuyo coste es cero y cuyo perjuicio para el autor es nulo.

    De facto, el autor sólo puede cobrar por lo que es posible cobrar, valga la redundancia. No puedes cobrar a la gente por escuchar, leer, ver, tararear o memorizar tu obra, pero sí puedes cobrar por escucharte cantar en directo, por verte actuar en un escenario, por escucharte recitar un poema o por entrar al museo donde se expone y verla en persona, éso sí que no se puede replicar y sí que se puede cobrar, y de echo se cobra (y mucho) por ello: los conciertos, el teatro y los museos no son baratos precisamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *