¿Explotará la burbuja?

Tras años de escalada imparable de precios, los pisos parece que cada vez suben menos. Sin embargo, al menos en Madrid, es evidente que han empezado a bajar.
¿Mienten las estadísticas? No, por supuesto. Lo que miente es la lectura que se hace de ellas.
El dato es que el precio de las viviendas vendidas ha aumentado un x%. La lectura es que los pisos han aumentado un x%. Eso no es real. El cálculo es válido si hablamos de fruta, pero no ante un producto como los bienes inmuebles.
La realidad es distinta. Si antes tenías un piso que vender, ponías un anuncio y en un mes estaba vendido. Ahora, puedes necesitar seis meses. En muchos casos, simplemente no encontrarás compradores. A tí, el que te diga que los pisos han subido, te la trae al viento, porque tu piso tiene el mismo precio hoy que hace seis meses, y sin embargo sigue sin venderse. Si hubieras vendido el piso el primer día, y hubieras puesto el dinero ganado en una cuenta de ahorro, habrías recibido los intereses correspondientes a medio año. Al no haberlo hecho, has perdido dinero contante y sonante.


¿Qué pisos se venden? Los baratos. El que quería uno de tres dormitorios en Chamberí se ha comprado uno de dos en Villaverde. El que quería uno baratito está ahora en un estudio. Se venden las gangas, los pisos de precios abusivos pero pagables. Sin embargo, el piso normal, ultrarevalorizado, no se vende. Dicen que la clave está en los 42 millones de pesetas. Muy poca gente está dispuesta a pagar más que eso por un piso de segunda mano, así tenga 150 metros cuadrados. Entonces, prefieren comprar algo regular a 38 que algo bueno a 45, más que nada porque el banco no te da el crédito superadas ciertas cantidades.
Cuando un porcentaje elevando de viviendas son prácticamente invendibles, el precio de la vivienda empieza a bajar. De esos vendedores, hay dos grandes grupos: el especulador, que podrá esperar a otro momento pero que lo más seguro es que no necesite vender y el que necesite el dinero, tendrá que optar por bajar.
Entre los que necesiten el dinero hay un grupo cada vez mayor de parejas rotas (Ver Post «La burbuja emocional»). Esas parejas que se metieron en un piso entrampados hasta los ojos. A las que tanta presión económica, fuente de discusiones y preocupaciones, unida a un amor precario y el saber que hoy en día no tienes que vivir con alguien si no quieres, les ha llevado a la ruptura. Esas parejas ahora venden a manos llenas. Muchas tienen pisos majestuosos tasados por las nubes. Entienden que el precio justo sea de 50 millones, pero no entienden que nadie quiera comprárselo. Y sí entienden que la letra la siguen pagando juntos, pero sólo uno de ellos puede vivir en él. Así, la presión vendedora aumenta.
Los pisos han empezado a bajar, lo que ocurre es que los futuros vendedores aún no se resignan a la bajada. Pero el producto que no se vende, ha bajado de precio.
¿Cuánto tiempo durará esto? El que tenga que durar. Mientras los tipos de interés estén bajos y las cifras de empleo altas la situación podrá aguantar perfectamente. Sin embargo, a más de uno le molestará no poder vender el piso en el que vive su ex, mientras él a vuelto con sus padres. O no poder vender la casa de mamá, para comprar un apartamento en la playa. Antes de pensar que la paciencia de estos vendedores sea la que explote la burbuja, creo que será la falta de salida para las nuevas promociones. Cuando no se vendan pisos nuevos, porque los especuladores entiendan que no es tan buena inversión y los que compren para vivir vean que esos pisos escapan a sus posibilidades, las cosas empezarán a cambiar.

4 comments

  1. Por mucho que repitas una mentira mil veces, no conseguirás hacerla verdad. Llevas (llevais, mejor dicho, pues tú, te declaras perteneciente a esa especie denominada «burbujista», es decir, esa secta de teóricos pseudoeconomistas que llevan manteniendo desde hace más de tres años que la vivienda bajará un 55% como mínimo, y un año tras otro fallan en sus predicciones). En mi edificio se han vendido desde septiembre del 2.005 hasta la pasada semana los tres pisos que se han puesto a la venta. El que más ha tardado en venderse, lo ha hecho en seis meses (un piso semi-exterior o semi-interior según criterios, con muy escasa luminosidad), el que menos en un mes (un piso exterior, luminoso, de dos dormitorios y dos baños, vendido en 510.000 euros).
    No, no son pisos de 200.000 euros, son pisos de muy buenas calidades, con una antigüedad de 6 años en una buena zona de Madrid («normalita», por supuesto, para un burbujista), cuyo precio supera los 480.000 euros. Los pisos «caros», que en teoría, y según los burbujistas «no se venden», parece que se siguen vendiendo, es cierto que no con tanta rapidez como hace dos/tres años, pero sí con la suficiente fluidez como para desmentir el «estallido de la burbuja» tan deseado y ansiado por los burbujistas, así podrán lograr su sueño vital: Vivir en Serrano, Goya, Recoletos o la Castellana a 2.500 o 3.000 euros el metro cuadrado como límite máximo, por supuesto.
    [comentario zrubavel: Este tipo de comentarios revelan cuanto menos un nerviosismo extraño.
    Lo más curioso es que las personas que los escriben llegan a esta página buscando términos como «burbuja inmobiliaria», «cómo vender un piso» o «bajadas de precios» en Google.]

  2. Me parece que los únicos nervios proceden del sector de «la burbuja». Más de tres años esperando (y realizando predicciones erróneas constantemente acerca del «estallido», cual Testigo de Jehová acerca del «fín del mundo»), son muchos, ¿verdad?.
    Paciencia, una tila para los nervios y a seguir esperando en casa de papá o del arrendador-casero. Los que tenemos un piso ya pagado, gracias a que arriesgamos en el momento apropiado, y no esperamos el -55% por decreto, observamos divertidos la marcha de los acontecimientos.
    ¿Estallará la burbuja?, puede que sí o puede que no (hay menos dogmáticos de los que crees), pero aunque estallara, la caída del 55% no se producirá, ni siquiera del 30%. En Madrid concretamente, en determinados barrios y/o zonas podrá descender un 20%, especialmente pisos interiores, sin ascensor, poco luminosos, bajos, primeros, mal comunicados, en zonas donde exista sobreoferta (PAU´s), pisos sobrevalorados …., pero en las buenas zonas, si acaso un 10 o como mucho un 15%. Por supuesto, la posible bajada del precio de la vivienda (repito, hasta un 20% como máximo) será «compensada» con subidas de tipo de interés, con lo cual lo que no se pague al vendedor, acabará en el bolsillo del banco de turno.
    El que no compró como fecha límite en el 2.000 o algún chollo en el 2.001, me temo que perdió el tren.
    Lo dicho: Una tacita de tila, y a seguir esperando.

  3. yo creo ke el sol no ba a explotar porke se apaga con nuestra contaminacion ¡¡¡¡no tengais miedo hombre!!!! a disfrutar de estos añitos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *